venta por internet

El Corte Inglés ficha a AT Kearney y Goldman para montar un operador logístico 'online'

El gigante de la distribución estudia aprovechar toda su logística para crear un nuevo operador que dé servicio tanto a sus tiendas como a las marcas que operan en sus grandes almacenes

Foto: Fachada de El Corte Inglés del paseo de la Castellana de Madrid, la joya de la corona del grupo. (EFE)
Fachada de El Corte Inglés del paseo de la Castellana de Madrid, la joya de la corona del grupo. (EFE)
Adelantado en

El Corte Inglés está decidido a dar un salto de gigante en el mundo de la venta 'online' y, con ese objetivo, ha fichado a AT Kearney, su consultora estratégica de cabecera, y al banco de inversión Goldman Sachs, que están trabajando en la creación de un nuevo operador logístico que permita al grupo de distribución reforzar su canal de ventas por internet, que durante la pandemia del coronavirus se ha mostrado insuficiente. Con ello, la firma tratará de llevar su liderazgo en tiendas físicas al boyante mercado de las compras online.

Según afirman fuentes conocedoras, la base de este plan es llevar al mundo virtual el signo diferencial que ya tiene El Corte Inglés en el físico: aglutinar en un único espacio (sus grandes almacenes) todas las marcas y todos los productos. De este modo, las insignias que ya están en los famosos 'corners' (los espacios que alquila la compañía, controlada por las hermanas Álvarez, a casi todas las grandes enseñas comerciales del país) también utilizarían este nuevo operador logístico para su venta 'online'.

Esta suma de fuerzas es crítica, ya que en el mundo de la logística el volumen es un elemento absolutamente diferencial y, de hecho, la falta de escala es uno de los grandes problemas que está teniendo la mayoría de marcas para hacer rentable la venta 'online' y que les hace perder todavía más posiciones frente a gigantes como Amazon o Inditex, que tienen en la logística una de sus ventajas competitivas.

Por su parte, El Corte Inglés cuenta con una capilaridad única, gracias a que posee naves por todo el territorio nacional, con dos centros de referencia en Valdemoro (Madrid) y Montornès del Vallès (Barcelona) y con sus propios grandes almacenes, que tienen la potencialidad de hacer el trabajo de última milla. Unos mimbres sobre los que AT Kearney y Goldman tienen ahora que analizar la posibilidad real que tiene el grupo de hacer con ellos un gran cesto para competir en la Champion League de la venta 'online'.

Parque logístico de El Corte Inglés.
Parque logístico de El Corte Inglés.

Junto al análisis estratégico que está dirigiendo AT Kearney, el papel de Goldman Sachs se centra más en encontrar un operador logístico internacional que entre como socio de El Corte Inglés en la creación de una sociedad conjunta (lo que en la jerga de los negocios se conoce como ‘joint venture’), que sería la encargada de hacer la operativa de las compras 'online'.

No obstante, las fuentes consultadas puntualizan que todos estos trabajos se encuentran en una fase muy inicial y que la viabilidad de este plan todavía está por demostrar, mientras que desde la compañía han declinado hacer comentarios. Si terminara cristalizando en la creación de un operador logístico, echaría por tierra los planes de numerosos inversores inmobiliarios, que confiaban en que el golpe del covid-19 pudiera forzar al grupo a tener que retomar sus planes de ventas inmobiliarias, en los que siempre ha estado gran parte de la cartera logística.

Aunque todavía está en fase de análisis, la idea es aprovechar el signo diferencial de ECI de trabajar con casi todas las marcas para tener volumen

Como todo el sector de la distribución, El Corte Inglés se ha visto directamente golpeado por la pandemia del coronavirus y por la orden de cerrar todos los establecimientos de venta al público que no fueran de primera necesidad, como alimentación o farmacias. Esta orden llevó al grupo a cerrar casi todas sus tiendas, salvo los supermercados o el canal 'online', que dispararon su demanda.

Haciendo de la necesidad virtud, han sido precisamente las excepcionales situaciones que ha vivido el grupo durante la pandemia las que lo han convencido de que es crítico ser un operador de referencia para el creciente mercado de la venta por internet. Se trata de un terreno que lleva años explorando, siendo siempre consciente del potencial que tiene su logística, pero ahora parece dispuesto a dar el golpe de gracia definitivo.

El Corte Inglés, cuyo ejercicio fiscal va de febrero a febrero, cerró 2019 con un aumento del beneficio del 20,1%, hasta 310 millones de euros; un incremento de las ventas del 1,2%, hasta 15.260,7 millones, y una mejora del beneficio bruto operativo (ebitda) del 5,4%, hasta 1.097. Además, redujo en 638 millones la deuda, hasta situarla en 2.729 millones, que ha refinanciado en su mayoría, al haber llegado a un acuerdo con 24 entidades financieras para alargar hasta 2025 el vencimiento de 2.000 millones de los compromisos financieros.

Dentro de la política de reorganización societaria que está llevando a cabo el grupo en los últimos años, El Corte Inglés llevará a la junta general del próximo julio la absorción de Sfera, movimiento en línea con los vistos en los últimos años con otras empresas como Hipercor o Bricor.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios