presentará recurso ante el tribunal supremo

Condenado el expresidente de Sanitas por dos delitos fiscales tras la venta a Bupa

El expresidente de Sanitas, Marcial Gómez Sequeira, ha sido condenado por no declarar todas las plusvalías que obtuvo por la venta de sus acciones a la multinacional británica Bupa a finales de los 80

Foto: Sede en Londres de Bupa, filial de Sanitas. (Bupa.com)
Sede en Londres de Bupa, filial de Sanitas. (Bupa.com)

Marcial Gómez Sequeira, expresidente de Sanitas, ha sido condenado por dos delitos contra la Hacienda Pública tras no declarar la totalidad de las plusvalías generadas por la venta de sus acciones de Sanitas a la inglesa British United Provident Association (Bupa) en 1988. En total, el exdirectivo y su mujer estaban acusados de defraudar a Hacienda más de 20 millones de euros.

Según consta en la sentencia a la que ha tenido acceso El Confidencial, Gómez Sequeira ideó un mecanismo "de forma deliberada para obtener un ahorro fiscal ilícito derivado de la tributación que se correspondería con la ganancia obtenida por la venta de sus acciones", por entonces el 52% del capital de Sanitas junto a su esposa.

En concreto, el empresario creó en 1988 la sociedad Investwhite SA con el objetivo declarado de realizar transacciones mobiliarias e inmobiliarias. No obstante, según reza el escrito de la Audiencia Provincial de Madrid fechado el pasado mes de octubre, "su única actividad fue la tenencia y titularidad de dos paquetes de acciones de Sanitas" que fueron vendidos a Bupa a través de una sociedad intermediaria denominada Basfin, todo ello con un documento privado. Por esta operación obtuvo "una plusvalía de 9.541.742.500 de las antiguas pesetas y por la que no se tributó" ya que ni el empresario ni su mujer, también acusada, lo reflejaron en su totalidad en sus declaraciones de IRPF.

Gómez Sequeira ideó un mecanismo "para obtener un ahorro fiscal ilícito derivado de la tributación que se correspondería tras la venta de sus acciones"

Para los magistrados, "se ha conseguido que el acusado cobre el precio de la transmisión de las acciones de Sanitas pese a figurar como vendedora Basfin, pura sociedad pantalla, con lo cual, el auténtico y real vendedor fue el acusado que utiliza esta sociedad pantalla para eludir el pago de toda la ganancia porque no consta en el definitivo contrato de compraventa con Bupa como vendedor aunque verdaderamente lo sea, y se consigue que Investwhite no haya tributado al 100x100 que es lo que le hubiese correspondido pagar". En suma, una estrategia que el tribunal tacha de "ingeniería financiera".

El Ministerio Fiscal había acusado de tres delitos fiscales a cada uno de ellos correspondientes a los años 1990, 1992 y 1993 y solicitaba una pena de cinco meses de arresto mayor "y accesoria de suspensión de todo cargo público profesión u oficio durante todo el tiempo de la condena". En cifras, reclamaba una multa de 2,7 millones de euros para Gómez Sequeira y de 2,1 millones para su mujer. En cuanto a la responsabilidad civil, la fiscalía pidió que el matrimonio indemnizase a las autoridades tributarias con algo más de 13 millones de euros (5,3 millones Gómez Sequeira y 7,8 millones su mujer).

Por su parte, la acusación particular (la Agencia Estatal de Administración Tributaria) pedía penas de prisión para ambos e indemnizaciones por valor de 11,9 millones en el caso del exdirectivo y de 9,5 millones en el de su esposa. A diferencia del Ministerio Fiscal, su acusación también incluye el ejercicio fiscal de 1989.

Finalmente, el expresidente ha sido condenado por dos delitos fiscales, a dos meses y dos días de arresto mayor (privación de libertad), a abonar dos multas por valor de 260.000 euros por las cuotas defraudadas en 1990 y 1992 y a pagar una indemnización de 187.510 euros a la Hacienda Pública en calidad de responsabilidad civil.

Los abogados del expresidente de Sanitas tienen previsto presentar en los próximos días un recurso de casación ante el Tribunal Supremo

Respecto a su mujer, el tribunal considera que en todo momento fue "teledirigida" por su marido y ha quedado absuelta. "En efecto, guste o no, ella pertenece a una generación de mujeres educadas para formar un hogar en el sentido más tradicional de la época, sin demasiadas alternativas a la de crear una familia en la que su unidad tenía roles absolutamente diferenciados y donde el varón era quien aportaba trabajo fuera de casa y dinero, mientras que ellas aportaban su trabajo dentro del hogar y para más inri, no valorado, por lo que por más que fuese dueña "formal" de la mitad de las acciones de Sanitas en 1988 (su régimen económico matrimonial era de gananciales), es totalmente creíble que ella sí fuese teledirigida", señala el escrito que también pone de relieve que ella manifestó que firmaba "lo que le ponían delante".

Por otro lado, el tribunal no ha querido pasar por alto el hecho de que se enjuicien ahora delitos fiscales denunciados en 1995, algo que le causa "sonrojo" y "estupefacción" y que le ha llevado a aplicar una atenuante muy cualificada a la hora de dictar sentencia. "Se ha vulnerado con creces el derecho de todo justiciable a que su causa sea vista en un tiempo prudencial", admite.

El Confidencial se ha puesto en contacto con los abogados de Gómez Sequeira, que confirman a este diario que presentarán un recurso de casación ante el Tribunal Supremo antes de que acabe enero y confían en el que el caso quede resuelto antes de que acabe el año.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios