La Policía ya ha avisado al Gobierno: se avecina una primavera 'caliente' en la calle
  1. España
LAS FUERZAS DE SEGURIDAD VATICINAN UNA ALTA CONFLICTIVIDAD CON EL BUEN TIEMPO

La Policía ya ha avisado al Gobierno: se avecina una primavera 'caliente' en la calle

Los servicios de información de la Policía han advertido al Gobierno de que el orden público puede verse gravemente alterado en los próximos meses como consecuencia

placeholder Foto: La Policía ya ha avisado al Gobierno: se avecina una primavera 'caliente' en la calle
La Policía ya ha avisado al Gobierno: se avecina una primavera 'caliente' en la calle

Aunque en un primer momento el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, aseguró ayer que se prohibirán las concentraciones de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) a menos de 300 metros de las viviendas particulares de los dirigentes del Partido Popular, el ministro, Jorge Fernández Díaz, rectificó sólo unas horas después estas palabras afirmando que no se ha dado ninguna consigna específica a los agentes sobre la distancia a la que deberá situarse el perímetro de seguridad de los domicilios. Tan sólo que será un margen “prudencial”, en consonancia con Cosidó, que también había considerado que se trataba de una cifra meramente “orientativa”. Sin embargo, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) divulgó una orden del día anterior enviada por la Secretaría de Estado de Seguridad a las comisarías de toda España con la instrucción firme de aplicar la distancia de 300 metros en todos los casos de escrache. 

El objeto de las contradicciones que experimentó ayer el departamento de Interior, con hasta tres versiones distintas, es sólo anecdótico, pero ilustra el celo que está poniendo el Gobierno en evitar soliviantar los ánimos de los organizadores de las coacciones a diputados y cargos del PP. De hecho, hasta el momento, la mayoría de las intervenciones policiales se han limitado a identificar a los participantes en las concentraciones que ya han tenido lugar frente a más de una quincena de viviendas de dirigentes populares, entre ellas la de la propia vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, un incidente que ha causado enorme inquietud en Moncloa. 

La ayuda de la Policía

Martínez aprovechó ayer la presencia de más de 300 mandos policiales en la convención que celebró el cuerpo en las dependencias de Canillas en la capital para recordar que, pese a las numerosas manifestaciones que ha registrado España en los últimos meses por el deterioro de la situación económica, los primeros 18 meses de la legislatura han trascurrido sin grandes contratiempos en el campo de la seguridad. Pero Martínez pidió ayuda a los responsables de la Policía para afrontar los próximos meses. “Hay actuaciones de la policía que son más populares que otras, pero ese no debe ser el criterio que guíe nuestra actuación, sino el criterio de la legalidad”, afirmó el secretario de Estado de Seguridad. “¿Qué país seríamos si dejáramos que mandaran los que gritan más alto en lugar de los que han sido democráticamente elegidos?”, se preguntó.

Cosidó subrayó que hasta ahora no “se ha producido ningún incidente grave en las miles de manifestaciones” que se han celebrado en los últimos meses en España. “Confiamos en una actuación profesional y equilibrada de la policía en el mantenimiento de la paz social. La convicción que tenemos es que 2013 va a ser un año muy díficil. Estamos en uno de los momentos más complicados de la crisis económica y fiscal”, remachó el director general de la Policía.

El ministro del Interior fue más contundente. “La policía es la que tiene que poner a cada uno en su sitio con la ley en la mano. La policía es la que está garantizando el cumplimiento de la ley, el orden público, la convivencia y la seguridad ciudadana”, afirmó Fernández Díaz. Y recordó: “Todos tenemos derecho a manifestarnos y a no manifestarnos. Que la mayoría silenciosa no ceda el paso a la minoría ruidosa”. El resultado del choque se conocerá en las próximas semanas.