AYUDAS POR EL COVID-19

La banca se prepara para una guerra interna por 40.000 millones en líneas ICO

La próxima semana, la gran banca podrá quedarse los avales del covid-19 no colocados por sus competidores. El sector cree que los 100.000 millones son suficientes

Foto: EC.
EC.
Adelantado en

Se acabó la tregua. En una semana, la banca podrá quitar cuota de mercado a sus rivales con las líneas del Instituto de Crédito Oficial (ICO) desplegadas por el Gobierno contra el covid-19. Tras dos meses y medio desde su puesta en funcionamiento, todavía quedan por adjudicar algo más de 40.000 millones de los 100.000 millones anunciados por Pedro Sánchez a mediados de marzo.

Todos los ojos están puestos en Santander, la entidad que más rápido ha ido hasta ahora en el despliegue de estas líneas de financiación, aprovechando la antigua red de Banco Popular, que la convirtió en líder del negocio de pymes en España. Precisamente, autónomos y pequeñas empresas han concentrado la mayor parte de la demanda de las líneas ICO, en las que el Estado avala entre el 60% y el 80% de los créditos. Bankia es también de las que más rápido han ido, y el resto de las grandes entidades están trabajando para cubrir su porcentaje de cuota de mercado de aquí a la próxima semana, aunque sin grandes excesos, según fuentes del sector consultadas por este medio.

De este modo, el próximo 30 de junio es la fecha límite para que los bancos hagan uso de la cuota que se les ha ido asignando de los distintos tramos de las líneas ICO. El Gobierno lo hizo así para que no hubiera malas prácticas de competencia entre entidades, en un momento en que la prioridad era atender a los clientes con problemas de liquidez por los efectos del estado de alarma. Transcurrido este tiempo, se considera que las entidades que no hayan consumido su cuota pueden perderla.

El ICO ha ido habilitando los 100.000 millones anunciados por Sánchez por tramos. Los dos primeros llegaron en abril, de 20.000 millones cada uno, y se consumieron rápidamente por toda la demanda que había acumulada de la segunda mitad de marzo. Los dos siguientes llegaron en mayo, por valor de 44.500 millones. Y el último se aprobó la semana pasada, por los 15.500 millones restantes. Todos se han repartido por cuotas de mercado y ya hubo un primer corte, a finales de abril, para los primeros 20.000 millones, de los que se reasignaron 4.000 millones.

Quejas

Desde algunas entidades medianas, se quejan de que el Gobierno ha dado poco tiempo para trabajar el quinto tramo, de 15.500 millones, apenas 15 días, antes de que puedan perderlo a manos de sus competidores. Aun así, desde el sector señalan que estos avales están para ayudar a las compañías con problemas de liquidez, por lo que importa solo la agilidad, no proteger el negocio de los bancos.

Al margen de esta disputa por los 40.000 millones sobrantes, en el sector financiero se da por hecho que los 100.000 millones en avales serán suficientes. El ritmo diario de concesiones se ha ido frenando en las últimas semanas, bajando desde los más de 2.300 millones diarios (sin contar fines de semana) en el momento de mayor tensión a menos de 500 millones en los últimos días. Al ritmo actual, la banca tardaría más de tres meses en agotar los 100.000 millones.

Gobierno y banca creen de este modo que los avales del ICO será suficientes y que han cumplido bien su labor, facilitando que gran parte de las empresas y autónomos tengan liquidez durante los meses de confinamiento, evitando así que se rompa la cadena de pagos. La caída de la demanda de las últimas semanas responde precisamente a que con la desescalada muchos empresarios han recuperado ingresos y ya no han necesitado recurrir al banco. Incluso algunas sociedades que habían solicitado líneas ICO para cubrirse han decidido amortizar los préstamos anticipadamente.

El siguiente reto del Ejecutivo y del sector financiero llegará entre finales de año y la próxima primavera, cuando venzan los periodos de carencia de estos préstamos y muchas empresas vean imposible afrontar la situación de estar más endeudadas con menos ingresos. Para entonces, ya hay banqueros como Jaime Guardiola, CEO de Banco Sabadell, y José Antonio Álvarez, de Santander, sugiriendo que se plantee algún tipo de solución del ICO para facilitar las refinanciaciones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios