según un reciente informe de la guardia civil

Nuevo varapalo a Ruz: la SGAE no desvió fondos para comprar teatros en la Gran Vía

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que instruye la causa por presunta apropiación indebida contra la antigua cúpula de la Sociedad General de Autores

Foto: Nuevo varapalo a Ruz: la SGAE no desvió fondos para comprar teatros en la Gran Vía

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, que instruye la causa por presunta apropiación indebida contra la antigua cúpula de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) que encabezaba Eduardo Teddy Bautista, ha vuelto a pinchar en hueso. La instrucción del caso, salpicada de imprecisiones, lagunas y errores clamorosos en la recogida y custodia de pruebas clave, se ha visto ahora sacudida por un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, recién incorporado al sumario, en el que se "descarta la existencia de un entramado societario para desviar fondos del Proyecto Arteria".

En 2011, pocos meses después de ordenar la entrada y registro del palacio de Longoria, sede de la SGAE, Ruz abrió una pieza separada para investigar el supuesto desvío fraudulento de fondos en la creación de la red de teatros Arteria, un proyecto impulsado por Bautista para levantar la mayor red iberoamericana de espacios escénicos. El arquitecto Santiago Fajardo, responsable del diseño del Auditorio Al-Ándalus de Sevilla, uno de los edificios estrella de la red teatral, denunció a Teddy Bautista y otros directivos, primero en un juzgado ordinario para reclamar unos honorarios impagados, y más tarde ante la Fiscalía Anticorrupción, que trasladó la denuncia a Ruz.

La Fiscalía Anticorrupción, primero, y luego Ruz dieron pábulo a los argumentos de Fajardo, que, además de señalar a Bautista como el principal responsable de la compra de inmuebles para el Proyecto Arteria, acusó a otros directivos de la SGAE de quedarse con una parte de los fondos destinados al Proyecto Arteria. Según el arquitecto, Emilio Cabrera y Ángel Quintanilla se "apropiaron indebidamente de dinero de los presupuestos de las obras" y recibieron "algún tipo de contraprestación al subcontratar sociedades por simples lazos de amistad con sus directivos".

Ruz levantó el secreto de sumario en octubre de 2012 mediante un auto en el que ya admitía la "falta de indicios suficientes de presunta apropiación indebida por parte de los denunciados". Sin embargo, el magistrado de la Audiencia Nacional fijó nuevas líneas de investigación a seguir. La principal, averiguar el destino final de los casi 83 millones de euros que la SGAE pagó por los teatros Lope de Vega y Coliseum, ambos en la Gran Vía madrileña, cantidad que fue depositada en una cuenta del Banco de Valencia.

El informe de la UCO de la Guardia Civil, fechado el pasado 10 de enero y entregado a Ruz cuatro días más tarde, es concluyente: "No se observan movimientos [de fondos] injustificados de los que pudiera desprenderse una actividad ilícita". Los agentes detallan en su informe que esos 82,9 millones de euros fueron ingresados por la SGAE en 2009, a través de su Fundación Autor -que gestiona la red de teatros Arteria-, en una cuenta corriente del Banco de Valencia cuya titular es María Victoria Soler, hija del patriarca del grupo inmobiliario valenciano, Bautista Soler.

La Fundación Autor aprobó en septiembre de 2009, a propuesta de Bautista, la adquisición de las mercantiles Emvi SA y Exhibidores Unidos SA, ambas propiedad de la familia Soler y titulares de los teatros Lope de Vega y Coliseum. La UCO hizo un exhaustivo rastreo del movimiento de fondos entre las cuentas de la SGAE y las de los Soler, así como de los posteriores trasvases de esos mismos fondos a diferentes empresas del grupo inmobiliario, "a fin de conocer el destino final del capital". Y llega a la conclusión de que "los movimientos analizados no han puesto de manifiesto una actividad ilícita, pudiendo corresponder los mismos a la actividad mercantil propia de cualquier empresario".

Para hacer frente al pago de los 82,9 millones en que fueron valoradas las acciones de las mercantiles propietarias de los teatros, la SGAE pidió dos préstamos al Banco de Valencia por un importe global de 23,7 millones de euros, y firmó una hipoteca inmobiliaria por importe de 34,9 millones. Finalmente, la Fundación Autor ingresó los casi 83 millones de la operación en una cuenta de María Victoria Soler abierta en la misma entidad bancaria.

La SGAE ha invertido cerca de 400 millones de euros en la red Arteria, que incluyen la compra de suelos, edificios e inmobiliarias, así como el pago de cánones municipales y la ejecución de las obras de los proyectos. De esa cantidad, unos 150 millones corresponden a préstamos bancarios que siguen pagándose en la actualidad. La red Arteria la integran teatros como el Häagen-Dazs Calderón de Madrid, el Campos Elíseos de Bilbao, el Paral.lel de Barcelona, el Manhattan Center de Nueva York, el Metropolitan de Buenos Aires o La Casona de México.  

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios