Por el covid-19

El sector textil pide al Gobierno beneficios fiscales ante el desplome de sus ingresos

Entre ellos pide beneficios fiscales relativos al impuesto de Sociedades, IVA e IRPF. Argumentan que peligra un 25% de las empresas y un tercio de los empleos

Foto: Tienda de Zara cerrando (EFE)
Tienda de Zara cerrando (EFE)

El sector de la moda es uno de los que más fuertemente podría verse afectado por el Covid-19. Después de un 2019 que ya había sido malo, desde EY estiman que el 40% de su facturación se perderá en solo tres meses, poniendo en riesgo el tejido empresarial de este sector y los empleos que dependen del mismo.

La moda es una de las áreas económicas más importantes del país, con un 4% del mercado laboral ligado al mismo y con una representación del 2,85% del PIB total. Por ello, con una situación especialmente vulnerable a la crisis del Covid-19 han pedido a la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño y a la de Industria, María Reyes Maroto, una serie de medidas a través de una carta abierta.

Esta carta ha sido firmada por las cuatro asociaciones más representativas del sector y estas son las 5 medidas que piden al Gobierno. La más relevane, pide beneficios fiscales relativos al impuesto de Sociedades, IVA e IRPF.

  • En materia de arrendamiento de locales comerciales “fijación de un marco normativo que asegure jurídicamente los pactos a los que lleguen arrendadores y arrendatarios”, con efectos desde el inicio del estado de alarma y al menos hasta los seis meses siguientes a su terminación. En concreto piden que haya espacio en la ley para una “condonación de rentas y la renegociación bilateral de los contratos en una situación de cierre completo de los establecimientos”.
  • Que aclaren expresamente su compromiso de seguir permitiendo que apliquen los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTEs) en curso “cuando concurran causas económicas, técnicas, organizativas o de producción”. Porque los efectos de la crisis se alargarán hasta 2021.
  • Que tengan la posibilidad de tramitar un nuevo ERTE una vez finalizado el que ya se hubiera solicitado por Covid-19, “siempre y cuando concurran causas económicas, técnicas, organizativas o de producción”.
  • Que se flexibilice el procedimiento de la empresa respecto al convenio laboral. “Hay que adaptar el trabajo a nuevas necesidades para poder salvarlo”.
  • “Adopción inmediata de un conjunto de medidas fiscales para el aplazamiento, suspensión de exacción, flexibilización de requisitos y establecimiento de determinados beneficios fiscales relativos, en esencia, al Impuesto sobre Sociedades, al IVA y al IRPF”.

​​Remarcan ue estas medidas deben emprenderse porque la moda ya venía de una situación mala en 2019, deteriorada por la crisis financiera (tiene un volumen un 20% menor que entonces) mientras que la llegada del Covid19 puede super que se pierdan entre 6.000 y 7.000 millones de euros solo en 2020.

"Tras un mes de cierre de los puntos de venta y con perspectivas de gasto en moda muy negativas a medio plazo, el sector necesita medidas urgentes para no desaparecer. Más de 300.000 empleos están en juego", han resaltado.

Se perderán 65.000 puesto de trabajo

La consultora EY estima que esta caída de la facturación se saldará con 65.000 puestos de trabajo que se perderán y más de un 25% de las empresas cerrando sus puertas para siempre.

Recogen estos datos en un informe en colaboración con Boston Consulting Group llamado “Análisis del impacto de la crisis delcovid-19 en el sector de la moda”. Y el principal problema que recoge su análisis es que “la actual estructura de costes de los comercios de moda no es viable” en la situación actual. De hecho, más allá de los 65.000 puestos de trabajo, un tercio de los mismos quedarían en peligro.

Análisis de EY y Boston Consulting grouo
Análisis de EY y Boston Consulting grouo

El principal problema que atraviesa el sector es que la crisis le ha pillado con unos costes operativos muy altos y que “representan el 50% de la facturación”. Los más relevantes son el salario de los empleados y los alquileres, que suman solo ellos un 40% de la facturación más el inventario que ya ha sido adquirido, que es un 20% del previsto para todo el año, antes de saber que iba a estallar esta situación.

En el propio estudio explican que hay otros gastos operativos que no se pueden medir en su totalidad y que también elevan los costes operativos, como impuestos o cuota de autónomos. Por ello el coronavirus habría llegado en un momento donde habría muy poca liquidez por parte de las empresas para poder afrontarla.

Para impedir los mayores estragos que puede sufrir el sector de la moda, desde EY recomiendan que el Estado fije un marco normativo adecuado para tomar medidas excepcionales de al menos hasta seis meses después de que termine la crisis. También piden que extienda las medidas adoptadas para los arrendamientos y que el ministerio de Hacienda “establezca criterios interpretativos sobre la incidencia del IVA en la moratoria o condonación de la deuda”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios