Las energéticas ante el covid: qué han hecho y qué deben hacer para ganar competitividad
  1. Empresas
según un estudio de minsait

Las energéticas ante el covid: qué han hecho y qué deben hacer para ganar competitividad

Las empresas energéticas han sabido reaccionar a la crisis del covid, pero queda camino por delante. Si quieren seguir siendo competitivas, esto es lo que deben hacer, según un estudio de Minsait

placeholder Foto:

Con la llegada del covid-19, el estado de alarma y el confinamiento, las empresas energéticas españolas vieron cómo su escenario cambiaba casi por completo. Para empezar, la mayoría de las empresas cerraban las puertas de sus oficinas y sus empleados pasaban a teletrabajar, con lo que el consumo energético a nivel industrial descendía bruscamente mientras el doméstico ascendía.

Y esto implicaba cambios más allá de las cifras puras y duras: muchas actividades se ralentizaban, del mismo modo que los clientes empezaban a cambiar sus hábitos de consumo. Casi de la noche a la mañana, por tanto, el escenario tradicional experimentaba un giro radical que traería implicaciones en la forma de trabajar, en los servicios ofrecidos a los usuarios y en los modelos de negocio.

Así lo evidencia el informe La empresa española ante el Covid-19 elaborado por Minsait, un compañía de Indra, que analiza tanto la actuación de las empresas energéticas durante esta crisis como las necesidades de evolución que les quedan por delante para ganar competitividad dentro de un entorno que se prevé más cambiante que nunca.

placeholder Fuente: Minsait.
Fuente: Minsait.

¿Qué han hecho las energéticas ante el covid?

El estudio muestra que, afortunadamente, las empresas energéticas españolas han sabido reaccionar a la crisis del covid-19 garantizando el servicio a sus clientes y sus propias operaciones internas. Esta reacción se ha demostrado a través de tres caminos.

1.- Asegurar el suministro energético

La bajada en el consumo de las empresas y la subida en el de las familias dejó un escenario desigual, es decir, una cosa no compensó a la otra. En general las energéticas se enfrentaron a un brusco descenso de la demanda en todo el país, con lo que tuvieron que redistribuir sus esfuerzos con un claro objetivo: asegurar la continuidad del suministro a nivel global en un escenario especialmente delicado de cara a la sensibilidad de sus clientes.

2.- Digitalización de procesos

El teletrabajo ha afectado a prácticamente todas las empresas, también a las energéticas. En este contexto, en el caso de las operaciones, la alta tecnificación de redes y plantas y las mejoras en automatización en los centros de control permitieron a dichas compañías afrontar la crisis sin interrupciones en el sistema. Los procesos de 'back-office' han funcionado en un contexto de teletrabajo sin mayores problemas merced a su apuesta por la automatización y la digitalización.

placeholder

3.- Apuesta por la sostenibilidad

En los momentos de crisis es cuando una compañía debe demostrar si sus compromisos sostenibles son un mero añadido o si, por el contrario, forman parte de una estrategia ineludible en cualquier contexto. Según relata el informe, en estas circunstancias tan delicadas las energéticas no han dejado de lado sus objetivos de transición hacia un modelo basado en energía limpias y renovables como parte de la recuperación económica.

¿Qué retos tienen por delante?

La situación de crisis, según el análisis de Minsait, ha sido salvada, pero esto no ha acabado. El covid-19 nos ha demostrado que, si el sector energético ya llevaba años acostumbrándose a escenarios cambiantes por la disrupción tecnológica y los hábitos de consumo de los usuarios, el futuro próximo va a acelerar la sucesión de cambios. Ahora se abre, por tanto, un nuevo escenario en el que las energéticas se enfrentan a una serie de retos para no perder su competitividad actual y seguir ganándola de cara a los próximos años.

1.- Flexibilización de servicios y canales digitales

Si los usuarios cambian sus hábitos de consumo, los servicios también deben ser distintos. El informe asegura que las empresas que quieran ser competitivas deberán impulsar la innovación en productos y servicios, buscando ser extremadamente flexibles a la demanda de los clientes para adaptarse a sus necesidades en cada momento.

También habrá una importante apuesta por los canales digitales y el refuerzo de los ‘call center’, todo ello con un objetivo último: la necesidad de lograr una visión omnicanal y de desarrollar estrategias de marketing analítico que permitan un mejor conocimiento de los clientes.

2.- Contingencia y continuidad del negocio

Esta crisis ha evidenciado que las compañías deben estar preparadas para contextos que pueden cambiar de manera muy acelerada. Por ello será necesario prepararse de cara a futuros eventos de alto impacto disponiendo de planes de contingencia y continuidad del negocio actualizados y probados en diferentes ámbitos, como el operativo o el financiero. Así mismo, las empresas deberán asegurarse de estar protegiendo debidamente su ciberseguridad en una época en que las ciberamenazas son crecientes e implican más riesgos que nunca.

La continuidad también pasa por garantizar la seguridad y salud de los trabajadores, que será una prioridad a corto plazo y llevará, entre otras cosas, a nuevas configuraciones de espacios y tiempos en las oficinas en los que la tecnología será una herramienta clave.

3.- Insistencia en la transición ecológica

Como veíamos antes, la crisis del covid no supuso que las empresas se olvidaran de sus compromisos medioambientales. De cara al futuro próximo se acentuará el foco en la transición hacia un modelo energético sostenible que gire sobre los ejes de garantía de suministro, eficiencia energética y reducción de las emisiones de efecto invernadero.

De hecho, las empresas seguirán avanzando en el proceso de transición energética y digital, lo que las llevará a afrontar la etapa postcovid más reforzadas, operando de manera más competitiva y con una aproximación al cliente más personalizada, dinámica y digitalizada.

placeholder

4.- Automatización de procesos

Según el sector de actividad en el que funcione cada empresa, tener a sus empleados teletrabajando puede implicar ciertas complicaciones, pero eso en ningún caso debe ser excusa para ofrecer un peor servicio.

Por ello, el informe asegura que se seguirá avanzando con el objetivo de minimizar la actividad presencial en la operación de redes y de grandes plantas industriales y de optimizar la presencia de operadores en campo mediante la apuesta definitiva por el desarrollo del IoT y la integración entre tecnologías de la información (IT) y tecnologías de la operación (OT).

5- Cambio cultural y corporativo

Está claro que esta transición lleva consigo una transformación cultural hacia un nuevo modelo de trabajo y de gestión. Será necesario impulsar el cambio cultural de los empleados hacia una nueva forma de hacer las cosas, de interactuar y de liderar a los equipos para conseguir hacer de manera digital lo que antes se hacía de manera física.

Según el informe de Minsait, en definitiva, "aquellas compañías que hayan aprovechado este periodo para continuar avanzando en su proceso de digitalización encontrarán una ventaja sustancial que les permitirá liderar el nuevo escenario, en el que la energía seguirá siendo el eje alrededor del cual continuará desarrollándose la sociedad".

Las predicciones de los expertos

Susana Zumel (Cepsa): "Cobrará más importancia la gestión del talento y capacitación de los profesionales en nuevas competencias y tecnologías". 

Rafael Blesa (Naturgy): "Había un miedo al cambio tecnológico que suponía una barrera difícil de gestionar y que ha desaparecido de un plumazo". 

Manuel Marín (Endesa): "Se está desarrollando un modelo de relación más digital con clientes mediante la consolidación del canal online y los marketplaces, las experiencias de usuario sin contacto humano, los medios de pago digital y los asistentes y agentes virtuales".

Fernando Lucero (Iberdrola): "Esta crisis ha llevado a una disrupción de los canales digitales que tendrá un impacto permanente y para la que, afortunadamente, estábamos preparados". 

José Valdelvira (CLH): "Es posible que cuando volvamos a la normalidad muchos de nosotros hayamos aprendido a realizar nuestro trabajo de una manera más eficiente y aprovechando mejor las ventajas que nos da la digitalización".

Empresas Coronavirus ECBrands