CANALIZA FORTUNAS ALEMANAS Y SUIZAS

Ecke Inmobilien, un family office suizo, es el secreto comprador de la sede de Gas Natural

Ecke Inmobilien es la empresa que ha comprado tres edificios de Gas Natural en Madrid. Detrás de ella se encuentran grandes patrimonios de residentes en Alemania y Suiza

Foto: Sede de Gas Natural adquirida por Ecke Inmobilien.
Sede de Gas Natural adquirida por Ecke Inmobilien.

Un nuevo jugador ha irrumpido en el mercado inmobiliario español. Se trata de Ecke Inmobilien, empresa que el pasado viernes registró la compra de tres edificios de Gas Natural, entre ellos, la sede de Avenida de América 38, además de otros dos inmuebles de menor importancia, ubicados en las calles Antonio López y Acanto de Madrid.

La energética dirida en España por Rafael Villaseca reconoció este martes, tres días después del acuerdo, haber sellado el traspado de estos tres inmuebles por 86,5 millones de euros. Sin embargo, declinó desvelar el nombre del comprador, cuyo anonimato salvaguardó tras la genérica referencia a un "inversor institucional".

Detrás de este recelo se esconde el interés de los propios inversores por guardar la máxima discreción y, también, un problema de última hora que a punto estuvo de hacer caer la operación, obstáculo que consiguió salvarse uniendo las fuerzas de varias fortunas a través de este vehículo.

Vista de la sede de Gas Natural en Avenida de América
Vista de la sede de Gas Natural en Avenida de América

Como adelantó El Confidencial, Gas Natural encargó en junio a Cushman & Wakefield y CBRE la venta de sus dos sedes en Madrid -Avenida de San Luis 77 y Avenida de América 38-, y de otros dos edificios, con el objetivo de conseguir un cheque superior a 200 millones antes de concluir el año.

La operación parecía perfectamente encarrilada en otoño, cuando Drago Capital se erigió como virtual ganador, al haber presentado la mejor oferta. Pero los problemas aparecieron justo cuando iba a firmarse el traspaso, al descubrirse un problema de accesión invertida en la sede de Avenida de América.

Pero los problemas aparecieron justo cuando iba a firmarse el traspaso, al descubrirse un problema de accesión invertida

Bajo este complejo término se esconde la clásica historia en la que un propietario invade la parcela vecina, se va a los tribunales y, para cuando el pleito se resuelve, el edificio ya se ha construido. Entonces, se pacta que el invasor indemnice al invadido, a cambio de que se le reconozca, previo paso por el registro, el derecho de uso de la parcela.

En este caso, el invasor fue Gas Natural, y el invadido, la familia Lazcano, que a pesar de recibir el dinero indemnizatorio, nunca terminó de registrar correctamente el acuerdo. El problema que se abrió para Drago, y para todos los potenciales compradores, que suelen afrontar este tipo de operaciones con hipotecas, fue la negativa de los bancos a otorgar la financiación, sin tener antes en regla todos los papeles en el registro.

Una problema con el derecho de uso de los terrenos donde está la sede ha retrasado la operación.
Una problema con el derecho de uso de los terrenos donde está la sede ha retrasado la operación.

Este momento de debilidad fue aprovechado por Ecke para sumar más inversores a su vehículo y, así, poder poner sobre la mesa los 86,5 millones en que se ha cerrado la operación, sin necesidad de acoplarse a los requerimientos de las entidades, según han reconocido fuentes del family office.

Zambal, la socimi gestionada por IBA Capital, también supo pescar en estas aguas revueltas y adquirió el otro gran inmueble de la puja, la sede de Avenida de San Luis, por 120 millones de euros. Un troceo del lote inicial que ha permitido a Gas Natural alcanzar los 200 millones que aspiraba lograr antes de concluir el año.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios