Las aseguradoras se cubren ante nuevas olas del covid con exclusiones y alzas de precios
  1. Empresas
ANTE LOS RIESGOS DEL VIRUS

Las aseguradoras se cubren ante nuevas olas del covid con exclusiones y alzas de precios

Las empresas del sector han dejado de cubrir algunos riesgos en la renegociación de contratos y han subido las primas para protegerse del coronavirus

placeholder Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Las aseguradoras estuvieron en el foco del inicio de la pandemia por sus potenciales pérdidas, pero se han protegido contrarreloj contra nuevas olas del virus. Las empresas del sector han abogado por subir precios y establecer exclusiones en la cobertura de riesgos al renegociar contratos.

De hecho, los efectos de la segunda ola, que ha golpeado Europa a finales de otoño y durante este invierno, ya “se han mitigado por exclusiones, reaseguro y menor exposición”, apunta un informe de Barclays sobre el sector. El banco británico prevé que las pérdidas para el sector en esta segunda ola serán “considerablemente menores a las del primer semestre del año pasado”.

En este sentido, Barclays recuerda que, durante los últimos seis meses, la redacción de nuevos contratos por parte de las aseguradoras ha incluido “amplias exclusiones por pérdidas por la pandemia o exenciones en caso de acuerdos voluntarios”. Además, prosigue en su análisis, “los contratos suelen tener en cuenta las tendencias de ingresos recientes al determinar las pérdidas potenciales, y con restricciones parcialmente vigentes creemos que la exposición a los efectos del coronavirus es ahora menor”.

Foto: Foto: iStock.

Los cálculos de Barclays apuntan a pérdidas globales acumuladas por parte de la industria de algo más de 20.000 millones de euros, hasta un rango total de entre 25.000 y 50.000 millones. Así, “el endurecimiento comercial y el reaseguro continúan”, apunta el informe. Las reaseguradoras han acelerado el encarecimiento de las pólizas antes del 1 de enero, mejorando la orientación de la ratio combinada (suma de siniestros y costes respecto a ingresos, cuanto más baja mejor).

“La situación provocada por la pandemia ha puesto de relieve la importancia de asegurarse contra los riesgos catastróficos, cualquiera que sea su origen, siempre que existan coberturas disponibles en el mercado”, recuerda Ricardo González, director de Análisis, Estudios Sectoriales y Regulación de Mapfre Economics. “La baja frecuencia de este tipo de eventos hace que con el tiempo se pierda la noción del riesgo real, lo que lleva a que el mercado se relaje [se ‘ablande’], es decir, que exista una presión a la baja en los precios a los que se negocian los contratos de seguros y reaseguros que ofrecen estas coberturas. Pero cuando ocurre un suceso extraordinario, como el que estamos viviendo, aumenta su demanda aseguradora, lo que puede traducirse en un aumento de precios”, agrega.

Rendimientos de la cartera

El entorno de tipos bajos o negativos, que se ha alargado por la respuesta de los bancos centrales a la pandemia, también presiona al alza los precios del sector seguros debido a que se desploma el rendimiento financiero de las inversiones con que las aseguradoras complementan su resultado técnico, comenta Ricardo González.

Asimismo, prosigue, “algunas líneas, como los seguros que cubren la interrupción de negocios, la anulación de viajes o algunas modalidades de responsabilidad civil, han sufrido más el primer impacto de la crisis, especialmente aquellos que no tenían bien definida la exclusión de la cobertura en caso de ocurrir una pandemia. Esto se puede traducir también en una mayor presión al alza en los precios al renovar estos contratos. La correcta definición de las exclusiones puede reducir la litigiosidad de los nuevos contratos. Pero no son coberturas que tengan un gran peso dentro de lo que es el sector asegurador a nivel agregado”.

Foto: Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en la presentación de los PGE. (EFE)

Además, en España, el impuesto a las primas de seguros ha subido desde el 1 de enero del 6% al 8%, otra fuerza al alza para los precios. Aunque, por el contrario, “hay que tener en cuenta que las grandes líneas de negocio asegurador presentan un comportamiento muy ligado al ciclo económico y que la acusada caída del PIB que se está produciendo reduce la demanda de productos de seguros”, agrega el economista de Mapfre.

En cualquier caso, las aseguradoras tienen el reto de superar esta crisis y de reducir el impacto de los tipos bajos en su cartera de inversiones. Los vencimientos de los bonos suponen un desafío ante las rentabilidades más reducidas si invierten con el mismo riesgo. La diversificación de la cartera hacia activos alternativos, como están haciendo algunas de las grandes aseguradoras españolas, es una opción no disponible para todo el sector.

“Si la entidad aseguradora no realizó una cobertura adecuada con duraciones de sus inversiones similares a las duraciones de los contratos de seguros, resulta muy arriesgado moverse a activos alternativos, por lo que no les va a quedar más remedio que reinvertir en bonos de menor riesgo y aceptar la pérdida de rentabilidad financiera, por no haber gestionado adecuadamente sus riesgos”, concluye González.

Las aseguradoras estuvieron en el foco del inicio de la pandemia por sus potenciales pérdidas, pero se han protegido contrarreloj contra nuevas olas del virus. Las empresas del sector han abogado por subir precios y establecer exclusiones en la cobertura de riesgos al renegociar contratos.

Aseguradoras Coronavirus Cobertura Barclays
El redactor recomienda