Halcón y Barceló piden un segundo préstamo a la SEPI y elevan el rescate a 320 millones
  1. Empresas
SOLICITAN 85 MILLONES MÁS

Halcón y Barceló piden un segundo préstamo a la SEPI y elevan el rescate a 320 millones

Las dos agencias de viajes amplían la solicitud de ayuda al Estado en 85 millones más respecto a la petición inicial debido al impacto de la tercera ola del covid en el turismo

placeholder Foto: Sede de Globalia.
Sede de Globalia.

Halcón Viajes y Avoris, las dos agencias de viajes de Globalia y Barceló, necesitan más dinero público para sobrevivir del que habían estimado. La extensión de la pandemia ha roto las previsiones más optimistas de las empresas turísticas, que confiaban en Semana Santa como el punto de inflexión de la recuperación de las ventas. Por ello, ambas compañía han ampliado la solicitud de rescate a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), a la que reclaman ahora 85 millones de euros más sobre los 235 millones iniciales.

Según han confirmado fuentes próximas a las conversaciones, Halcón Viajes y Avoris han ampliado su solicitud de ayuda al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas hasta los 320 millones que habían pedido en noviembre. Se trata de la segunda petición de rescate más alta desde que comenzó la crisis, por detrás de Air Europa, la aerolínea de Globalia a la que la SEPI se comprometió a conceder dos préstamos por 475 millones.

La ampliación en un 36% y la solicitud pública de ayuda se deben al empeoramiento de la situación del sector, que sigue con unas reservas próximas a cero ante la incertidumbre sobre la dimensión de la pandemia, las restricciones a la movilidad entre comunidades autónomas y las limitaciones sanitarias para viajar fuera de España. Halcón y Avoris, cuya fusión —firmada oficialmente en diciembre— depende de que la SEPI le otorgue este préstamo, consideran que sin estos 85 millones adicionales, no tendrán viabilidad.

Foto: Javier Hidalgo, consejero delegado de Globalia. (EC)

Tanto Barceló como Globalia tenían unas previsiones más optimistas sobre la evolución de la crisis cuando solicitaron la ayuda pública al Gobierno el pasado mes de noviembre. Pero Capgemini, Roland Berger y Mazard, los asesores contratados por el organismo público para analizar las cuentas de ambas sociedades, rebajaron en diciembre las estimaciones de las dos agencias de viajes. La conclusión a la que se llegó es que este año la actividad será solo de un 40% respecto a un año normal y que la recuperación total no llegará hasta 2024.

Por ello, Avoris y Halcón trabajan en un plan de recorte de costes del 10%, que incluirá el recorte de al menos un 3% de la plantilla y el cierre de un número todavía no determinado de oficinas. Las dos compañía plantearon a la SEPI una reducción de plantilla de unas 600 personas, casi el 10% del total de la masa salarial, formada por 6.200 empleados. Pero el organismo público les ha obligado a limitar esos despidos a un tercio, unos 200 trabajadores, para evitar el debate social sobre el uso del dinero público para financiar liquidaciones laborales. Aun así, el coste de estos despidos rondará los seis millones de euros.

La situación de Halcón Viajes y Avoris está afectando a otras compañías del sector, como Hotusa y Nautalia

La sociedad resultante de la fusión va a agrupar las divisiones minoristas y mayoristas de viajes de Globalia y de Barceló, con una facturación de 3.700 millones de euros, una plantilla de 6.000 personas y 1.500 oficinas de venta. La filial de la familia Hidalgo aportaba a la nueva compañía las marcas Halcón Viajes, Viajes Ecuador, Geomoon, Travelplan, Welcome, Globalia Meetings and Events, Globalia Corporate Travel y Globalia Autocares. Por su parte, Barceló incorporaba Avoris, con sus marcas B the Travel Brand, Catai, Rhodasol, Bedtoyou, BCD Travels y BCD Meetings & Events, así como la aerolínea Evelop, con seis aviones. Jesús Nuño de la Rosa, expresidente de El Corte Inglés, se postulaba como el nuevo consejero delegado.

La situación de Halcón Viajes y Avoris también está afectando a otras compañías del sector, como Hotusa, que ha pedido casi 200 millones al Estado para hacer frente a los estragos de esta crisis histórica. Nautalia, del grupo Wamos, también ha recurrido al fondo de apoyo de la SEPI para evitar la quiebra, después de haber recurrido inicialmente a la banca.

Halcón Viajes y Avoris, las dos agencias de viajes de Globalia y Barceló, necesitan más dinero público para sobrevivir del que habían estimado. La extensión de la pandemia ha roto las previsiones más optimistas de las empresas turísticas, que confiaban en Semana Santa como el punto de inflexión de la recuperación de las ventas. Por ello, ambas compañía han ampliado la solicitud de rescate a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), a la que reclaman ahora 85 millones de euros más sobre los 235 millones iniciales.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
SEPI Globalia Barceló Pandemia Hotusa
El redactor recomienda