retrato robot de los mercados que marcarán el futuro

Guía para invertir en emergentes: cómo sacar partido a los mercados más volátiles

¿Estás pensando en invertir en los mercados emergentes? Estas son las mejores oportunidades de inversión, los riesgos asociados y la mejor forma de poner tu dinero a trabajar

Foto:
Autor
Tiempo de lectura8'

Cuando hablamos de oportunidades de inversión, hay unas palabras que enseguida salen a la palestra: países emergentes. Pero ¿de verdad son la mejor opción? Y en caso de serlo, ¿se puede invertir de cualquier manera?

El potencial de los mercados emergentes es indudable, pero conviene no invertir solo, sino acompañado. Si quieres lanzarte, te ofrecemos un dibujo de la situación, los mejores países en los que invertir y la manera de hacerlo.

¿Por qué invertir en emergentes?

Los mercados emergentes siempre pueden resultar atractivos, qué duda cabe, pero lo cierto es que muchos inversores no siempre acaban de ver claros los motivos por los que meter ahí su dinero. Sin embargo, hay tres factores clave que marcan el interés por este tipo de mercados.

1.- Peso en la economía global

Los números hablan por sí solos: a día de hoy, los mercados emergentes están copando gran parte de los movimientos financieros mundiales, debido, entre otras cosas, a la ingente cantidad de población que mueven a diario.

Y es que, según los datos del Fondo Monetario Internacional y Oxford Economics, estos mercados representan el 87% de la población mundial, el 39% de las exportaciones globales y el 44% del consumo global, lo que nos da una idea de su representatividad.

Fuente: Oxford Economics y FMI.
Fuente: Oxford Economics y FMI.

2.- Potencial de crecimiento

La evolución es simple e impresionante: en 1980, las economías emergentes representaban alrededor del 20% del PIB mundial, una proporción que hoy llega al 40%. Pero no se queda ahí la cosa: según los mismos cálculos del FMI y Oxford Economics, en 2040 su peso será del 57%.

Y es que estos mercados crecen a un ritmo más rápido que las economías desarrolladas, ya que factores como la industrialización, la urbanización y la creación de riqueza por parte de la clase media deberían dar lugar a la ampliación y la liberalización de los mercados de capitales, por lo que, con el paso del tiempo, estos reflejarán mejor la oportunidad económica y la importancia que reviste el universo emergente.

Fuente: Oxford Economics y FMI.
Fuente: Oxford Economics y FMI.

3.- Peso en los mercados

Según Factset y Bank of America Merrill Lynch Global Research, los mercados emergentes representan el 23% y el 18% de los mercados bursátiles y de deuda respectivamente, aunque equivalen tan solo a un 13% y un 6% de los índices de referencia de renta variable y renta fija más utilizados.

El hecho es que, aunque sus mercados de capitales se han desarrollado en este periodo, su importancia económica sigue estando poco representada.

Fuente: Factset y Bank of America Merrill Lynch Global Research.
Fuente: Factset y Bank of America Merrill Lynch Global Research.

Las mejores (y peores) oportunidades emergentes

Desde la gestora de activos independiente Schroders, que lleva más de 200 años invirtiendo en diversos entornos de mercado, parten del índice MSCI World y de la situación política y económica de los distintos países para establecer el estado en que se encuentran los mercados emergentes, asignando un semáforo de inversión con las mejores oportunidades (luz verde), las neutrales (luz naranja) y las menos atractivas (luz roja).

Luz verde: Polonia y Rusia

Está previsto que la economía de Polonia se expanda un 4,5% este año, apoyada en el consumo, la inversión y las exportaciones netas. Sin embargo, hay que estar alerta de los riesgos políticos de la región, especialmente los relacionados con la Unión Europea después de que el Gobierno polaco implementase unas medidas para debilitar algunas de las instituciones clave. La inflación se ha mantenido sorprendentemente baja, a pesar del aumento de los precios del crudo y, como consecuencia de ello, se espera que el BCE mantenga una política monetaria laxa.

Por otro lado, la recuperación económica y los recortes en las tasas de interés que estaban en niveles muy altos son dos factores clave que animan a invertir en Rusia. Sin embargo, las relaciones internacionales se han deteriorado este año y han dado lugar a sanciones por parte de Estados Unidos.

(EFE / Michael Klimentyev)
(EFE / Michael Klimentyev)

Las elecciones de marzo proporcionaron al presidente Putin un fuerte mandato. En junio, el Gobierno anunció reformas en las pensiones, que harán que la edad de jubilación de los hombres aumente gradualmente a 65, y en el caso de las mujeres aumente a 63. Esto debería ayudar a financiar una parte importante del gasto de infraestructura planificado. El IVA también se ha incrementado del 18% al 20%. Como consecuencia, el banco central ha indicado que frenará la oleada de recortes hasta final de año para analizar el impacto que estas medidas tienen en la inflación.

Luz naranja: Brasil y China

La recuperación económica en Brasil sigue en pie, pero ha habido una serie de bajadas en las proyecciones de crecimiento del PIB, en parte explicadas por la huelga de camioneros de mayo. Se espera un ciclo de flexibilización monetaria más profundo y más largo, así como una continua fortaleza en el crecimiento global, que impulse la economía. Sin embargo, es probable que la aceleración del crecimiento sea más moderada.

En China, el crecimiento del PIB se está desacelerando, tanto por razones estructurales como cíclicas, con los impulsos crediticios y fiscales negativos. Los últimos datos macroeconómicos han comenzado a mostrar signos más claros de desaceleración del impulso económico.

Las autoridades continúan enfocándose en reducir el riesgo del sector financiero mediante un ajuste coordinado del crédito. Es probable que esto dé lugar a una desaceleración aún mayor del crecimiento, pero el objetivo es mantener el flujo de crédito hacia la economía real, reduciendo la brecha entre el crecimiento del crédito y el PIB nominal. Finalmente, los aranceles derivados de la guerra comercial con EEUU y el fortalecimiento del dólar han desacelerado el crecimiento doméstico.

Luz roja: México y Sudáfrica

En México, López Obrador fue elegido presidente a principios de julio. El margen de victoria fue mayor de lo esperado y su coalición también ganó una mayoría simple en la Cámara Alta. Este mandato presidencial ofrece la oportunidad de una reforma significativa, pero también denota una menor separación de poderes, y por lo tanto una mayor dependencia de las políticas del equipo del presidente. Dicho eso, su mensaje hasta el momento ha sido moderado, prometiendo una política macroeconómica prudente y llamando a la unificación del país.

Se prevé que el crecimiento del PIB sea del 2,2% este año, ligeramente superior al 2% de 2017. La aceleración del crecimiento probablemente provenga de una estabilización en el sector petrolero, impulsada por los precios del petróleo y la demanda interna sostenida, ya que la inflación también disminuirá.

En Sudáfrica, la dirección de la política bajo el presidente Ramaphosa está mejorando y el aumento de la confianza apunta a un repunte en la actividad. Por lo tanto, la contracción del -2.2% en el PIB del primer trimestre fue sorprendente, incluso después de tener en cuenta elementos excepcionales como la sequía, que provocó que la agricultura cayera un 25%.

Los mercados emergentes presentan ineficiencias y no han sido analizados adecuadamente

La inflación se mantuvo baja —en el 4,4%— en mayo, a pesar de los aumentos en los precios de la energía, lo que sugiere que el banco central podría evitar subir las tasas de interés. Las preocupaciones sobre los déficits del país han llevado a la reciente debilidad de la moneda.

En cualquier caso, desde Schroders se recuerda que el riesgo en los mercados emergentes no ha desaparecido, ya que "las rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras, y puede que no vuelvan a repetirse".

Por otro lado, "los mercados emergentes, en general, son más volátiles y están sujetos a un mayor riesgo político, jurídico, de contraparte y operativo", por lo que es aconsejable contar con la ayuda de profesionales con conocimientos locales que gestionen activamente las inversiones seleccionando las mejores oportunidades de cada clase de activo, región y sector.

La mejor opción: enfoque activo de inversión

Para Schroders, "los mercados emergentes presentan ineficiencias y no han sido analizados adecuadamente. Las empresas estatales siguen representando una marcada proporción en los índices de renta variable emergente. Los cambios repentinos en la política gubernamental pueden afectar notablemente a la rentabilidad de estas empresas. Un enfoque activo que aproveche los recursos locales podrá capear mejor este tipo de acontecimientos".

Además, "para poder identificar las cuestiones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo, que pueden generar una gran diferencia en términos de rentabilidad en los mercados emergentes, es necesario contar con una gran cantidad de información cualitativa y profundos conocimientos a escala local".

Schroders cuenta con más de 80 años de experiencia invirtiendo en los mercados emergentes y tiene cerca de 120 profesionales especializados en la inversión en este tipo de mercados en 13 oficinas por todo el mundo. En este sentido, la gestora no se especializa en un solo segmento, sino que abarca una amplia gama de estrategias que van desde la renta variable o la renta fija hasta soluciones multiactivo o en activos privados para ayudar a sus clientes a captar la oportunidad de crecimiento que ofrecen los mercados emergentes.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios