caso arc trader

El bróker acusado de estafa vendió su empresa por 1€ a un acuchillador de parqué

Raúl Cano ya no es administrador de ARC Trader. Un madrileño compró la empresa en agosto por una suma simbólica

Foto: Pantalla 'online' de ARC con los beneficios de un inversor. (EC)
Pantalla 'online' de ARC con los beneficios de un inversor. (EC)

Andrés Raúl Cano Olivares, el broker acusado de ser el cerebro de una estafa piramidal a cientos de inversores, se deshizo de su empresa en verano de este año. En el Registro Mercantil ya no consta como administrador único de ARC Trader, con la cual, según las querellas que se están acumulando en la Audiencia Nacional, desvió a cuentas privadas el dinero de sus clientes.

El nuevo dueño no cumple con el perfil que se espera de alguien al frente de una empresa de inversión. Se trata de Raúl Garzón, de profesión acuchillador de parqué y residente en el madrileño distrito de Hortaleza, tal y como consta en la escritura de compraventa a la que ha tenido acceso este diario. Compró la participación de Cano en ARC Trader por tan solo un euro. Todas las fuentes jurídicas consultadas apuntan a que Raúl Garzón, que no tiene cargos en ninguna otra empresa en España, es un ‘hombre de paja’ utilizado para alejar a Cano de la sociedad.

Escritura de compra de la empresa. (EC)
Ampliar
Escritura de compra de la empresa. (EC)

Andrés Raúl Cano está en este momento en el centro de una querella ya admitida en la Audiencia Nacional. Por esta vía, hay 60 personas que le acusan de apropiación indebida y estafa. Además, hay al menos seis despachos en Madrid y uno en Málaga que están trabajando con supuestos afectados por las inversiones de ARC. Las estimaciones más conservadoras hablan de entre 700 y 1.000 afectados que invirtieron una media de 80.000 euros.

La empresa de Cano invertía en Forex, el mercado de divisas. Prometía a sus inversores operar con la máxima prudencia para evitar las fluctuaciones del mercado y garantizaba pérdidas mínimas. Las rentabilidades prometidas, en cambio, alcanzaban el 10% semanal. Llegó a tener el suficiente prestigio como para llegar a ser el patrocinador oficial del Club de Fútbol de Alcorcón.

Raúl Cano, en el centro, durante la presentación del patrocinio de ARC al Alcorcón Club de Fútbol.
Raúl Cano, en el centro, durante la presentación del patrocinio de ARC al Alcorcón Club de Fútbol.

La CNMV llegó a advertir de que ARC no estaba autorizada a operar, pero el proyecto de Cano empezó a resquebrajarse cuando sumó a varios clientes al proyecto de un supuesto banco de inversión en Estados Unidos. Tal y como desveló este diario, la licencia para operar con la entidad había sido solicitada en Anjouan Comores, un archipiélago frente a la costa de Mozambique.

ARC Trader... en el barrio de Canillas

Sin embargo, como demuestra la escritura de compraventa, Cano se desvinculó de la sociedad ya en julio de 2017. La entregó a Raúl Garzón, que vive con su anciana madre en una pequeña casa de una planta y ladrillos rojos en el tranquilo barrio madrileño de Canillas, en el norte de la capital. Garzón no ha querido atender a las preguntas de este diario.

Todo apunta a que está ejerciendo de testaferro en la empresa. Es decir, no cumple ninguna labor administrativa, sino que es el hombre al frente de una empresa para ocultar o proteger a su verdadero dueño.

En el momento de la venta, muchos de sus clientes estaban peleándose con los comerciales de ARC. Muchos inversores acababan de pedir el rescate de sus ganancias, una pretensión a la cual, según se recoge en las querellas, la empresa dio largas. Hasta dejar de contestar a mensajes y llamadas.

A lo largo de esta misma semana, a las querellas ante la Audiencia se ha sumado una denuncia ante la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía. El abogado Miguel Gala representa a unos 30 clientes, que también aseguran haber sido víctimas de una estafa piramidal.

Los demandantes acusan a Cano de estafa y apropiación indebida en lo que se conoce como fraude piramidal o 'esquema Ponzi'. Esta operativa, cuyo ejemplo más famoso es el de Bernard Madoff, consiste en utilizar las aportaciones que hacen los nuevos clientes para pagar elevados rendimientos a los más antiguos. Este sistema funciona mientras sigan entrando incautos que hagan girar la rueda; cuando dejan de hacerlo, la rueda se para y no quedan fondos para devolver el dinero a los inversores.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios