Rajoy fía las cuentas del PP a una interventora "insobornable" para olvidar el 'caso Gürtel'
  1. España
CARMEN NAVARRO CONTROLARÁ LOS GASTOS ELECTORALES DEL PARTIDO

Rajoy fía las cuentas del PP a una interventora "insobornable" para olvidar el 'caso Gürtel'

Se llama Carmen Navarro Fernández-Rodríguez y difícilmente copará los titulares de los diarios. Salvo que otro caso Gürtel vuelva a salpicar de lodo al PP. Pero quienes la conocen bien aseguran que

Foto: Rajoy fía las cuentas del PP a una interventora "insobornable" para olvidar el 'caso Gürtel'
Rajoy fía las cuentas del PP a una interventora "insobornable" para olvidar el 'caso Gürtel'

Se llama Carmen Navarro Fernández-Rodríguez y difícilmente copará los titulares de los diarios. Salvo que otro caso Gürtel vuelva a salpicar de lodo al PP. Pero quienes la conocen bien aseguran que la nueva gerente del partido, una interventora con fama de dura recomendada a Mariano Rajoy por el actual tesorero, José Manuel Romay Beccaría, y por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo, es tan discreta como "insobornable", según aseguran las fuentes de Génova consultadas por El Confidencial.

Con los rescoldos del caso Gürtel aún al rojo vivo, aventados por un Francisco Camps a punto de sentarse en el banquillo de los acusados, el fantasma de la financiación ilegal sobrevolando todavía el sumario y el grifo de las filtraciones periodísticas goteando de cuando en cuando, Rajoy pretende evitar a toda costa la pesadilla de un nuevo caso de corrupción en las entrañas mismas de Génova. Tras desembarazarse de Luis Bárcenas y confiar la caja del PP a Romay Beccaría, el líder popular no quiere más sobresaltos. Y ha puesto las cuentas del partido en manos de una antigua interventora de la Seguridad Social, acostumbrada a cuadrar presupuestos de muchos ceros y de probada fidelidad a las siglas.

Navarro desembarcó en el PP el pasado verano, poco después de que Romay Beccaría, un hombre de la total confianza de Rajoy, tomase las riendas de una tesorería bajo sospecha. El lídel del partido, poco dado a guillotinar cabezas en la plaza pública, sólo dejó caer a Bárcenas cuando la presión mediática se hizo insoportable y la figura del entonces tesorero amenazaba con abrir una profunda grieta en la cúpula de Génova, dividida entre los acérrimos enemigos del imputado -con la secretaria general, María Dolores de Cospedal, como abanderada- y quienes, como Javier Arenas o Ana Mato, defendían su inocencia.

Contratos bajo la lupa

El veterano Romay Beccaría -77 años-, repescado por Rajoy tras haber sido ministro de Sanidad en el primer Gobierno de José María Aznar y más tarde presidente del Consejo de Estado, es el responsable de la tesorería. Pero el peso real de la contabilidad del partido PP recae sobre Navarro. "Ella es", añaden las fuentes consultadas, "la que lleva el día a día, la que controla los gastos y la que supervisa con lupa todos los contratos". Entre ellos, los de la reciente Convención del partido celebrada en Sevilla, cuya abultada factura, que muy pocos conocen, guarda Génova bajo siete llaves.

Tras ocupar el cargo de directora general de Presupuestos e Inversiones del ya desaparecido Insalud -a las órdenes de su entonces máximo responsable, Núñez Feijóo- y dirigir los Servicios Económico-Presupuestarios del Ministerio de Sanidad, bajo la batuta de Celia Villalobos, Navarro se incorporó al Gobierno regional de Esperanza Aguirre como directora general de Gestión Económica del Servicio Madrileño de Salud. Hasta que el pasado verano fue fichada discretamente por Romay Beccaría con el visto bueno de Rajoy.

El líder del PP le ha encomendado ahora supervisar los gastos de campaña de las elecciones municipales y autonómicas del próximo 22 de mayo. Rajoy ha incluido a Navarro en el Comité de Campaña del partido, que celebró su primera reunión el pasado 24 de enero. El comité, dirigido por Mato, coordinará la celebración de los mítines y la presencia en los mismos de los pesos pesados del PP, unificará los programas electorales y gestionará las campañas de publicidad.