Las emprendedoras tienen un 60% menos de posibilidades de recibir financiación
  1. Empresas
ENCUENTRO EL CONFIDENCIAL-CÁMARA DE COMERCIO

Las emprendedoras tienen un 60% menos de posibilidades de recibir financiación

A pesar de liderar iniciativas empresariales más rentables, las mujeres suelen usar más las redes familiares que las líneas de créditos para costear sus proyectos

El 'Global Entrepreneurship Monitor' (GEM) 2019-2020, un estudio que analiza la brecha de género en las iniciativas empresariales, revela que la tasa de emprendimiento femenino es aproximadamente tres cuartas partes que la de los hombres, y que en solo nueve países de los 59 analizados hay paridad o las tasas femeninas son superiores. Sin embargo, esta tasa de ocupación (TEA femenina) se sitúa en sus valores más altos en los países del África subsahariana (21,8%) y América Latina (17,3%), y se reduce en los países europeos (6%) y en las regiones del Oriente Medio y Norte de África (9%).

Estos datos muestran la cara más amarga del emprendimiento femenino: en numerosas ocasiones, se debe a situaciones de carencia y apuros económicos, y en otros casos más extremos, la miseria, la pobreza y la exclusión del mercado laboral empujan a las mujeres a iniciar sus propios negocios. En este escenario, emprender para innovar o emprender para sobrevivir es muy diferente. La actividad emprendedora por oportunidad suele presentar mayores índices de supervivencia que la motivada por necesidad, así como un mayor nivel de innovación, aspiración de crecimiento e incidencia en la creación de empleo.

En España, la tasa de emprendimiento femenino ha crecido del 2% al 6% en los últimos 15 años, aunque sigue por debajo de la media masculina (6,8%), según el informe GEM. Desde 2013, la serie histórica en nuestro país muestra que este índice en la creación de empresas motivadas por la oportunidad —en lugar de la necesidad— con respecto al masculino ha caído desde el 1,01 hasta llegar a un 0,87 en 2018.

placeholder Francisco Polo, alto comisionado del Gobierno para España Nación Emprendedora.
Francisco Polo, alto comisionado del Gobierno para España Nación Emprendedora.

Para analizar todas estas cuestiones, El Confidencial y Cámara de Comercio de España, en colaboración con el Fondo Social Europeo y el Instituto de las Mujeres, organizaron el debate ‘Mujeres y emprendimiento: cómo romper la brecha de género en España’. En él participaron Francisco Polo, alto comisionado del Gobierno para España Nación Emprendedora; María Tosca, directora de Empleo, Formación y Emprendimiento de la Cámara de Comercio de España; Adele Roberto, directora de Canales de Distribución de Cesce; Antonia Morillas, directora del Instituto de las Mujeres, y Ascen Cruchaga, directora ejecutiva y fundadora de Orbital Critical Systems.

"Hay que empoderar a las mujeres para ser empresarias como primera opción. Es un tema cualitativo; el emprendimiento por necesidad no es el que queremos", explicó María Tosca, directora de Empleo, Formación y Emprendimiento de la Cámara de Comercio de España. Igual de tajante con esta cuestión fue Antonia Morillas, directora del Instituto de las Mujeres, quien criticó “las malas condiciones” que tienen las mujeres en el mercado laboral. “El emprendimiento no puede ser una salida a un mercado que penaliza a las mujeres”, añadió Morillas.

Adele Roberto, directora de Canales de Distribución de Cesce, destacó que en España “se han constituido 46.128 empresas en lo que llevamos de año, y solo en mayo nacieron 9.807 empresas, de las cuales hay 11.000 cargos directivos ocupados por mujeres. Esto supone que un 22% de estas nuevas empresas han sido constituidas por mujeres”. Ascen Cruchaga, directora ejecutiva y fundadora de Orbital Critical Systems, contó su propia experiencia como emprendedora para destacar que crear un negocio exige una dedicación absoluta: 24 horas al día, 365 días al año. “El 95% de los emprendedores no está capacitado para desarrollar su negocio. Todas estas mujeres que emprenden, ¿están capacitadas o es pura necesidad? Las mujeres se encargan del 75% de las labores del hogar, del cuidado de niños y de los mayores. Si una mujer, además, emprende, no tiene vida. ¿Queremos eso para las mujeres? ¿Queremos eso en el emprendimiento femenino?”, se preguntó Cruchaga sobre las 26 horas semanales que trabajan de media las mujeres en labores del hogar, frente a las 14 horas de los hombres.

"Las mujeres se encargan del 75% de las labores del hogar, del cuidado de niños y de los mayores. Si, además, emprenden, no tienen vida" (Cruchaga)

Francisco Polo, alto comisionado del Gobierno para España Nación Emprendedora, explicó que “existe una igualdad formal en las leyes” entre hombres y mujeres, pero no es una “igualdad real en sueldos, horarios e inversiones”. En el mercado laboral, las mujeres presentan mayores tasas de temporalidad, con una brecha salarial que se sitúa cercana al 20%, mientras que el 70% de las perceptoras del salario mínimo son mujeres. “Los hombres tienen un 60% más de probabilidades de obtener financiación para crear una empresa que las mujeres, aunque los emprendimientos de mujeres pueden llegar a obtener el doble por cada dólar invertido —según un estudio de Harvard Business School—. Los datos van contra toda lógica”, explicó Polo.

Menos propiedades para respaldar el acceso al crédito

En este sentido, el acceso al financiamiento es uno de los primeros escollos que tienen las mujeres para crear empresas, así como una infrarrepresentación en los puestos de liderazgo de las compañías. Según datos del alto comisionado del Gobierno para España Nación Emprendedora, el 25%-27% de las mujeres ocupan puestos en juntas directivas de empresas, a pesar de representar más del 50% de la población. Las estadísticas del Banco Central Europeo (BCE) son aún peores. Solo el 8% de las mujeres son CEO en fondos de inversión o en firmas de acceso al crédito. Las mujeres ocupan una quinta parte de los puestos de administración en los bancos, aunque las leyes europeas apremian a que la cuota sobre diversidad sea al menos de dos tercios. El mismo BCE, por ejemplo, tiene a 11 mujeres entre los 34 miembros que forman su consejo de administración, que preside la expresidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI) Christine Lagarde.

placeholder María Tosca, directora de Empleo, Formación y Emprendimiento de la Cámara de Comercio de España.
María Tosca, directora de Empleo, Formación y Emprendimiento de la Cámara de Comercio de España.

La menor presencia de las mujeres en el sistema bancario “condiciona el acceso a la financiación”, al ser en mayor medida los hombres los que toman las decisiones sobre dónde gastar el dinero, destacó Morillas. “Las mujeres suelen usar más las redes familiares que las líneas de créditos para iniciar sus proyectos por estos motivos”, agregó la directora del Instituto de las Mujeres. Tosca, de la Cámara de Comercio de España, destacó por su parte que la brecha en el crédito entre las pymes lideradas por mujeres y las de los hombres alcanza los 287 millones de euros. “Es también un problema histórico: las mujeres cuentan con menos propiedades y patrimonio para respaldar este tipo de operaciones”, dijo Tosca.

Las carreras STEM, asignatura pendiente

Otra razón que explica estos problemas de financiación en los proyectos encabezados por mujeres es la misma actividad económica asociada al emprendimiento. “Las mujeres emprenden en sectores que buscan subsanar deficiencias y necesidades sociales”, como la educación, los cuidados o el turismo. “Los sectores en los que emprenden los hombres son más tradicionales y canalizan más recursos. La digitalización puede impulsar a las mujeres emprendedoras, es una herramienta que puede ayudar al crecimiento de sus comercios y a redimensionar sus pymes”, puntualizó la directora de Empleo, Formación y Emprendimiento de la Cámara de Comercio de España.

La directora de Canales de Distribución de Cesce expuso que la situación en “entornos rurales es aún más complicada” en el acceso al crédito del emprendimiento femenino. “Tenemos muchas más emprendedoras en ciudades como Madrid y Barcelona, también es un problema de capacitación”, dijo.

placeholder Antonia Morillas, directora del Instituto de las Mujeres.
Antonia Morillas, directora del Instituto de las Mujeres.

En este aspecto, la directora ejecutiva y fundadora de Orbital Critical Systems lamentó que solo “el 13% de las mujeres se animan a estudiar carreras STEM [ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés]. Con ello, estamos limitando mucho que las mujeres puedan fundar 'startups' y desarrollos empresariales ligados con la digitalización y la tecnología”.

La falta de referencias femeninas en puestos destacados relacionados con las carreras STEM y las construcciones culturales y educativas son algunos motivos que explican esta diminuta presencia de las mujeres en las carreras de ingeniería. Una tendencia similar en toda la Unión Europea. “La sociedad quiere emprendedoras y quiere ver a mujeres en el Ibex 35, pero los padres no quieren que sus hijas sean informáticas o ingenieras porque piensan que van a ser unos bichos raros: que sea la hija de la vecina, mi hija que sea funcionaria”, explicó Cruchaga.

Por último, la estrategia España Nación Emprendedora acumula un presupuesto de 1.560 millones de euros en 2021. Una inversión que sumará más de 4.200 millones de euros desde 2021 hasta 2023. Entre las medidas enfocadas a mejorar el emprendimiento femenino, destaca una deducción en el impuesto de sucesiones incluida en los Presupuestos de 2019 vinculada a la incorporación de mujeres en los consejos de administración de las empresas; poner en marcha un plan de mentorización para conectar a mujeres líderes en el campo STEM con estudiantes; aumentar la presencia de mujeres en fondos de capital riesgo e inversores 'business angels' —persona que provee capital a una 'startup' o empresa emergente—, y un plan de atracción internacional de talento de ingenieras para promover la creación de empresas tecnológicas y 'startups'.

Eventos EC Cámara de Comercio Francisco Polo GEM
El redactor recomienda