cuando el hijo de tierno galván era presidente

El PSOE y Carmena pactaron salvar el Ateneo con una subvención de 750.000 euros 'a dedo'

La subvención equivale al importe que el Ateneo tenía que devolver inicialmente al Ministerio de Cultura por otra ayuda mal justificada y se concedió bajo la presidencia del hijo de Tierno Galván

Foto: El Ateneo es una institución privada declarada de utilidad pública. Sus edificios han sido declarados bienes de Interés Cultural (BIC).
El Ateneo es una institución privada declarada de utilidad pública. Sus edificios han sido declarados bienes de Interés Cultural (BIC).

El rescate fallido del Ateneo de Madrid se negoció entre bambalinas. A un lado, el recién estrenado ayuntamiento de Ahora Madrid busca el apoyo de los socialistas para sacar adelante los Presupuestos de 2016. Al otro, el PSOE exige una subvención millonaria como contrapartida. ¿Destinatario? La institución cultural. Ambos partidos pusieron 900.000 euros encima de la mesa, pero tuvieron que recular ante las críticas de la oposición: se quedó en 750.000 euros. Casualidad o no, ese importe coincidía con la cantidad que el Ateneo tenía que devolver inicialmente al Ministerio de Cultura por otra subvención mal justificada en 2010.

Y era además la ayuda pública más alta de la historia concedida al Ateneo a nivel municipal: el Ayuntamiento de Madrid solía financiar proyectos puntuales del mismo con un coste mucho menor, pero en esta ocasión concedió una subvención nominativa (directa) de 750.000 euros en el marco de “Actividades artísticas y culturales y funcionamiento del Ateneo”. Lo justificó aludiendo a la penosa situación financiera de la institución.

Lo cierto es que el Ateneo continúa agonizando, sobre todo desde que Hacienda embargó su patrimonio por valor de 1,2 millones de euros en marzo. La Audiencia Nacional acaba de desbloquear sus cuentas tras aceptar sus tres edificios y bienes como aval, pero no está claro que la entidad privada de utilidad pública vaya a ser capaz de reunir la liquidez suficiente para poder pagar a sus empleados. No obstante, el ayuntamiento ha rebajado un 73% la cuantía de la subvención prevista en los Presupuestos de este año (200.000 euros), dando quizá por zanjado el ocaso de esta institución cultural.

El consistorio no solo ha pegado el tijeretazo en el peor momento. Lo ha hecho coincidiendo con la salida del antiguo presidente del Ateneo, el hijo del histórico alcalde socialista Tierno Galván. Enrique Tierno cogió las riendas de la institución a finales de mayo de 2015, poco antes de que el Ateneo solicitase la subvención al ayuntamiento. Le acompañaba el socialista Antonio Chazarra como vicepresidente. La ayuda de 750.000 euros se aprobó tres meses más tarde, no sin reproches por parte de los grupos municipales de Ciudadanos y el PP. Ambos partidos tomaron la palabra en la Comisión Permanente de Cultura para preguntar por esta cuestión.

Carmena en la presentación de la programación del Teatro Español para la temporada 17/18. (EFE)
Carmena en la presentación de la programación del Teatro Español para la temporada 17/18. (EFE)

“Nos pareció muy raro que se diera una subvención tan alta y... ¡qué casualidad!, justo cubría la deuda inicial del Ateneo con el Ministerio de Cultura”, sugiere Sofía Miranda, concejala de Ciudadanos. Y se pregunta por qué una ayuda supuestamente concebida para “revitalizar” el Ateneo ha pasado de 750.000 a 200.000 euros en un año. “Lo siento mucho, pero vuelve esa parte de mí que en 2016 pensó que quizá detrás de esa ayuda sí que había cuestiones ideológicas, pues ya no quedan vínculos políticos por los que seguir ayudando a la institución”, justificó en la última Comisión de Cultura (diciembre de 2016) donde se abordó este tema. Enrique Tierno cedió el testigo al médico César Navarro en junio de 2016.

Fuentes del ayuntamiento de Ahora Madrid insisten en que las subvenciones nominativas son “legales y habituales”, reservadas a entidades únicas por su valor cultural —entre otros—. En este caso, “fue concebida como una medida de carácter excepcional para paliar las complejas circunstancias del Ateneo, máxime cuando en 2012, 2013, 2014 y 2015 no había contado con subvenciones” por parte del consistorio madrileño. Eso sí, reconocen que la polémica ayuda se fraguó “a petición del partido socialista para rescatar el Ateneo”, como confirman también desde el propio PSOE.

"Había que hacer todo lo posible para rescatar al Ateneo", justifican desde el PSOE. "¿Acaso ya está a salvo?", replican desde Ciudadanos

“Había que hacer todo lo posible por salvarlo, corría el riesgo de desaparecer. Pero siempre defendimos que sería una subvención puntual para que el Ateneo pudiera coger oxígeno”, explica la portavoz socialista de Cultura a este periódico. Mar Espinar justifica así que la ayuda de este año haya menguado un 73% respecto a la del año anterior.

El PP critica tanto las ‘casualidades’ como la nula estrategia del ayuntamiento para ayudar a la institución a renacer de sus cenizas. “Sin un plan de viabilidad, estás tirando el dinero de todos los madrileños”, señala la portavoz popular de Cultura, Isabel Rosell. Al tratarse de una cantidad tan elevada asignada ‘a dedo’, su grupo municipal solicitó el expediente y comprobó que la inmensa mayoría de la subvención estaba destinada a gastos corrientes, extremo que ha podido comprobar este periódico tras analizar las facturas.

Flores, disfraces... con dinero público

En el ‘funcionamiento’ del Ateneo cabe de todo. Ordenadores, impresoras, comisiones bancarias, electricidad, agua, papel higiénico, asesoría laboral (más de 4.400 euros, con una de las facturas duplicada hasta en cuatro ocasiones), consultora jurídica (más de 8.900 euros), notarios, raticida, nóminas de personal, cortinas, mantenimiento de los ascensores, tintorería, correos, tarjetas de visita..., incluso una comilona de los miembros de la cúpula directiva, alquiler de disfraces, flores, compras en una perfumería... Así hasta alcanzar el importe de 750.000 euros de dinero público.

Íñigo Méndez de Vigo, junto a la periodista Rosa Villacastín, el presidente del Ateneo, César Navarro, y el miembro de la junta Daniel Pacheco. (EFE)
Íñigo Méndez de Vigo, junto a la periodista Rosa Villacastín, el presidente del Ateneo, César Navarro, y el miembro de la junta Daniel Pacheco. (EFE)

Ni siquiera el 15% de las facturas que el Ateneo aportó como justificante se corresponde con gastos culturales: 485 euros para afinar y reparar el piano en cinco ocasiones, 1.039 euros destinados a dos conciertos, 108 euros por la estampa de la biblioteca, y poco más. Eso sin contar con la memoria de actividades que presentó la institución como justificante: allí se refiere a los actos como si estuviesen organizados por el propio Ateneo y no se cobrase ni un céntimo por ellos: conciertos, exposiciones, cine, teatro...

"Sin un plan de viabilidad, estás dilapidando el dinero de todos los madrileños"Lo que no cuenta es que por ellos cobra entrada al público general y obtiene ingresos por el alquiler de las salas. “Realmente se está subvencionando a 1.850 personas con asistencia gratuita: los socios” —entre los que destaca el también socialista Ángel Gabilondo—, apuntan fuentes conocedoras de la situación tras lamentar el declive del Ateneo. “No hay dinero para arreglar el aire acondicionado en la biblioteca. Es un auténtico horno crematorio. Además, no se ha destinado ni un solo euro a la conservación de este monumento histórico-artístico de valor incalculable”.

Este periódico se ha puesto en contacto con el Ateneo en reiteradas ocasiones, pero no ha recibido respuesta. En un artículo previo, su vicepresidente sí confirmó que están “negociando con un par de bancos” para que les concedan un crédito que les permita hacer frente al pago de las nóminas en los próximos meses. Y se aferró a la subvención de 200.000 euros prevista para 2017 como único chaleco salvavidas. La Audiencia Nacional ya ratificó la falta de liquidez de la institución, atrapada por una deuda millonaria (e inasumible) con el Ministerio de Cultura. El importe a devolver ascendía a 750.000 euros en un principio, pero se ha multiplicado hasta casi 1,4 millones por los intereses de demora.

“Como obliga la ley, todas las facturas presentadas han sido analizadas por el órgano competente para aceptar o denegar su justificación. Su informe concluye que el Ateneo ha presentado recibos que responden a los objetivos de la subvención”, responden desde el consistorio madrileño. Y ponen el acento en que otorgar una ayuda directa no implica prohibir actividades con entrada de pago, como sucede en el Teatro Real.

No obstante, la trayectoria de luces y sombras del Ateneo no acaba aquí. Según unos documentos a los que ha tenido acceso este periódico, ya en 2007 imperaba la ‘mala praxis’ en esta institución: al menos tres miembros de la junta de gobierno se ‘autopagaron’ cantidades que oscilan entre los 300 y 600 euros por conferencias con una factura en la que figuraba una única firma duplicada: la de ellos mismos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios