32% en agosto

Las rebajas no son suficiente: la moda se desploma un 41% y teme la segunda ola

Según la patronal esta diferencia se debe a los rebrotes que se dieron durante ese mes (y su posterior miedo que paralizó las compras), a la falta del turismo, la debilidad de las marcas

Foto: (EFE)
(EFE)

El sector textil no es capaz de resarcirse del golpe del covid-19. A pesar de que las restricciones se han revocado y a la intensa campaña de rebajas en la que están inmersos sus protagonistas para liberar stock, los últimos datos del barómetro de Acotex apuntan a que no consigue remontar el vuelo y mantiene una caída en lo que va de año del 41% de su facturación. Con una segunda ola cada vez más presenta en España, las perspectivas son cada vez peores para las compañías.

Volviendo a los datos, este agosto la facturación ha caído un 32,8%. Aunque está lejos de marzo, abril y mayo, donde la debacle superó siempre el 70%, se trata de la peor cifra del verano. Tanto junio como julio la caída osciló cerca del 24% en negativo. Según la patronal esta diferencia se debe a los rebrotes que se dieron durante ese mes (y su posterior miedo que paralizó las compras), a la falta del turismo, la debilidad de las marcas tras dos meses de intensas rebajas y la incertidumbre económica.

El presidente de la patronal, Eduardo Zamácola, explica que “el barómetro de este mes es especialmente preocupante” y avisa del temor en el sector a que esto sea el principio de un descalabro mayor tras la llegada de la segunda ola a España. “Las perspectivas no son buenas, tememos que los próximos meses la situación se peor”. Incluso si la caída anual se mantuviera en el 40% cree que la situación sería insostenible, “el año pasado con una caída del 1% la situación ya era un drama, esto no tiene precedentes”.

Por ello avisa de que lo que viene ahora, con una caída de casi la mitad del mercado, viene un festival de recortes de plantilla en el sector. Con los ingresos tan reducidos “no se pueden mantener. Estamos generando una bolsa de desempleo ficticia brutal. Necesitamos ayudas para poder indemnizar a estas personas”. explica Zamácola. Y pide al Gobierno que ayude a que ese cambio estructural pueda darse, además de que lidere medidas para que el máximo número de empresas puedan sobrevivir a esta pronunciada caída en la facturación.

El sector lleva unos meses muy extraños, con el stock del confinamiento atascado en sus almacenes antes el desplome de la demanda. Las agresivas promociones de la campaña de verano “más atípica de la historia” no han sido suficientes para enderezar la situación. Las ventas del sector textil no solo han seguido cayendo, sino que ahora vuelve el miedo a desplomes más parecidos a los que se dieron a comienzos del año.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios