hoteles solidarios frente al covid-19

Cómo se han transformado los hoteles Meliá para acoger pacientes con coronavirus

Con el propósito de aliviar la red hospitalaria, la compañía ha puesto a disposición de las autoridades la totalidad de sus hoteles: cinco están ya medicalizados y dos para servicios esenciales

Foto: Meliá Palma Bay. (EFE)
Meliá Palma Bay. (EFE)

Aplanar la curva de contagios y evitar el colapso de la Sanidad se han convertido en las prioridades para una sociedad que ha visto cómo su modo de vida ha dado un giro de 180 grados de un día para otro. Los hoteles, por ejemplo, han pasado de ser un lugar recreativo y de descanso a convertirse en espacios medicalizados para albergar enfermos por el Covid-19, leves o que se encuentren en fase de aislamiento.

Meliá International Hotels ha sido una de las primeras cadenas hoteleras en ofrecer a las autoridades sanitarias sus 140 hoteles repartidos por toda la geografía española. ¿Su propósito? Proporcionar a los pacientes una mayor seguridad para evitar posibles contagios, además de preservar la red de hospitales para los casos más graves o que precisen cuidados más especializados e intensivos. Para ello, la compañía balear cuenta con una fuerte infraestructura tanto en el ámbito de instalaciones como de comunicación y logística en la mayoría de las capitales de provincia.

Los hoteles medicalizados que están operativos son Meliá Palma Bay, Meliá Sitges, Meliá Barcelona Sarrià y los hoteles del grupo en Melilla y Vielha

El proceso de adaptación de estos ‘hoteles solidarios’ ha sido paulatino. A medida que el riesgo de saturación de los servicios sanitarios se ha ido incrementando, Meliá ha ido incorporando sus establecimientos. En la actualidad, son cinco los hoteles medicalizados que están operativos: Meliá Palma Bay y Meliá Sitges (primeros en habilitarse), Meliá Barcelona Sarrià y los hoteles del grupo en Melilla y Vielha (Valle de Arán).

Meliá Palma Bay, ubicado en el complejo del Palacio de Congresos de Palma, consta de 268 habitaciones, de las cuales, 250, distribuidas en ocho plantas, han sido puestas a disposición del Hospital Universitario Son Llàtzer, tal y como confirmó la Conselleria de Salut a finales de la semana pasada. Los primeros pacientes con coronavirus comenzaron a llegar a las instalaciones el martes 30.

Personal de la cadena, junto con activos de la UME, en la medicalización del Meliá Palma Bay. (Meliá International Hotels)
Personal de la cadena, junto con activos de la UME, en la medicalización del Meliá Palma Bay. (Meliá International Hotels)

Por su parte, el hotel Meliá Sitges, en la localidad barcelonesa homónima, aloja a enfermos sociosanitarios para descongestionar el hospital comarcal Sant Camil, adjunto del Consorcio Sanitario Alt Penedès-Garraf (CSAPG). En total, han sido habilitadas 40 habitaciones. Y puesto que la Ciudad Condal y Madrid son dos de las provincias más afectadas, la cadena de la familia Escarrer ha puesto íntegramente a disposición del Hospital Vall d’Hebrón, que se encuentra al 80% de su capacidad, las 300 habitaciones del Meliá Sarrià para los enfermos más leves.

Finalmente, en Melilla se han habilitado inicialmente dos plantas para pacientes de Covid-19, y en la capital del Valle de Arán, en el Pirineo catalán, la totalidad de sus cuatro plantas, unas 95 habitaciones. Además, los Meliá ubicados en Valencia y Bilbao se encuentran en fase avanzada de estudio para su medicalización.

Cómo se medicaliza un hotel

Complejo y exigente. Así es el proceso de medicalizar un hotel, y más en un momento en que los trabajadores de Meliá se encuentran en una situación laboral complicada, con procesos abiertos de expedientes de regulación temporal de empleo. Desde la compañía, afirman que, “en algunos casos, ha habido que ‘rescatar’ personas de los ERTE o contar con colaboradores voluntarios”.

“La respuesta de nuestra gente ha sido espectacular: he visto a trabajadores de un hotel llorar de emoción mientras adaptaban una habitación o plastificaban una cama. Les he visto exhaustos concluyendo la preparación del hotel a las tres de la madrugada, porque al día siguiente recibían a los primeros pacientes y sanitarios”, reconocía Gabriel Escarrer, presidente de la cadena balear.

Y es que esta transformación implica a una gran cantidad de áreas: el departamento Legal, que se encarga de los acuerdos de cesión del uso, los materiales o asegurar las contingencias; el personal de Mantenimiento y Servicios Técnicos, quienes deben quedarse a cargo de las instalaciones durante toda la operación, o Seguridad, Food and Beverage (alimentos y bebidas), Sistemas IT (técnicos informáticos) y Comunicación, entre otros. El área de Salud Laboral realiza la coordinación en materia de prevención de riesgos a la entrega y devolución de los hoteles.

El equipo encargado de medicalizar el Meliá Sarrià de Barcelona. (Meliá International Hotels)
El equipo encargado de medicalizar el Meliá Sarrià de Barcelona. (Meliá International Hotels)

Por su parte, la autoridad sanitaria que dirige la operación establece una serie de requerimientos en cuanto a la higiene y seguridad, con productos específicos de desinfección, así como protocolos concretos de esterilización. Esto implica, además, que una gran parte de materiales, tales como almohadas o ropa de cama que no se pueden desinfectar por completo, quedarán inutilizables al finalizar la ocupación sanitaria. Los colchones y otras superficies expuestas, así como ascensores y otros espacios comunes, se protegen plastificándose y desinfectándose minuciosamente. Una vez que los hoteles dejen de cumplir esta función solidaria, se procederá a una exhaustiva desinfección, eliminando así completamente cualquier riesgo para su futura utilización.

También existe un protocolo a la hora de acoger a los pacientes y al personal asistencial. Siempre que se puede, el director del hotel da la bienvenida al paciente al bajar de la ambulancia y le agasaja con algún pequeño obsequio, como bombones. Además, los sanitarios reciben una carta firmada por Gabriel Escarrer donde les expresa su reconocimiento y admiración.

En el caso, por ejemplo, de Meliá Palma Bay, la transformación implicó al Gobierno de las Islas Baleares, al Ayuntamiento de Palma y la Brigada de Infantería Palma 47 del Ejército de Tierra, además del operativo de la cadena hotelera.

La compañía también ha habilitado hoteles para acoger al personal sanitario, trabajadores de Renfe, tripulaciones áreas o servicios funerarios

Meliá International Hotels trabaja de manera activa con las autoridades españolas valorando cuáles de sus establecimientos en las distintas ciudades del país pueden ser de ayuda. Por ello, además de los centros medicalizados, también están operativos aquellos denominados para ‘servicios esenciales’. La labor de estos hoteles no es otra que la de alojar a profesionales cuyos trabajos sean imprescindibles. Por ejemplo, el hotel del grupo en León se mantiene abierto para alojar a personal sanitario y de Renfe, mientras que el situado en las inmediaciones del aeropuerto Madrid-Barajas Adolfo Suárez está destinado a las tripulaciones, desvíos aéreos, funerarios y otros colectivos. El Meliá Palma Bay también habilita habitaciones para los profesionales asistenciales.

Pero no solo en España, también fuera algunos hoteles de la cadena permanecen abiertos para tareas de apoyo, a petición de las autoridades. Es el caso del Innside Manchester, en Reino Unido, que acoge a personas vulnerables y cuidadores que en estos momentos no pueden volver a sus casas. Y el hotel Meliá Luxemburgo que prevé mantener su apertura, con servicios limitados, para atender a clientes de líneas aéreas y trabajadores sanitarios.

“Nunca habría pensado que esta situación pudiera darse, pero hoy pienso que poder contribuir a aliviar la presión de nuestros enfermos y sanitarios, convirtiendo nuestros hoteles en hospitales provisionales, es lo más generoso e importante que nunca habremos hecho como empresa hotelera”, concluye Escarrer.

Empresas