La entidad saca pecho con unos resultados récord en el trimestre

CaixaBank justifica el cambio de la sede por la fuga de depósitos

Caixabank presenta los primeros resultados ya en la ciudad de Valencia, a donde la entidad financiera ha mudado su sede social y fiscal por la incertidumbre en Cataluña

Foto: El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, ha descartado que hubiera presiones del Gobierno para cambiar de sede y marcharse de Cataluña y ha asegurado que se trató de una cuestión “exclusivamente técnica y decidida para proteger los intereses de nuestros clientes”. Gortázar ha reconocido que hubo fuga de depósitos durante los primeros días de octubre. Lo ha hecho a preguntas de los periodistas tras presentar los primeros resultados ya en la ciudad de Valencia, a donde la entidad financiera ha mudado su sede social y fiscal.

“A partir del uno de octubre pudimos detectar en nuestra clientela intranquilidad y nuestra red comercial se centró en esta actividad. Como consecuencia de una intranquilidad de los clientes el consejo tomó la decisión del traslado de la sede social y despejar cualquier duda sobre que estaremos en perfecta situación de igualdad con nuestros competidores, con la cobertura del Fondo de Garantía de Depósito y el acceso al BCE”, ha argumentado Gortázar.

Gonzalo Gortázar ha evitado cifrar la fuga de fondos de la entidad y se ha limitado a matizar que “fue moderada, se estabilizó y en este momento ya está revertida, y afrontamos con comodidad el momento con elevados niveles de liquidez”, un total de 71.581 millones de activos líquidos.

CaixaBank justifica el cambio de la sede por la fuga de depósitos

“El consejo se va a reunir de ordinario aquí en Valencia y presentaremos los resultados desde aquí donde también celebraremos la junta de accionistas. Si el consejo de administración hubiera querido decir que el traslado hubiera sido temporal lo hubiera dicho”, ha concluido Gortázar. Es decir, el consejero delegado ha dejado muy claro que la sede social y fiscal del banco no volverá a Barcelona.

[Todas las empresas que se han ido de Cataluña]

Sobre el malestar que esta decisión de cambio de sede haya podido provocar en clientes catalanes, Gortázar ha argumentado que “que haya clientes que piensen de una manera es explicable, pero la gran mayoría de los clientes han entendido la decisión que hemos tomado”.

Sobre las denominadas “cuentas espejo”, el consejero delegado de CaixaBank ha reconocido su existencia: “ha habido preocupación de clientes por tener cuentas bancarias fuera de Cataluña. Es difícil de cuantificar y prefiero no dar cifras. En todo caso no hay ninguna necesidad de hacerlo. Y no veo que eso sea absolutamente necesario. Y haría una llamada a la tranquilidad porque las cuentas de nuestros clientes están absolutamente seguros estén donde estén, en Cataluña o fuera de Cataluña. Yo tengo la totalidad de mi patrimonio financiero en mi cuenta de CaixaBank en la Diagonal de Barcelona y duermo muy tranquilo”.

Resultados históricos

CaixaBank ha dado una rueda de prensa que se ha centrado sobre todo en el cambio de sede, pero arropados por unos resultados muy buenos, centrados en el negocio bancario y con menor peso de los atípicos. El beneficio a 30 de septiembre se coloco en 1.488 millones, un 53,4% más que en el mismo período del año anterior.

Todos los márgenes de la entidad mejoran. El margen de intereses se suponen un incremento del 15,2%, hasta los 3.550 millones. Y el margen bruto asciende hasta el 9,3%, llegando hasta los 6.491 millones. Por último, el margen de explotación a 30 de septiembre cerró a 3.039 millones, un 7,7%. Las clave de estos buenos resultados han sido el incremento de los ingresos por seguros –534 millones, un 66% más–y la mejora en los resultados de participadas –614 millones, un11,7% superior al del mismo trimestre del año anterior–.

Evolución de los depósitos

Sobre el llamamiento de los independentistas del pasado viernes de retirar dinero de los bancos, Gortázar ha reflexionado que “los boicots son un problema para nuestros empleados. El boicot no aporta soluciones, no cambia las cosas, con nuestra posición de liquidez no es relevante para la entidad. Pero sí que afecta a nuestros empleados. Se hace la vida más difícil a un personal que dedican su día entero a dar el mejor servicio a nuestros clientes, piensen como piensen”.

Hasta el 30 de septiembre los depósitos de CaixaBank crecieron un 14,6% hasta el 30 de septiembre, hasta los 197.509 millones; y los fondos de inversión y carteras gestionadas se situaron en 66.270 millones un 16,9% más, según se muestra en la información trimestral del banco hecha pública hoy.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios