el ayuntamiento veta cualquier uso residencial

Metrovacesa podrá hacer alojamientos turísticos para salvar la operación Clesa

El Ayuntamiento de Madrid, tras vetar cualquier uso residencial, está dispuesto a permitir la construcción de apartamentos turísticos para salvar el proyecto sin dar un pelotazo

Foto: Antigua fábrica Clesa donde Metrovacesa quería desarrollar viviendas.
Antigua fábrica Clesa donde Metrovacesa quería desarrollar viviendas.

El Ayuntamiento de Madrid se ha cerrado en banda, y bajo ningún concepto va a permitir a Metrovacesa promover viviendas en unos terrenos industriales como son los de operación Clesa, ya que eso sería la quintaesencia del 'pelotazo', tal y como adelantó El Confidencial en verano.

Sin embargo, el consistorio está dispuesto a allanar el terreno y dejar abierta la posibilidad de construir alojamientos turísticos, ya que estos podrían englobarse dentro del uso hotelero y, por tanto, terciario, calificación que entra dentro de los planes del Palacio de Cibeles, según han confirmado fuentes de la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible.

Se trata de una solución intermedia dirigida a intentar salvar la viabilidad de un proyecto que, en su origen, iba a ir destinado mayoritariamente a promover viviendas, y en el que Metrovacesa preveía invertir 30 millones de euros.

La conocida como operación Clesa nació con la idea de transformar 90.000 metros cuadrados de terrenos industriales en un complejo residencial al norte de Madrid, donde se ubicaba la antigua fábrica del grupo lechero.

Sobre estos terrenos se levanta un edificio principal, obra de Alejandro de la Sota —considerado un icono de la arquitectura industrial—, que Metrovacesa ha proyectado mantener en pie para devolverle su pasado esplendor.

En cambio, la promotora controlada por Santander, BBVA y Banco Popular preveía demoler otras 16 naves, que ocupan una superficie de 70.000 metros cuadrados, y destinar el 60% de este espacio a viviendas, y el otro 40% a oficinas, hoteles y comercial (usos terciarios).

Vista de la fábrica de Clesa. (Fotografía: Fundación Alejandro de la Sota)
Vista de la fábrica de Clesa. (Fotografía: Fundación Alejandro de la Sota)

Tras la negativa del ayuntamiento a tramitar una modificación del Plan General de Urbanismo sobre estos mimbres, el pasado septiembre, Metrovacesa presentó una nueva propuesta, donde el grueso de los usos iba destinado a terciario, pero tratando de salvaguardar una pequeña pastilla residencial, planteamiento que también fue desechado por el consistorio, que no está dispuesto a realizar ninguna recalificación de un suelo industrial a residencial.

Desde entonces, la promotora está pendiente de conocer los usos complementarios que el área dirigida por José Manuel Calvo sí está dispuesta a otorgarle, y es precisamente aquí donde se engloba la posibilidad de hacer alojamientos turísticos, alternativa que también podría beneficiarse de la cercanía del Hospital Ramón y Cajal.

Regulación de los pisos turísticos

El detalle de toda la propuesta del consistorio, según fuentes empresariales, podría llegar a finales de este mismo mes, momento a partir del cual será Metrovacesa quien deberá analizar la viabilidad económica del proyecto que, en su propuesta inicial, contemplaba ceder a Adif 1.000 metros cuadrados para rehabilitar la estación de Ramón y Cajal, reservar 6.000 metros cuadrados a zonas verdes, y 12.000 metros cuadrados a vías públicas.

La posibilidad de hacer alojamientos turísticos llega justo en un momento en que el equipo de Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, está trabajando en una regulación específica para este tipo de pisos, dirigida a evitar la competencia desleal con el sector hotelero y a sacar del ostracismo los miles de pisos ilegales que, según las estimaciones del consistorio, podrían tener capacidad para 10.000 viajeros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios