mantiene el despliegue en la capital

Interior intenta evitar que el fin de semana multiplique en Madrid el 'efecto Gamonal'

Interior ha decidido mantener un fuerte despliegue policial en Madrid para controlar a los grupúsculos que tratan de extender el ejemplo de Gamonal

Foto: El director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, en el centro, acompañado por mandos policiales (EFE)
El director general de la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, en el centro, acompañado por mandos policiales (EFE)

El Ministerio del Interior ha decidido mantener un fuerte despliegue policial en Madrid para tratar de controlar la actividad de los grupúsculos violentos que están intentando aprovecharse de la chispa generada en Burgos por las revueltas del barrio de Gamonal para generar una nueva espiral de altercados. La protesta convocada ayer por segunda noche consecutiva en la Puerta del Sol en apoyo a los vecinos de la barriada burgalesa apenas reunió a dos centenares de personas, pero degeneró de nuevo, como en la noche anterior, en cortes de tráfico, ataques a comercios y lanzamiento de objetos a los agentes antidisturbios. Interior quiere disolver la revuelta cuanto antes para evitar que este fin de semana se reactive. Más aún tras comprobar la peligrosidad de los individuos que se han apropiado de la épica y el simbolismo que rodea a los incidentes de Gamonal.

Fuentes policiales aseguran que los convocantes de estas presuntas marchas en Madrid de solidaridad con los ciudadanos de Burgos son en realidad las mismas organizaciones antisistema que protagonizan todos los altercados violentos de la capital. Sus integrantes no serían más de 300 miembros. Las mismas fuentes sostienen que en estos momentos sólo estarían utilizando el ejemplo de Gamonal, que ha calado en los grupos antisistema por el efecto que ha tenido el uso de la violencia en la victoria de la tesis vecinales, para volver a salir a las calles y tratar de incorporar a nuevos manifestantes a su causa.

Presencia disuasoria

Para evitar que los disturbios sigan creciendo durante este fin de semana, la Dirección General de la Policía ha optado por mantener una intensa presencia policial en la zona del centro de la ciudad. El objetivo es enviar a los grupos de radicales un mensaje de contundencia y disuadirles de iniciar nuevos desórdenes, la misma táctica que han venido aplicando las Unidades de Intervención Policial (UIP) desde el comienzo de la legislatura. Hasta ahora, en la mayoría de los casos, la mera presencia de los antidisturbios había sido suficiente para evitar su intervención. 

Pero en esta ocasión los agentes antidisturbios están teniendo que emplearse a fondo para aplacar la violencia. El miércoles detuvieron a 14 personas, que pasaron a disposición judicial durante la jornada de ayer. Los manifestantes quemaron contenedores, cortaron la circulación y destrozaron escaparates. Y este jueves por la noche arrestaron a un joven tras varias cargas policiales en el eje Puerta del Sol-Gran Vía. Un grupo de encapuchados intentó asaltar El Corte Inglés y cortar el tráfico, y los agentes lo impidieron.

Al menos tres de los detenidos en el marco de estas protestas pertenecen a grupos radicales, en concreto, a la CNT, a un colectivo del 15-M de Azuqueca de Henares y a las Brigadas Antifascistas de Madrid. El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, recordó que “todo el mundo debe tener derecho a expresarse, pero la violencia nunca debe ser justificada por muy legítima que parezca la causa”, en clara referencia a las réplicas de Gamonal que se están produciendo en diferentes puntos de España para tratar de aprovechar el empuje de la protesta original.

Récord de manifestaciones en 2013

En términos parecidos se pronunció también ayer la delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, para negar que la región esté a las puertas de un “estallido social”. “Los datos evidencian que el comportamiento de la mayoría de los manifestantes es pacífico, pero las técnicas de guerra de guerrillas las hacen grupos muy reducidos que van encapuchados y se dedican a quemar coches, salir corriendo, sembrar el terror”, denunció Cifuentes. “Muchas veces lo hacen en la zona centro de Madrid con mucha afluencia de personas y a la policía le cuesta intervenir para no provocar disturbios a la población”, afirmó, rechazando las acusaciones de desproporcionalidad que llevan meses recibiendo los agentes desde algunos sectores de la sociedad.

Concentración en Madrid en apoyo a los vecinos de Gamonal. (Reuters)
Concentración en Madrid en apoyo a los vecinos de Gamonal. (Reuters)
La delegada del Gobierno informó de que en 2013 se han batido los récords de manifestaciones en Madrid. Durante el año que acaba de terminar se celebraron 4.354 protestas, frente a las 3.419 que tuvieron lugar en 2012, un año que a su vez duplicó los datos del anterior. El día de 2013 que más manifestaciones se celebraron fue el 12 de marzo, con hasta 47 protestas repartidas por toda la Comunidad de Madrid. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios