Creen que hay base jurídica suficiente

Segundo asalto en la batalla por Bon Preu: Josep Font prepara recurso ante la Audiencia

La juez se ha negado a que Joan Font tenga que pagar 530 millones de euros, que es lo que reclama su hermano menor por el 50% que posee en Bon Preu y ahora su hermano recurrirá

Foto: Imagen de archivo de uno de los establecimientos de Bon Preu.
Imagen de archivo de uno de los establecimientos de Bon Preu.

La batalla legal en el seno de Bon Preu, una de las mayores cadenas de supermercados de España será larga. El hermano mayor, Josep Font, ha perdido en el juzgado mercantil número 8 pero ya se prepara para recurrir ante la Audiencia de Barcelona, al considerar, según apuntan fuentes empresariales cercanas al hermano menor, que hay base jurídica suficiente para un recurso razonado. Josep Font es vicepresidente de Bon Preu, accionista del 50% del grupo y quiere vender su participación pero que ha topado de bruces con la resistencia de su hermano, Joan Font.

La juez se ha negado a que Joan Font tenga que pagar 530 millones de euros, que es lo que reclama su hermano menor por el 50% que posee en Bon Preu, un gigante que factura 1.200 millones, con marca como Bon Preu o las grandes superficies Esclat. Sin embargo, en el equipo jurídico de Josep Font se muestran convencidos de que no se ha tenido en cuenta una declaración del laudo arbitral al que se habían sometido ambas empresas, por el cual se establecía que la parte que representa Josep Font no ha dado por finalizado el derecho de separación. A juicio de esta parte, el derecho de separación que le ampara como socio sigue vigente y, por lo tanto, su hermano Joan Font no puede iniciar, tal y como ya ha comenzado a hacer, el proceso de escisión de la compañía.

Josep Font cree que se le está expulsando de una sociedad que es tanto suya como de su hermano, según la fuentes del sector del comercio en Cataluña consultadas. Que por ello la empresa no reparte dividendos, por eso se subió el salario su hermano mayor; y que por eso la única oferta que se le ha puesto sobre la mesa ronda los 200 millones, según apunta un experto en fusiones y adquisiciones conocedor de los entresijos del conflicto.

Joan Font es más que un gran empresario catalán. También se ha posicionado de manera notoria a favor de la independencia de Cataluña, algo raro en el mundo empresarial catalán. Sin embargo, la disputa con su hermano, que se prolonga desde hace más de cinco años, puede hacer que se tambalee su imperio.

El fallo añade que “los mecanismos son sucesivos y, ante la imposibilidad de alcanzar la solución al bloqueo, deberá pasarse al siguiente”

En la práctica, Josep Font se conformaría con que la empresa repartiese el 30% de los beneficios en dividendos. Pero su hermano mayor y presidente de la compañía se niega pese a que en el últimos ejercicio se ganaron 37 millones de beneficio neto, con lo que la situación se ha enquistado y ahora los dos hermanos se enfrentan a un viacrucis judicial que previsiblemente acabará en el Tribunal Supremo.

El primer asalto ha sido para Joan Font. No tiene que pagar a su hermano y la juez no se decanta por ninguna valoración. “Si leemos los estatutos, observamos que el artículo 35 tiene como finalidad última eliminar la situación de bloqueo y prevé una serie de mecanismos a seguir”. El fallo añade que “los mecanismos son sucesivos y, ante la imposibilidad de alcanzar la solución al bloqueo, deberá pasarse al siguiente”.

Valoraciones discordantes

Un sistema muy primitivo de valorar empresas en sectores como la distribución o la alimentación impone que “un euro facturado, un euro pagado”. KPMG hizo la última valoración a cuenta de Joan Font: situó todo el valor de la empresa en 600 millones, aunque factura 1.200 millones, pero aseguró que la parte de Josep Font valía todavía menos, sólo 240 millones, al llevar su hermano mayor el peso de la gestión. Un caso inédito en el que la prima de control resta y no suma en un paquete accionarial.

La sociedad Bon Preu Holding lleva años sin que se puedan aprobar las cuentas de la cabecera del grupo a causa de este choque entre hermanos


Así ha sido todo el proceso entre ambos hermanos. Siempre con un punto de desafío a la lógica. La situación es tal que en la cabecera, Bon Preu Holding, se lleva años sin aprobar las cuentas y en situación de bloqueo, ya que el 50% de las acciones que representa Josep vota en contra. La razón para no aprobar las cuentas es, precisamente, que en dichas cuentas se recoge la subida salarial que Joan Font se aplicó a sí mismo y que se está abonando a pesar de no contar con el respaldo de la junta.

Escisión en marcha

Ahora, Joan Font ha puesto en marcha una escisión de la sociedad en tres lotes que su hermano no acepta. No acepta porque considera que no se ha finalizado su derecho a separación y porque, además, Joan Font propone dos lotes separados, con un tercero en el que seguirían compartiendo capital, ya que sería la empresa que daría servicios de marca, logísticos y alojaría al comité de dirección. Comparándolo con un divorcio, es como si Joan Font hubiese propuesto separarse pero seguir viviendo en el mismo piso.

Joan Font alega que, endeudar la empresa para pagarle a su hermano los 500 millones que reclama, supondría un lastre que endeudaría a la compañía. Pero también se niega a una salida como abonar un dividendo razonable que pacifique la situación. Ahora, todos a la espera de lo que decida el tribunal siguiente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios