La banca eleva en otros 30.000 M su liquidez en el BCE a la espera de que acelere el PIB
  1. Empresas
HA CRECIDO UN 147% CON EL COVID

La banca eleva en otros 30.000 M su liquidez en el BCE a la espera de que acelere el PIB

Las entidades españolas baten nuevos récords con las reservas en 279.036 millones. Arbitran con los LTRO y ganan capacidad de financiar la recuperación

placeholder Foto: Sede del BCE en Fráncfort. (EFE)
Sede del BCE en Fráncfort. (EFE)

Los bancos siguen cargándose de liquidez. Las entidades han disparado a nuevos récords sus reservas en el Banco Central Europeo (BCE), que sirven al sector para arbitrar con los tipos de interés, blindarse ante potenciales recaídas de la economía y, sobre todo, se cargan de munición para cuando acelere la recuperación si se cumple su escenario central.

En concreto, la banca ha ampliado su volumen de reservas en el BCE en más de 30.000 millones desde diciembre, según las estadísticas del Banco de España (BdE). El volumen de liquidez en el banco central, penalizado con hasta un 0,5%, ha pasado desde 248.122 millones en diciembre hasta los 279.036 millones.

Foto: El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos. (EFE)

Las entidades han acaparado liquidez desde que empezó la pandemia. En febrero del año pasado contaban con 113.476 millones depositados en Fráncfort, cifra que duplicaron a lo largo de 2020, y a la que han vuelto a dar un impulso en 2021, con un aumento acumulado del 147%. Los bancos realizan un arbitraje con los tipos de interés, ya que por otro lado piden financiación a largo plazo a través de subastas (TLTRO III) con tipos de hasta el -1%.

Es decir, por un lado reciben un 1% de rentabilidad por pedir financiación al BCE, que desde que comenzó el covid ha desplegado liquidez en el sector bancario condicionada a que no reduzcan sus volúmenes de crédito; y, por otro, pagan hasta un 0,5%, por el tipo negativo en la facilidad de depósito.

Así, también se ha disparado la deuda de la banca con el BCE, que en 2021 ha aumentado en casi 30.000 millones, pasando de 260.971 millones a 290.074 millones. Este incremento del 11% en 2021 se transforma en un 123% cuando se compara con febrero de 2020, mes en el que estaba en 130.400 millones, antes de nuevas rondas de LTRO.

Santander, por ejemplo, ha aumentado la ratio de cobertura de liquidez (LCR) desde el 165% de diciembre de 2019 hasta el 173% del primer trimestre de 2021. Esta ratio mide el perfil de liquidez de un banco, al comparar activos fácilmente convertibles en efectivo (reservas en el BCE, pagarés de empresa o bonos garantizados) con las salidas netas de efectivo totales estimadas en una situación de estrés durante los 30 días siguientes a un 'shock'. En CaixaBank el LCR medio ha pasado en el mismo periodo del 186% al 273%, con un impulso también por la integración de Bankia, que tenía en diciembre un 195%. BBVA, por su parte, ha incrementado la ratio desde el 129% en diciembre de 2019 al 151% de marzo de 2021.

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE)

Este montante de liquidez llega desde varias fuentes. Tanto empresas como hogares han disparado sus depósitos, con una contraparte que es tener parte de este efectivo como reservas. Las familias han elevado con el covid sus depósitos en 74.500 millones, hasta los 925.600 millones, mientras que las empresas lo han hecho en 30.900 millones, hasta los 282.700 millones. Los bancos también han contado con condiciones atractivas para captar liquidez con emisiones en los mercados mayoristas, gracias a la política de tipos bajos y compras de activos del BCE. Por último, están los citados LTRO del banco central.

Esta munición sirve a los bancos para varias cosas. La primera es reducir cualquier amenaza si hay una recaída en la economía y, aunque parece muy improbable, desconfianza en el sector bancario o necesidad de liquidez a corto plazo por parte de los clientes. Pero también ayuda al activo, facilitando el crédito a la economía real y con compras de deuda cuando encuentran ocasiones favorables, como en marzo de 2020 ante el repunte de los tipos en el mercado secundario.

El crédito a las empresas se disparó el año pasado, principalmente por los 100.000 millones en avales públicos a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO), compensando la caída en hipotecas y préstamos al consumo. En 2021 los bancos han ralentizado el crédito con condiciones más duras para la economía real, pero todos los banqueros coinciden en confiar en una aceleración del crecimiento del PIB en la segunda mitad del año, según avanza el ritmo de la vacunación. Así, la banca tendrá capacidad de financiar esta recuperación, con la que se espera el repunte de hipotecas o crédito al consumo, gracias a los volúmenes de liquidez que acumula.

Los bancos siguen cargándose de liquidez. Las entidades han disparado a nuevos récords sus reservas en el Banco Central Europeo (BCE), que sirven al sector para arbitrar con los tipos de interés, blindarse ante potenciales recaídas de la economía y, sobre todo, se cargan de munición para cuando acelere la recuperación si se cumple su escenario central.

Banca Ltro Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda