El Govern balear paraliza las obras del hospital de Son Espases y aboga por reformar el actual

El Govern balear aprobará el viernes la paralización durante dos meses de las obras del futuro hospital de referencia de la Comunidad, que se construye en

Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    El Govern balear aprobará el viernes la paralización durante dos meses de las obras del futuro hospital de referencia de la Comunidad, que se construye en Son Espases (Palma), con la "idea clara" de sustituir este proyecto por la reforma del actual centro referencial, Son Dureta. Según informó este martes en declaraciones a los medios de comunicación el presidente balear, el socialista Francesc Antich, durante el periodo de dos meses que durará la paralización cautelar de las obras, el Govern analizará la "situación real" del proyecto de Son Espases para tomar una "resolución definitiva" sobre el emplazamiento del hospital.

    El presidente balear admitió que esta suspensión de las obras supondrá pagar una indemnización a la adjudicataria del proyecto, la Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y Dragados, aunque consideró que es más importante adoptar una decisión correcta sobre la ubicación de las instalaciones sanitarias que el pago de esta compensación. En todo caso, el jefe del ejecutivo autonómico expuso que el Govern ya ha mantenido "contactos" con la citada UTE, cuyos responsables viven con "tranquilidad" el proceso iniciado por la Comunidad Autónoma para estudiar un posible cambio de ubicación del hospital.

    El presidente balear declaró que la administración autonómica negociará con la sociedad adjudicataria la cuantía de la indemnización final, en caso de que, transcurridos los dos meses de paralización cautelar, el Servicio de Salud de las Islas Baleares (Ib-Salud) decida la suspensión definitiva de las obras. La decisión fue criticada por el PP balear, que considera que suspender de manera definitiva el proyecto de Son Espases podría costar entre 80 y 100 millones de euros, una cifra que, subrayó, es "provisional" y no tiene un fundamento jurídico.

    La ex consellera balear de Salud, Aina Castillo, recalcó que es preciso tomar con "cautela" esta cifra, pues procede de las estimaciones hechas por la constructora OHL, que, por otra parte, ha denunciado el proceso de adjudicación de las obras y reclama en torno a 64 millones de euros de indemnización por no haber obtenido este encargo.

    La diputada indicó que debe ser el presidente del Govern quien explique cuál será el coste para el archipiélago de la paralización definitiva del proyecto, si finalmente el ejecutivo se decanta por esta opción, y cuánto habrá de pagar la Comunidad Autónoma por la suspensión de las obras durante dos meses. Castillo, portavoz del grupo parlamentario popular en sanidad y asuntos sociales, calificó de "grave paso atrás para la salud de los ciudadanos" la decisión anunciada por Antich. En opinión de la diputada del PP, el Govern "está jugando con la salud de todos los ciudadanos de Baleares".

    Además, indicó que la paralización de las obras "no está justificada", puesto que la construcción del hospital en el solar de Son Espases es "compatible" con la protección del patrimonio del entorno del Monasterio de la Real, declarado Bien de Interés de Cultural (BIC) por el Consell de Mallorca.

    España
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios