cierre de colegio en pozuelo de alarcón

Niños discapacitados se quedan sin su centro de educación especial en Madrid

El centro educativo Adarve ha cerrado para siempre en julio. La mayoría de alumnos del centro, denuncian los padres, todavía no han podido empezar el curso

Foto: Visión aérea del colegio Ardarve.
Visión aérea del colegio Ardarve.

David no ha tenido vuelta al cole. El colegio para niños con discapacidad en el que cursó los últimos años, el Adarve, en el municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón, ha cerrado para siempre en julio. La mayoría de alumnos del centro, denuncian los padres, todavía no han podido empezar el curso: las soluciones facilitadas por la Comunidad de Madrid han chocado con la realidad escolar de la región.

David (nombre ficticio) tiene discapacidad física y psíquica. Como él, el 75% de quienes cursaron sus clases en este colegio de Pozuelo está en silla de ruedas y todos ellos necesitan seguir programas educativos especiales.

Por esto, sus familias habían elegido el Adarve, financiado al 50% por la Fundación Atam, de Telefónica, y al 50% por Grupo 5. Desde 1991 era un colegio concertado, por lo que recibía subvenciones de la Comunidad de Madrid.

La sociedad de Servicios Sociales Habilitadores, que aglutina a las dos empresas que lo gestionaban, oficializó la noticia en los últimos días del curso pasado. En junio todavía aseguraban a El Confidencial que todavía no había nada decidido. Los padres, a comienzos del curso pasado, contaban con poder seguir en ese centro también durante el 2014. Pero tras un año de negociaciones y reuniones, “nos informaron del cierre definitivo con el curso acabado y por correo electrónico”, explica una madre del Consejo Escolar del centro a El Confidencial. “El colegio había dejado de resultarles rentable”, opina.

En un primer momento, la gestora intentó tranquilizar la angustia de las familias asegurando que se estaban buscando “nuevas fórmulas de gestión”. Una de ellas, como informó este periódico, pasaba por la fusión con el centro Estudio 3, perteneciente a la Asociación Pro Personas con Discapacidad Intelectual (Afanias). La asamblea del colegió rechazó finalmente la propuesta, “debido a las diferencias educativas entre los proyectos”, informan desde Estudio 3.

Escolarizados

Pasado el verano, al menos el 50% de los niños todavía no ha podido empezar el curso en su centro escolar, aseguran los representantes del antiguo Consejo Escolar de la familia. La Comunidad de Madrid niega que sea así: “Es rotundamente falso que haya un solo niño del colegio Adarve sin escolarizar: absolutamente todos tienen asignada una plaza en los centros educativos”, según ha hecho saber un portavoz regional a este diario por correo electrónico.

Acto en contra del cierre del Adarve
Acto en contra del cierre del Adarve
La empresa que lo gestionaba, Servicios Sociales Habilitadores, maneja otra cifra, y asegura que 29 de 33 niños han sido escolarizados: “Se han enviado las matrículas y los expedientes a todos los nuevos colegios”, explica una portavoz. “La voluntad ha sido la de negociar en todo momento y se ha ofrecido un amplísimo abanico de opciones”, añade.

Entre las familias de los 40 alumnos del Adarve con las que ha contactado este diario, todas rechazan estas versiones: "La burocracia y el día a día son dos cosas diferentes", argumenta una de ellas. 

"El colegio está saturado"

Uno de los colegios elegidos para acoger a estos alumnos es un centro público de la zona que está desbordado. Una de las madres del Adarve tiene la certeza de que su hija empezará el curso, pero no sabe cuándo: “No hay ruta escolar, no hay clases listas ni profesores contratados”, cuenta. "Esto implica que la niña tiene que estar en casa -explica esta misma persona- con el coste que implica pagar a alguien para que esté con ella todo el día".

Otro ejemplo es el de un colegio concertado de la misma zona del Adarve. En este caso, el centro estará listo sólo tras implantar las rampas con las que puedan acceder alumnos que van en silla de ruedas.

La cuestión del colegio Adarve llegó en el mes de julio al Ayuntamiento de Pozuelo. Esta institución rechazó ceder a las familias un espacio municipal (el centro ocio) para llevar a cabo actividades escolares. El número actual de usuarios y su especificidad de centro de ocio imposibilitan esta solución, asegura el Consistorio.

En el pleno municipal, varios partidos se involucraron en la cuestión. La concejal de UPyD, Victoria Caturla, planteó la pregunta en el pleno, pero la alcaldía remitió el problema a la Comunidad, que gestiona los centros educativos.  En opinión de Caturla, el caso del Adarve es buen ejemplo de lo que ocurre a escala regional: “Hay cada vez más centros concertados que reciben subvenciones de la Comunidad. Pero en cuanto uno de estos falla, no hay centros públicos para asumir las plazas que faltan debido a unas políticas planteadas en detrimento de este tipo de colegios”, argumenta Caturla. 

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios