TRAS LAS INFORMACIONES DE 'EL CONFIDENCIAL'

La SGAE fulmina a su 'número dos' para defender la "honorabilidad" de la entidad

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha destituido a su secretario general y número dos, Pablo Hernández, para defender la "honorabilidad, transparencia y buen

Foto: La SGAE fulmina a su 'número dos' para defender la honorabilidad de la entidad
Autor
Tags
Tiempo de lectura3 min

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ha destituido a su secretario general y número dos, Pablo Hernández, para defender la "honorabilidad, transparencia y buen funcionamiento" de la entidad que gestiona los derechos de autor de sus más de 100.000 socios.

La Junta Directiva de la SGAE, reunida en sesión extraordinaria bajo la presidencia de José Luis Acosta -el sucesor de Antón Reixa y Eduardo Teddy Bautista-, ha acordado el despido de su hasta ahora secretario general ante las "informaciones aparecidas en distintos medios que relacionan a Hernández con un posible conflicto de intereses por actividades realizadas antes de la constitución de la actual Junta", en alusión a las presuntas corruptelas de aquél dadas a conocer por El Confidencial.

En un comunicado oficial hecho público esta tarde, la SGAE recuerda que Hernández "ya fue relevado en la dirección de los Servicios Jurídicos el pasado mes de diciembre". Lo que el comunicado evita aclarar es que la razón de ese relevo no fue el aludido "conflicto de intereses", sino el deseo del propio Hernández de abandonar la sociedad de autores el próximo mes de diciembre.

Utilice las flechas laterales de cada panel para moverse a lo largo de la línea de tiempo.

La nota tampoco menciona que Hernández cobró en 2007 de forma opaca más de 200.000 euros de Blas Herrero, dueño de la radiofórmula Kiss FM, por asesorarle en la sombra durante su larga batalla legal contra Onda Cero. La disputa se saldó finalmente a favor del empresario asturiano gracias a la sentencia que condenó a la cadena de emisoras del Grupo Antena 3 -ahora Atresmedia- a indemnizarle con 205 millones de euros. Hernández facturó sus honorarios a Herrero a través de Inmoconsulting Collado S. L., una empresa inmobiliaria cuya administradora única es su mujer.

Viviendas de lujo

Como ya reveló este diario, el hoy destituido adquirió siete viviendas de lujo en la Comunidad de Madrid y la Costa del Sol durante un periodo de ocho años, a lo largo del cual utilizó como tapadera para cobrar una parte de su salario en la SGAE a la inmobiliaria Inmoconsulting Collado. La llegada de Hernández a la SGAE, en 1996, coincidió con un aumento vertiginoso de su patrimonio inmobiliario, según consta en un informe que la Guardia Civil entregó a la Fiscalía Anticorrupción y que está incorporado al sumario que instruye el juez Pablo Ruz.

El magistrado de la Audiencia Nacional, que instruye el macroproceso contra la cúpula de la SGAE por apropiación indebida durante la etapa de Bautista como presidente de la entidad, investiga también a Hernández en una pieza separada del sumario principal por las presuntas irregularidades cometidas en el llamado Proyecto Arteria, la red de teatros de la SGAE.

Ruz ordenó en julio de 2011 la entrada y registro de la sede de la SGAE, que fue tomada al asalto por la Guardia Civil en una espectacular redada retransmitida en vivo por televisiones y radios, y la detención de nueve directivos y empresarios, entre ellos el propio Bautista y José Luis Rodríguez Neri, director general de la Sociedad Digital de Autores y Editores (SDAE), la filial digital de la entidad. Pero hoy, dos años y medio después de aquel mediático asalto, la investigación está empantanada y a punto de irse a pique por la aparente falta de consistencia de las acusaciones y, sobre todo, por los errores de bulto cometidos por Ruz y el fiscal del caso, José Miguel Alonso Carbajo
España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios