El contrato supera los 10 millones de euros

Naturgy se impone a Iberdrola en la puja por el plan de desmantelamiento de Garoña

Enresa adjudica a Naturgy, Westinghouse e Idom el servicio de ingeniería de desmantelamiento de la nuclear tras descalificar a Iberdrola y sus socios (Técnicas Reunidas y Ghesa), que han recurrido

Foto: Acceso principal de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos). (EFE)
Acceso principal de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos). (EFE)

La central nuclear de Santa María de Garoña ya no produce electricidad, pero sigue siendo negocio. Uno de los primeros beneficiados del plan de cierre de la planta burgalesa, acordado por el Gobierno de Rajoy en 2017, será Naturgy. La filial de ingeniería de la antigua Gas Natural Fenosa, junto con Westinghouse e Idom, se ha impuesto al consorcio formado por Iberdrola, Ghesa y Técnicas Reunidas en la adjudicación licitada por Enresa para el servicio de ingeniería del desmantelamiento de la central atómica.

Naturgy y sus socios han conseguido este contrato, por valor de 10,4 millones de euros, después de lograr una puntuación en la parte cualitativa más del doble de alta de la que logró la UTE de Iberdrola: 46,2 puntos frente a 20,25. De hecho, la raquítica puntuación del consorcio perdedor, inferior al umbral mínimo del 50%, provocó que Enresa lo descalificara del proceso, con lo que ni siquiera llegó a presentar una oferta económica por este contrato millonario. Dicho de otro modo, Ghesa, Técnicas Reunidas e Iberdrola suspendieron el primer examen y quedaron eliminados.

Fuente: Enresa.
Fuente: Enresa.

Iberdrola recurre su descalificación

Sin embargo, la compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán y sus socios no han dicho la última palabra a este respecto. Enresa informó el pasado 19 de marzo, pocos días después de conocerse el veredicto final, de que la UTE compuesta por las tres empresas perdedoras había interpuesto un recurso especial en materia de contratación ante el Tribunal Administrativo Central de Recursos Contractuales por la exclusión que sufrió en el proceso de adjudicación. No obstante, este recurso no suspende la tramitación, con lo que Naturgy, Westinghouse e Idom siguen adelante.

Esta no es la primera vez que la compañía pública Enresa trabaja con Westinghouse, la multinacional más grande del mundo en el sector nuclear. De hecho, esta empresa es una de las encargadas del desmantelamiento de la planta de José Cabrera (Zorita), la otra central que ya está en proceso de desmantelamiento.

Con la resolución de la licitación, Enresa adjudica este negocio, que se extenderá a lo largo de cinco años, precisamente a la empresa que no tenía participación en Garoña. Dicho de otro modo, Iberdrola, participada al 50% junto con Endesa de Nuclenor, sociedad dueña de Garoña, no podrá aprovechar parte de los impuestos pagados a Enresa durante la vida de la planta atómica y destinados precisamente al desmantelamiento de la central.

Una vez que se decreta el cierre, que apoyó con fuerza la propia eléctrica vasca, esta pasa a manos de la empresa pública que gestiona los residuos nucleares, con lo que el proceso de desmantelamiento se lo puede llevar cualquier otro distinto al dueño de la central, a diferencia de lo que ocurre en otros países, donde son los propietarios de las plantas los encargados del proceso de clausura.

Esta es una de las primeras piezas del puzle del apagón nuclear que se tendrá que conformar en España en las próximas décadas. Tras acordarse el cierre nuclear desde 2028 a 2035, Enresa tendrá que ir gestionando el desmantelamiento de todas las centrales. No solo de esta de Garoña o la de Zorita, sino de todas las demás, que arrancará con Almaraz en 2027 y finalizará con Trillo en 2035. A partir de ahí, se estima que los trabajos para la clausura definitiva de todas las plantas se extenderán aproximadamente 25 años en cada central atómica.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios