RESULTADOS DEL SANTANDER

Santander pide un acuerdo político para un “crecimiento inclusivo con estabilidad fiscal”

Los ejecutivos de Banco Santander reclaman que haya un Gobierno que prime políticas económicas hacia la estabilidad.

Foto: José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander, y Ana Botín, presidenta. (Reuters)
José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander, y Ana Botín, presidenta. (Reuters)

El consejero delegado del Santander, José Antonio Álvarez, se alineó con el mensaje de la presidenta, Ana Botín, que antes de las elecciones pidió estabilidad. El número dos reclama políticas que favorezcan un crecimiento que sea coherente con la reducción de la desigualdad y la sostenibilidad fiscal.

Álvarez pidió al próximo Gobierno que prioriza un marco de políticas económicas que fomente el “crecimiento inclusivo con estabilidad fiscal, que son objetivos compartidos y razonables como país”. “A los partidos les corresponde llegar a acuerdos de forma que generen atractivo para invertir en el país, con confianza para los empresarios con la meta de que reduzcan el desempleo”, añade el consejero delegado, que resta importancia al informe del banco para grandes inversores que señala que la mejor opción es un acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, ya que “son opiniones personales de los analistas, que además en este caso se refería al consenso del mercado”.

El ejecutivo sigue en el cargo tras el fichaje frustrado de Andrea Orcel para sustituirle, ya que Álvarez iba a pasar a presidir Santander España ante la jubilación de Rodrigo Echenique. El número dos de Ana Patricia Botín ha evitado dar detalles sobre la búsqueda de un presidente para España, donde está el reto de terminar de digerir la compra del Popular.

El consejero delegado ha detallado que ya se han integrado 600 oficinas del Popular dentro de la red de Santander, un 40% del total. El resto de sucursales, estarán integradas en julio. Álvarez se ha mostrado confiado en las negociaciones para el ERE del Popular que se ponen en marcha el próximo lunes: "Siempre han ido bien".

El número dos del banco ha reconocido que cuando compraron Popular en 2017 había otro escenario de tipos de interés, que no se ha cumplido. De ahí el nuevo ajuste de 250 millones que anunció en la presentación del plan estratégico, para lograr la meta de rentabilidad del 13-14% de retorno de capital tangible (RoTE) que se prometió a los accionistas de Santander.

Coste de los depósitos

La entidad redujo el coste de los depósitos hasta el 0,12%, aunque “compara con el -0,4% del BCE para la facilidad de depósito”, avisa Álvarez, que defiende que ha habido un buen comportamiento de la cuenta 1,2,3 con captación de 26.000 clientes nuevos y un aumento de 5.000 millones en depósitos hasta cerca de los 50.000 millones.

Sobre las operación corporativa en México, Álvarez justifica la oferta a los minoritarios por el atractivo del negocio con un retorno sobre el patrimonio tangible (RoTE) del 20%, mientras que el acuerdo con Credit Agricole generará plusvalías de 700 millones que se utilizarán para saneamientos y servirá para tener economías de escala con 5 billones (millones de millones) de euros en un negocio en el que los ingresos “son 1 o 2 puntos básicos del activo depositado”.

También defendió la inversión de 20.000 millones en tecnología presentada en el ‘investor day’ junto a los planes estratégicos a medio plazo ante la amenaza de las ‘fintech’ en determinados nichos. “Nuestro objetivo es competir con un servicio igual o mejor y a un coste igual o inferior para mejorar eficiencia y productividad”, sostiene el consejero delegado.

El banco cántabro generó un beneficio de 1.840 millones en el primer trimestre, lo que supone un 10% menos que el mismo periodo del año anterior como consecuencia de la venta de una cartera de pisos en España con pérdidas de 180 millones y 78 millones de costes de reestructuración en Polonia y Reino Unido.

Brasil ha sido de nuevo el país que ha tirado de los resultados del grupo, con un beneficio de 724 millones representa un 29% del total de la entidad. La filial española se consolida como segunda economía (403 millones), seguida de Consumer Finance y Reino Unido. La filial británica era antes del Brexit la que más aportaba a la entidad, y ahora se ha quedado en un 11% del total. En México el beneficio se eleva un 12% hasta los 206 millones, en Estados Unidos un 35% hasta los 182 millones, en Chile un 1% hasta los 149 millones, en Portugal sube un 7% hasta los 135 millones y en Polonia un 1% hasta los 52 millones. Argentina, en último lugar, sufre un deterioro del 68% hasta los 11 millones.

Sobre el deterioro de Reino Unido, el consejero delegado achaca la caída de beneficios y de peso de la filial en el grupo a un incremento de la presión comercial que impacta en márgenes y al efecto de la incertidumbre sobre el Brexit en el crecimiento de la economía británica.

Banco Santander empeoró sus números en el primer trimestre. La rentabilidad del grupo cántabro disminuyó como consecuencia de la caída del beneficio. El retorno sobre el capital (ROE) bajó desde el 8,67% del primer trimestre de 2018 hasta el 7,85% entre enero y marzo de 2019, mientras que el retorno sobre el patrimonio tangible (RoTE) cayó desde el 12,42% al 11,15%. La entidad tiene como objetivo elevar esta ratio hasta la horquilla entre el 13% y el 15% a medio plazo.

“Este año las economías donde operamos crecerán entre el 1,5% y el 2% por debajo del potencial”, señala el consejero delegado, que apunta al control de costes, la captura de sinergias y que “no hay signos de deterioro” en el coste del crédito, dado que el segmento del retail “depende del desempleo y el empleo se está comportando bien en las economías donde estamos”, añade. De hecho, se muestra optimista con el desempeño de la economía de Estados Unidos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios