Y el sector lo califica de "barbaridad"

El Gobierno veta las rebajas en tiendas para evitar contagios y solo las permite online

El Ministerio de Sanidad no pone fecha límite. Muchas empresas del sector textil esperaban lanzar ofertas para deshacerse del 'stock' de meses de inactividad y hacer caja para sobrevivir

Foto: Rebajas en unos grandes almacenes. (EFE)
Rebajas en unos grandes almacenes. (EFE)
Adelantado en

Nuevo incendio en la letra pequeña del BOE. En la orden aprobada este sábado, el Gobierno ha incluido la prohibición de las rebajas, ahora que la fase 1 permite la apertura de comercios. La medida afectará solo a las tiendas físicas, pues pretende evitar aglomeraciones de público, mientras que “esta restricción no afectará a las ventas en rebaja ni tampoco ventas en oferta o promoción que se realicen a través de la página web”, tal como recoge la disposición adicional segunda del capítulo XIV, referido a condiciones para el desarrollo de las actividades de turismo activo y naturaleza.

La decisión publicada por el Ministerio de Sanidad ha pillado por sorpresa a todos los agentes económicos, además de causar un fuego cruzado entre los afectados y el Ministerio de Comercio, que una vez más ha vuelto a quedar al margen de la redacción de esta medida. A la hora de dar explicaciones, el gabinete de Reyes Maroto se limitó a ofrecer interpretaciones laxas de la nueva norma, pese a que la literalidad del BOE ha hecho pensar a los grandes 'retailers' que las promociones y rebajas quedan prohibidas en tienda, y además sin referencias temporales.

Ni patronales ni grandes operadores entienden el sentido de la medida, que califican de “incongruente”. En realidad, su mayor desencuentro se produjo ya con la limitación de la apertura de tiendas en la fase 1 para aquellas mayores de 400 metros, a pesar de que las limitaciones de aforo al 30% garantizarían por igual la densidad de clientes por metro cuadrado, independientemente del tamaño de las tiendas. Por eso, el argumento sanitario que justifica esa medida entienden que en realidad justifica decisiones de otra índole, como puede ser la ayuda al pequeño comercio.

El Corte Inglés de la calle Preciados de Madrid, durante las rebajas de enero. (EFE)
El Corte Inglés de la calle Preciados de Madrid, durante las rebajas de enero. (EFE)

Respecto a las rebajas, la asociación de autónomos UPTA reclamó a finales de abril su prohibición para esta temporada de verano. El argumento era que esas ofertas “serían la puntilla para más de 700.000 personas autónomas que trabajan en el sector”, el 40% del pequeño comercio. Sin embargo, aunque esta nueva decisión pueda recoger en espíritu esa reclamación, el hecho de que pueda haber rebajas 'online' va a generar un claro desequilibrio entre las grandes empresas textiles, con medios y plataformas digitales para su acción comercial, y pymes y autónomos.

Eduardo Abad, presidente de UPTA, explica a El Confidencial que durante las reuniones la ministra de Industria, Reyes Maroto, les transmitió que estaba de acuerdo con retrasar las rebajas. A pesar de ello, define esta situación como "agridulce", porque "aunque agradecemos que se impidan, creemos que permitir la venta 'online' deja en una situación de inferioridad a las pequeñas empresas". Desde la asociación, reclaman la aplicación de más medidas en este sentido, porque "se trata de un mercado debilitado en el que, a la velocidad de destrucción a la que vamos, se perderá un 20% del sector".

Las principales asociaciones del 'retail' explicaron también a finales de abril que más de la mitad de las tiendas estaban en peligro de cierre y que 1,7 millones de puestos de trabajo estaban en el aire. Una de las principales asociaciones que dieron estas cifras fue Acotex. Su presidente, Eduardo Zamácola, explica a El Confidencial que, si finalmente se impiden las rebajas, “será una sorpresa y provocará indignación” en todo el sector. No lo da por seguro porque, aunque lo recoge el BOE, no cree que ese escrito sea suficiente para aplicar una prohibición tal como está redactado.

“Nos parece una auténtica barbaridad que se tomara esta decisión sin haberlo consultado antes con el sector y con las empresas” explica. El presidente de la patronal añade que “no tiene sentido prohibir las ofertas” porque, lo primero, cree que las tiendas no se llenarán de clientes y, lo segundo, “aunque así fuera, se puede regular la entrada a los establecimientos como pasa con los supermercados”. En cualquier caso, dice que es mejor que esto se hable con representantes del sector antes de tomar decisiones, porque al final solo contribuye a generar inseguridad y falta de confianza.

Muchas pequeñas empresas necesitan desprenderse de 'stock', acumulado tras meses de cierre, para hacer caja y poder sobrevivir

Como explica Javier Vello, socio de EY de Distribución y Productos de Consumo, “el sector necesita ahora liquidez, aun sacrificando rentabilidad. La temporada de primavera/verano ya se ha perdido al 90% y el grueso del 'stock' está pagado”, por lo que bloquear la capacidad comercial para dar salida carece de sentido si lo que se pretende es incentivar el consumo. De hecho, como recoge un reciente estudio de la consultora, el nivel de compra en ropa y complementos de los consumidores será igual o menor tras el confinamiento, y solo un 16% estaría dispuesto a gastar más.

Al tratarse de un gasto discrecional, como subraya Vello, el textil es uno de los sectores más afectados por la crisis. Empresas como Mango o Tendam presentaron expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) para amortiguar el desplome de las ventas, situación que no han podido revertir con las limitaciones de apertura para las tiendas. Ahora, la prohibición de las rebajas es percibida como la puntilla, pese a que el efecto llamada entre los consumidores está diluido, según el socio de EY. Las colas a las puerta de El Corte Inglés al inicio de las rebajas hace tiempo que pasaron a mejor vida.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
64 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios