EL TRIBUNAL NO DEBE "MEDIR CONSECUENCIAS" DE SUS FALLOS

Guerra se desmarca de Zapatero y censura las "presiones" de la prensa catalana al TC

El presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, censuró hoy la "presiones" al Tribunal Constitucional que, desde su punto de vista, se están produciendo

Foto: Guerra se desmarca de Zapatero y censura las presiones de la prensa catalana al TC
Guerra se desmarca de Zapatero y censura las "presiones" de la prensa catalana al TC

El presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, censuró hoy la "presiones" al Tribunal Constitucional que, desde su punto de vista, se están produciendo en las últimas semanas a cuenta de la esperada sentencia sobre el Estatuto catalán y recordó que este órgano decide sobre la constitucionalidad de las leyes, pero "no hace política" ni debe "medir" las "consecuencias" que en ese ámbito puedan tener sus decisiones.

Guerra interpreta como una "presión más" a los magistrados del TC el editorial que hoy publican doce periódicos catalanes titulado 'La dignidad de Catalunya', en el que se advierte de las consecuencias de un fallo adverso, se critican las "posiciones irreductibles" que se atribuyen a determinados magistrados y se denuncia la situación del interinidad del tribunal.

En declaraciones a Europa Press, quien presidió el órgano que rebajó el texto inicial aprobado por el Parlamento catalán considera que, desde algunos sectores, se esté exigiendo a los magistrados del Constitucional que "hagan política" cuando ésa no es su función.

Estos es "contraproducente"

Por eso reclamó que se deje "trabajar" al Pleno del Tribunal, que precisamente hoy tiene previsto retomar sus deliberaciones sobre los recursos interpuestos contra el Estatut, y subrayó que cualquier tipo de "presión" o apremio para que emita sentencia será "contraproducente".

Guerra considera que las "presiones" que se están ejerciendo estos días sobre quiénes deben avalar o no la constitucionalidad del texto catalán se habrían producido también aunque el Tribunal Constitucional hubiese sido renovado cuanto tocaba y rechazó que se intente "deslegitimar" a este órgano con ese argumento. En este punto, recordó que la recusaciones contra distintos miembros del Constitucional también fueron "presiones".

Tampoco comparte la tesis de quienes defienden que el Constitucional no puede contravenir la opinión favorable al Estatut que el pueblo catalán expresó en el referéndum de ratificación. "Ellos reivindican una soberanía dividida que no existe", explicó.

Retomar el recurso previo

Lo que, desde su punto de vista, sí habría evitado las especulaciones y presiones que se están produciendo ahora en torno a la sentencia es la pervivencia del recurso previo de inconstitucionalidad, una figura que, a su juicio, fue un "error" suprimir.

El presidente de la Comisión Constitucional recordó que ese recurso se eliminó a mediados de los ochenta porque se intentó "abusar" de él utilizándolo incluso para cuestionar unos Presupuestos Generales del Estado, pero que debería haberse mantenido para los estatutos de autonomía que se someten a referéndum. Por eso es partidario de plantearse la recuperación de esta fórmula.

 Sea cual sea el sentido de la sentencia, que asegura desconocer, Guerra subrayó que todos habrán de "acatarla" y apostó por aprovechar el Estatut y el nuevo sistema de financiación autonómica para "cerrar el modelo" y hacer partícipes de este proceso a las generaciones que, por edad, no pudieron contribuir al "consenso" constitucional de 1978.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios