Es noticia
Menú
Dos proveedores nos cuentan por qué el comercio de proximidad puede ayudar a la economía española
  1. Empresas
tendencias de consumo

Dos proveedores nos cuentan por qué el comercio de proximidad puede ayudar a la economía española

El comercio de proximidad está de moda. Hablamos con dos proveedores de Restalia que nos dan su visión sobre esta tendencia y su experiencia con el grupo de restauración

Foto:

Olga Carrión viaja cada mañana desde su domicilio en Madrid a las instalaciones de su compañía en Quintanar de la Orden, en Toledo. Cada día, nada más llegar y antes de irse, le gusta visitar el área de producción y logística de su fábrica para asegurarse de que todo funciona correctamente. Ella representa la tercera generación de Aceites Carrión, una compañía que desde 1931 ha estado ligada al sector del aceite.

En Vélez-Málaga, el ‘corazón’ de la producción de aguacate español, se encuentra Frumaco, la empresa que dirige José Luis García, un ingeniero industrial que en 2004 creó una compañía dedicada a la elaboración de productos derivados de este alimento tan nutritivo. Cuidar de la producción, los empleados y clientes, así como seguir innovando forman parte de su rutina diaria.

Estas compañías, como parece obvio, ofrecen productos y tienen producciones diferentes, pero ambas comparten dos detalles: son españolas y una gran parte de su producción se destina al sector de la hostelería; es decir, forman parte de ese ecosistema denominado comercio de proximidad. Además, son proveedoras de una gran corporación como Restalia que cuenta con más de un centenar de productores locales repartidos por todo el territorio nacional.

¿Tendencia u oportunidad?

El comercio de proximidad o comercio local, aunque en los últimos años se presente casi como un término moderno o una nueva tendencia en materia de sostenibilidad, en realidad busca volver a los orígenes, a fomentar el consumo de productos cuya fabricación o producción se ha realizado en localidades cercanas. Para el pequeño consumidor también puede implicar apostar por el comercio y los mercados locales. Además, la sociedad cada vez valora de forma más positiva a las empresas que trabajan con proveedores locales, según han analizado las diferentes consultorías del sector.

Son muchos los estudios que apuntan a la pandemia como un antes y un después en los hábitos de consumo y en el cambio de mentalidad, sobre todo entre los consumidores. De hecho, según el informe ‘Tendencias del consumidor’, publicado por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, para casi el 90% de la población española la importancia del pequeño comercio para los barrios en los que se ubican es muy importante. Las empresas también son conscientes de esta tendencia y los beneficios que ofrece a sus negocios. Por eso, según la Asociación de Fabricantes y Distribuidores, el triunfo del comercio de proximidad también es una oportunidad para las grandes corporaciones.

El ‘win win’

Las ventajas son numerosas y beneficiosas para proveedores y empresas. “Por un lado, por el ahorro que supone y su traducción en términos de eficiencia y sostenibilidad. Además, tener al proveedor cerca nos hará más flexibles para atender imprevistos y mejorar el servicio a nuestros clientes. Y lo que es más importante, porque con ello contribuimos a la mejora de la economía nacional”, explica Olga Carrión.

Jose Luis García destaca que "la reciente pandemia nos ha demostrado que trabajar con proveedores cercanos es una garantía de la continuidad de suministro. Esto es especialmente importante para los productos de alimentación, ya que garantizar la seguridad alimentaria es importante para todos. También tiene relevancia que el alimento utilizado en España sea elaborado cumpliendo con toda la normativa española y europea, muchas veces más exigente que la de otros orígenes".

Como empresas enfocadas al comercio de proximidad parece, que han encontrado en Restalia un 'partner' a largo plazo. Frumaco, nos cuenta su gerente, vende al grupo de restauración 18.000 kilos al año de guacamole mediterráneo congelado en bolsas de 500 gramos desde hace más de seis años. Jose Luis destaca el dinamismo y el crecimiento de la compañía: “A pesar de su tamaño, es una empresa con la que nos sentimos cómodos trabajando. Creemos que tenemos el producto más adecuado para cubrir sus necesidades”.

Aceites Carrión, por su parte, es proveedora de aceites de fritura y de oliva desde el año 2008, con un volumen anual que ronda el millón de litros. Olga Carrión también destaca el potencial de crecimiento del grupo de restauración, además, "para nosotros es muy importante el hecho de que apuesta por relaciones duraderas y nos transmite confianza en el éxito de los nuevos retos que se va marcando".

placeholder Foto: cortesía
Foto: cortesía

El grupo de restauración apuesta desde hace años por el comercio de proximidad y se ha convertido en uno de los pilares de su estrategia global. Según Jennifer López, directora de comunicación de Restalia, “al contar con un producto local hacemos lo que se considera un 'win-win', ya que nos aseguramos la calidad de los productos y de las materias primas con las que trabajamos: tenemos un trato cercano con todas las empresas y productores que nos suministran. Eso hace más sencilla la tarea de controlar la calidad de los productos que finalmente ofrecemos a los consumidores”.

Esta política se aplica a todas sus marcas, que en su mayoría utilizan productos locales en sus elaboraciones: TGB con un 83%, 100 Montaditos con un 86%, Panther Organic Coffee con un 94%, y el 99% de Pepe Taco o Cervecería La Sureña Jarras y Tapas. Desde la compañía reconocen, además, que siguen trabajando para que el porcentaje sea total en el futuro. "En Restalia creemos en el producto y el trabajo de nuestra tierra, de sus productores y de nuestros proveedores de casa, tanto en el producto final que vendemos como en las materias de las que proceden. Tenemos un comercio muy rico y que puede crecer mucho más si entre todos decidimos darles el apoyo que necesitan; por nuestra parte, desde el principio hemos apostado por ellos en la medida de lo posible, añadiendo cada vez más producto local hasta los altos porcentajes que manejamos actualmente", explica la directora de comunicación.

Olga Carrión viaja cada mañana desde su domicilio en Madrid a las instalaciones de su compañía en Quintanar de la Orden, en Toledo. Cada día, nada más llegar y antes de irse, le gusta visitar el área de producción y logística de su fábrica para asegurarse de que todo funciona correctamente. Ella representa la tercera generación de Aceites Carrión, una compañía que desde 1931 ha estado ligada al sector del aceite.

Tendencias Restalia Hábitos de consumo ECBrands