DEMANDA CIVIL CONTRA CINCO MIEMBROS DE LA ORGANIZACIÓN "SECRETA Y PARAMILITAR"

Denuncian en los tribunales a la secta El Yunque por "captar y manipular" a menores de edad

El artículo 22.5 de la Constitución es taxativo: "Se prohíben las asociaciones secretas y de carácter paramilitar". El Yunque no sólo cumple ambos requisitos, sino que utiliza métodos

Foto: Denuncian en los tribunales a la secta El Yunque por captar y manipular a menores de edad
Denuncian en los tribunales a la secta El Yunque por "captar y manipular" a menores de edad

El artículo 22.5 de la Constitución es taxativo: "Se prohíben las asociaciones secretas y de carácter paramilitar". El Yunque no sólo cumple ambos requisitos, sino que utiliza métodos de "captación, manipulación y reclutamiento" de menores de edad y adolescentes para nutrir sus filas. Esos son los principales argumentos de la demanda civil presentada ayer en Madrid contra cinco presuntos miembros de esa secta vinculada al integrismo católico de ultraderecha.

Los activistas de El Yunque, una sociedad secreta nacida en México en 1952 para luchar contra el laicismo del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y exportada a nuestro país tras la muerte de Francisco Franco, consagran sus vidas a "preparar una aristocracia del espíritu que debe gobernar España según los dictados evangélicos". Además de vulnerar la Constitución, la secta también infringe el artículo 515 del Código Penal con las técnicas de manipulación de la personalidad empleadas para fidelizar a sus miembros. Y su credo ultra -rechazo a los homosexuales, los inmigrantes y los judíos- difícilmente encaja en un Estado democrático.

Como ya informó El Confidencial, El Yunque persigue infiltrarse en las estructuras del poder político y mediático para "instaurar el reinado de Cristo en la tierra". La sociedad no existe oficialmente en España. No tiene sede, ni estatutos, ni está registrada en el Ministerio del Interior. Pero sus miembros utilizan como altavoz diversas sociedades tapadera legalmente constituidas.

Las más conocidas entre esas asociaciones pantalla son Hazte Oír, presidida por Ignacio Arsuaga; Profesionales por la Ética (Jaime Urcelay); A Contracorriente (Leonor Tamayo); Organización del Bien Común (Liberto Senderos) o Instituto de Política Familiar (Eduardo Hertfelder). Contra esas cinco sociedades y sus líderes va dirigida la demanda judicial presentada este martes.

"Unos hechos de enorme gravedad"

Su promotor es el abogado Pedro Leblic, que actúa en representación de un grupo de padres y profesionales católicos muy activos en el asociacionismo laico cristiano y en las movilizaciones contra la ley del aborto y la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Según reza el texto de la demanda, el objetivo de los denunciantes es poner al descubierto "unos hechos de enorme gravedad que atentan contra la convivencia y las normas civiles y constitucionales que regulan la sociedad española".

Entre la exhaustiva documentación que acompaña la demanda se incluye un detallado informe sobre el modus operandi de El Yunque elaborado por el profesor Fernando López Luengos, vicepresidente de la asociación católica Educación y Persona, y entregado en 2010 al presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Antonio Rouco Varela.

"El Yunque deja iniciativa a las personas que colaboran en estas plataformas [Hazte Oír, Profesionales por la Ética, Instituto de Política Familiar...] siempre que sus acciones coincidan con las de la organización. Cuando ya no coinciden se les coacciona sutilmente para que se quiten de enmedio. Si además discrepan públicamente o delatan la existencia de El Yunque, las reacciones contra ellos son enérgicas y muy agresivas verbalmente, permitiendo y fomentando su linchamiento. Esta experiencia ha sido una denuncia unánime de buena parte de los testigos de este informe", afirma López Luengos en alusión a los 39 testimonios de ex miembros y víctimas de la secta incluidos en su informe.

La demanda señala también a Intereconomía, al afirmar que en ese grupo de comunicación "trabajan infiltrados varios miembros de El Yunque, entre ellos Marcial Cuquerella, director general de Intereconomía Televisión, y Luis Losada, presentador del telediario de la noche. La censura del artículo no publicado del director de La Gaceta, Carlos Dávila, es prueba de las tensiones internas generadas por la sociedad secreta en dicho grupo". Los denunciantes se refieren al artículo escrito por Dávila el pasado 1 de febrero, muy crítico con El Yunque, que fue levantado de la portada del diario a última hora por orden del presidente del grupo, Julio Ariza.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios