PRIMER TRIMESTRE

El virus provoca los primeros repuntes de morosidad en los bancos españoles

La morosidad tocó suelo en el primer trimestre, con Bankinter y CaixaBank mostrando los primeros repuntes en esta tasa y en el saldo de dudosos, respectivamente

Foto: María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter. (EFE)
María Dolores Dancausa, CEO de Bankinter. (EFE)
Adelantado en

La morosidad toca suelo en España a la espera del impacto del coronavirus. Las principales entidades del país —las 12 supervisadas por el BCE— anunciaron una morosidad media en España del 4,16% a finales de marzo, tras una ligera caída de casi ocho puntos básicos. Todos los bancos asumen que este ha sido el suelo tras seis años de mejora desde el pico de 2014, cuando la mora llegó al 14%.

Bankinter y CaixaBank empezaron a sentir los primeros efectos del virus en el primer trimestre. La entidad liderada por María Dolores Dancausa, que tiene la morosidad más baja del sector, sufrió un pequeño repunte del 2,51% al 2,58% en los primeros meses del año. El banco explicó a analistas que este incremento llegó sobre todo por 70 millones de euros de nuevos créditos dudosos, de los que 26 millones fueron de préstamos al consumo, 22 millones a pymes, 12 millones a compañías de tamaño mediano y siete millones de grandes empresas.

Junto a Bankinter, CaixaBank vio frenada la mejora de la morosidad, que se estancó en el 3,6% en marzo respecto a finales de 2019. Esta tasa no creció gracias al aumento de la cartera de créditos de la entidad catalana, ya que el saldo de dudosos también aumentó, de 8.794 millones a 8.957 millones, casi un 2% más. El grupo explicó que este cambio de tendencia se dio principalmente por el desplome de las recuperaciones de créditos morosos en marzo, debido al confinamiento.

La entidad liderada por Gonzalo Gortázar especifica en su informe financiero que el incremento de la morosidad se produjo entre particulares, con la tasa de impago de las hipotecas subiendo del 3,4% al 3,5%, y la de financiación al consumo, del 4% al 4,4%.

Santander y Cajamar, los peor situados

Al margen de estos dos repuntes, que se producen entre dos de las entidades con la morosidad más baja, la fotografía de los resultados de marzo deja la filial de Santander en España como la peor situada de cara a la crisis del covid-19. Así, su morosidad quedó en el 6,9% en el primer trimestre, dos puntos porcentuales por encima de la media del sistema. Cajamar es la otra entidad supervisada por el BCE que supera con creces al conjunto del sector, con un 5,8%.

Los banqueros esperan que el ascenso de la morosidad vaya de menos a más durante los próximos trimestres, alcanzando su pico entre 2021 y 2022. Así, gran parte de las empresas, autónomos y particulares con problemas están pudiendo acogerse a las líneas ICO de avales públicos o a las moratorias, con lo que su potencial impago se difiere unos meses o años. Así, hasta el 30 de abril, la banca había recibido 228.000 solicitudes de moratorias hipotecarias, casi 300.000 en créditos al consumo y había financiado más de 200.000 empresas.

A la espera de lo que ocurra dentro de un año o dos, los banqueros pronostican un salto de un punto porcentual de la morosidad en 2020: "La revisión de la evolución de la morosidad, pues, es difícil de prever, pero, en todo caso, veníamos con una trayectoria de mucha bajada, hasta el 3,6%, y a partir de ahora la ratio de morosidad va a subir. Esperamos cerrar el año con una ratio que estará por encima del 4% y por debajo del 5%. Por tanto, una distancia muy lejana de lo que han sido los máximos de la crisis anterior, donde estaba en los 11%", afirmó Gortázar en la presentación de resultados de CaixaBank. Estas previsiones coinciden con las de un informe reciente de Barclays. Jacobo Díaz, director financiero de Bankinter, es también optimista, al señalar que "quizá no lleguemos al nivel de morosidad" que hubo en la crisis financiera.

Las entidades empezaron a prepararse de cara a este repunte de la morosidad en el primer trimestre, adelantando provisiones por valor de 3.800 millones. Junto a estas dotaciones, los bancos españoles tienen un colchón de capital de más de 92.000 millones, con lo que podrían resistir que la tasa de impagos llegara al 13%, según el último 'Informe de estabilidad financiera' del Banco de España. Hay margen de maniobra, aunque la incertidumbre todavía es máxima.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios