Educación: ESIC, Cunef y Villanueva esperan luz verde para romper con la URJC y Complutense
CUNEF hace lo propio con la complutense

ESIC, Cunef y Villanueva esperan luz verde para romper con la URJC y Complutense

Tres centros están a la espera de recibir el visto bueno para dejar de ser centros adscritos a la Universidad Complutense y la Rey Juan Carlos y tener categoría de universidad privada

Foto: Estudiantes, antes de comenzar un examen. (EFE)
Estudiantes, antes de comenzar un examen. (EFE)

La Escuela Superior de Gestión Comercial y Marketing (ESIC), el Colegio Universitario de Estudios Financieros (CUNEF) y el Centro Universitario Villanueva cuentan las horas para convertirse en universidades privadas. Desde hace meses, los tres centros están a la espera de recibir luz verde de la Asamblea de Madrid para poder presentarse en sociedad como centros privados, según explican a este diario fuentes del sector legal.

Hasta ahora, las tres instituciones tienen categoría de centro adscrito. En el caso de CUNEF y Villanueva, ambas están vinculadas a la Universidad Complutense de Madrid (UCM), mientras que ESIC está ligada a la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), a la Universidad Miguel Hernández (UMH) y a la Universidad San Jorge.

¿Qué significa esto? Los centros adscritos son dependientes de una universidad pública o privada y, por tanto, el título que reciben los alumnos es el de la universidad a la que estén adscritos. Además, mientras que en los centros adscritos públicos solo hay que pagar la matrícula, si es uno privado hay que abonar también una cantidad mensual.

Para lograr 'independizarse', los centros han rellenado una solicitud que ha sido remitida a la Secretaría General de Universidades, dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deportes. En este escrito, se incluye una prolija relación de sus titulaciones, las instalaciones con que cuentan y los motivos por los que solicitan el cambio de categoría.

Los centros adscritos dependen de una universidad pública o privada y, por tanto, el título expedido es el de la universidad a la que estén adscritos

Respecto a su idoneidad, los informes elaborados por el ministerio y la Consejería de Educación a los que ha tenido acceso este diario son, en líneas generales, favorables a seguir adelante con los procesos. No obstante, hay algunas 'pegas'. En el caso de ESIC y Villanueva, la consejería considera "necesario que realicen esfuerzos que pongan en marcha medidas para conseguir el incremento de proyectos de investigación y para fomentar la actividad investigadora de su personal docente investigador (PDI)".

En cuanto a CUNEF, el mismo organismo considera que "no justifica adecuadamente el crecimiento previsto tanto en número de titulaciones como en alumnos y profesorado, por lo que debería ajustar la dimensión de su proyecto a los medios personales y materiales con los que realmente cuenta". En el plano de la investigación, el informe señala que "debería evidenciarse una mayor implicación de los profesores actualmente en plantilla en su actividad investigadora". Los tres informes datan del 5 de octubre de 2017.

Por su parte, Educación, en tres escritos no vinculantes fechados entre febrero y mayo del año pasado, también "informa de modo favorable" sobre las solicitudes de ESIC y CUNEF, mientras que para Villanueva ha emitido un informe desfavorable. En este sentido, el ministerio alude "a la posible falta de espacios docentes" y señala que el expediente "no aporta las garantías que aseguren la financiación económica del proyecto".

Sea como fuere, los tres centros se mantienen en la carrera y a la espera de recibir luz verde de la Asamblea de Madrid, que es quien tiene la última palabra. Con su nueva categoría de universidades privadas, los centros tendrán autonomía para elaborar los planes docentes y decidir los precios de las matrículas de sus grados y másteres, entre otras cuestiones. "Va a permitir diferenciarse mucho más de la competencia", resume un alto cargo de uno de estos centros.

La banca y el Opus Dei, detrás de estos centros

Otra de las razones que han llevado a estos centros a solicitar el reconocimiento como centros privados es el 'peso' de sus marcas. Tras muchos años en el mercado, los tres llevan muchas horas de vuelo a sus espaldas y consideran que están lo suficientemente maduros para navegar solos.

En el caso de ESIC, sus raíces están en la Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús (Padres Reparadores), que en 1965 fundó la citada institución. Dado que las universidades privadas deben tener personalidad jurídica propia, ESIC constituyó en junio de 2014 la Fundación de Estudios Superiores e Investigación ESIC para que sea reconocida como universidad privada.

Respecto a CUNEF, se trata de un centro promovido por la Asociación Española de Banca (AEB), entidad que aglutina a casi todos los bancos del país. Con un marcado perfil económico-financiero, el centro fue fundado hace más de 40 años y por sus aulas han pasado nombres como Luis de Guindos, ministro de Economía, o Jaime García-Legaz, presidente de Aena.

Por último, el Centro Universitario Villanueva está impulsado por Fomento Centros de Enseñanza, que a su vez está vinculado al Opus Dei. Se trata de un centro adscrito a la Complutense desde 1997 y que ofrece carreras en las áreas de Derecho, Empresa, Comunicación, Educación y Psicología.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios