popular ofreció 1.000 millones hace pocos meses

Golpe de efecto de Santander: recompra Aliseda y prepara un nuevo Sunrise para Popular

La entidad ha recomprará el 51% del servicer por 180 millones, cuando hace pocos meses Popular ofreció hasta 1.000 millones. Además, Santander sacará al mercado 30.000 millones en activos adjudicados

Foto: Ana Patricia Botín, presidenta de Popular, en su primera comparecencia tras comprar Popular
Ana Patricia Botín, presidenta de Popular, en su primera comparecencia tras comprar Popular

Golpe de efecto de Banco Santander. La entidad presidida por Ana Botín acaba de anunciar su primera gran operación inmobiliaria como propietario de Popular: la compra del 51% de Aliseda por 180 millones de euros.

Esta cifra apenas es una quinta parte de los cerca de 1.000 millones de euros en que Ángel Ron valoró esta misma operación a finales del año pasado para tomar el control del 'servicer'.

El entonces presidente de Popular quería recuperar los mandos de Aliseda para integrarla dentro de Sunrise, su fallido proyecto de crear un gigante inmobiliario con el que dar salida al grueso de su ladrillo.

Entonces, los fondos Värde Partners y Kennedy Wilson Holdings exigieron, como mínimo, los 815 millones que habían pagado en 2013 por hacerse con la mayoría de Aliseda, cifra que Ron aceptó superar.

Precisamente, la opción de compra que dejó atada el expresidente de Popular vencía hoy, lo que ha llevado a que sea precisamente este viernes cuando el consejo de administración de Banco Popular haya anunciado la adquisición.

Crear un nuevo 'Sunrise'

Con ella, la entidad tiene las manos libres para crear un nuevo Sunrise, operación que enlaza con el otro gran acuerdo aprobado por el máximo órgano de administración del banco: buscar socios para una cartera de 30.000 millones en activos tóxicos -adjudicados y créditos morosos-.

Popular ha contratado a Morgan Stanley como asesor para canalizar el aluvión de propuestas y ofertas que está recibiendo en los últimos días por estos activos, aunque su principal hoja de ruta pasa por encontrar uno o varios compradores dispuestos a hacerse con el 51% de esta cartera o, al menos, con el grueso de la misma.

Este movimiento permitiría a Popular desconsolidar estos activos y, al contar ya con el control de Aliseda, podrá retomar el viejo plan de Ron de inyectar este canal de venta al nuevo 'banco malo' que se crearía.

La entidad ahora presidida por Rodrigo Echenique, mano derecha de Ana Botín y cerebro detrás de las operaciones inmobilarias de Santander en los últimos tiempos, prevé culminar la compra de Aliseda en el tercer trimestre del ejercicio, operación que conllevará un consumo de capital de, aproximandamente, 302 millones de euros para Popular.

Santander, además, posee el 15% de Altamira, mientras que el otro 85% está en manos de Apollo. El año pasado, la entidad intentó recuperar el control de este 'servicer' con una oferta de 800 millones que el fondo rechazó, ya que sus expectativas ascendían hasta los 1.000 millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios