POR 115 MILLONES DE EUROS

Abanca compra el 40% de Pescanova a Caixa y Sabadell para salvar a la empresa gallega

Tras meses de negociaciones, Abanca ha alcanzado un acuerdo con los dos bancos con sede operativa en Barcelona, imponiéndose a Bank of America y a Brookfield

Foto: El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet. (EFE)
El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet. (EFE)

Nueva Pescanova ya tiene un nuevo y definitivo dueño. Según aseguran fuentes financieras, Abanca, el grupo bancario gallego propiedad del venezolano Juan Carlos Escotet, ha adquirido el 40% de la pesquera también gallega, que estaba en manos de Banco Sabadell y de CaixaBank. El empresario latinoamericano ha pagado 115 millones de euros por este paquete mediante el cual eleva su participación al 79,29% y salva a la compañía de una situación muy delicada.

Las mismas fuentes indican que Abanca ya ha alcanzado un acuerdo con Sabadell, dueño del 24,5% del capital, y con CaixaBank, propietario del 15% de las acciones heredadas de la antigua Pescanova. Esta compañía quebró en 2013, con acusaciones de manipulación de cuentas incluidas, y las entidades financieras cambiaron la deuda por capital para convertirse en los accionistas más destacados de lo que se rebautizó como Nueva Pescanova.

Tras meses de negociaciones, Abanca ha alcanzado un acuerdo con los dos bancos con sede operativa en Barcelona, imponiéndose a Bank of America y a Brookfield, que habían amagado varias veces con tomar el control. El banco estadounidense tiene un 9% del capital de Nueva Pescanova, mientras que el fondo canadiense de infraestructuras ostenta un 4%. El restante 7% está en manos de inversores particulares.

De momento, el acuerdo es únicamente con Sabadell y con CaixaBank, aunque los fondos, que habían cambiado de postura, también tenían intención de vender. Tanto Bank of America como Brookfield habían rechazado las últimas ofertas de Abanca, que llegó a ofrecer unos 150 millones por las participaciones de los dos bancos españoles y las de los acreedores extranjeros.

La operación es todo un regalo para Sabadell y CaixaBank, ya que podrán apuntarse plusvalías al liberar el capital que el Banco Central Europeo (BCE) obliga a provisionar cuando un banco toma participaciones industriales, así como por la reducción de mora en sus balances. Al contrario, Abanca tendrá que dotar esta inversión desde el minuto uno, según la regulación del supervisor europeo.

El CEO de Nueva Pescanova, Ignacio González. (EFE)
El CEO de Nueva Pescanova, Ignacio González. (EFE)

Abanca, heredera de la antigua NCG Banco (el grupo surgido de la fusión fallida de Caixa Galicia y Caixanova), desembarcó con fuerza en Nueva Pescanova en 2018, mediante compras a bancos que también se habían visto pillados por la quiebra de la vieja Pescanova. Adquirió las participaciones de BBVA, que tenía un 5,9%, de HSBC, que había convertido su deuda impagada por un 6,77% del capital, y de Bankia (3,5%). En 2019, prosiguió su escalada al hacerse también con los paquetes del Santander y del italiano UBI Banco, hasta alcanzar el 39,29% actual.

Malos resultados con el juicio de fondo

En principio, Nueva Pescanova debía presentar próximamente un nuevo plan estratégico 2020-2023. En 2019 cerró con pérdidas de unos 50 millones, consecuencia de la caída del precio del gambón en Argentina y de una menor demanda de este y otros productos por parte de China, según las previsiones recogidas en un informe de Deloitte. La compañía con sede en Chapela, que ha sufrido la depreciación del peso argentino, uno de sus principales mercados, tiene una facturación que ronda los 1.000 millones de euros.

Mientras tanto, la Audiencia Nacional ha decidido abrir juicio oral contra la mujer y dos hijos del expresidente de Pescanova Manuel Fernández de Sousa, a quienes reclama más de 14,2 millones de euros de fianza y acusa de los delitos de blanqueo de capitales y contra la Hacienda pública. El auto, firmado por el juez José de la Mata, precisa que los tres ocultaron a Hacienda la existencia de cuentas en Andorra, que salieron a la luz tras una comisión rogatoria pedida en 2016 a las autoridades de ese país en el marco de la instrucción del llamado caso Pescanova.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios