el libro blanco de la formación estará listo en otoño

Ofensiva de la CEOE para rescatar la formación en plena sequía de cursos

La CEOE prepara un arsenal de propuestas para cambiar un sistema ineficaz que "ha degenerado en los últimos años" y que está en 'standby' ante el bloqueo político

Foto:  Alumnos del centro de formación profesional de panadería y pastelería. (EFE)
Alumnos del centro de formación profesional de panadería y pastelería. (EFE)

Los escándalos de corrupción manchan su imagen y la falta de datos pone en duda su éxito. ¿Para qué sirven los cursos de formación en España? ¿A dónde van a parar las cotizaciones de empresarios y trabajadores destinadas a financiar esta partida? Hay quien cuestiona la eficacia de un modelo que ha sufrido cambios importantes desde la Reforma del Sistema de Formación para el Empleo, ratificada el verano pasado por el 95% de los votos en el Congreso y el Senado

Una reforma que causa malestar entre los agentes sociales porque ya no serán intermediarios en la gestión del dinero destinado a los cursos. Tampoco gusta nada a los empresarios de la CEOE, por la pérdida de poder que representa para ellos, pues la Administración pasa a tener mayoría (51%) en la mesa de negociaciones. Pero el cambio sustancial tiene que ver con el reparto de los fondos: a partir de ahora solo se puede adelantar un 25% del dinero frente al 100% que se aportaba antes.

El modelo de formación en España ha sufrido cambios importantes desde la última reforma. (EFE)
El modelo de formación en España ha sufrido cambios importantes desde la última reforma. (EFE)

Todo ello influye en la creación del Libro Blanco de la Formación para el Empleo, una iniciativa de la CEOE que busca dar respuesta de una vez por todas a las necesidades del modelo productivo. “No significa que quieran desmantelar la reforma del Gobierno, por mucho que no les guste. Tampoco pretenden volver a lo de antes porque tampoco funcionaba”. Fuentes conocedoras del proceso aseguran que este libro se inspirará en otros modelos europeos y nace de la preocupación de las empresas ante un sistema ineficaz que no termina de cuajar en España.

Las empresas están preocupadas por la ineficacia de un modelo que no termina de cuajar en EspañaEl viernes pasado se celebró la primera reunión para constituir el grupo de trabajo que elaborará este extenso informe, siguiendo así la estela de otros ya publicados como el Libro Blanco de la Sanidad o el de la Educación, aún en proceso. En la mesa hay representantes de sectores como construcción, hostelería y metal, patronales territoriales como la catalana o la andaluza, grandes empresas, expertos independientes y portavoces de organismos como la CEOE o la Confederación Española de Empresas de Formación (CECAP).

La CEOE considera que es muy pronto para hablar de medidas concretas, pero recuerda que los partidos políticos ya están al tanto de su postura sobre el modelo de formación profesional: piden que se revise. “Un año después de la reforma, el balance no es positivo (…) Hay que transformarlo sobre la base del acuerdo de los interlocutores sociales, tal y como se ha venido desarrollando históricamente”, sostiene la patronal en un documento que recoge sus propuestas de cara al 26-J.

Parálisis ante el 'impasse' político

También reclaman que se tenga a las compañías “como protagonistas y núcleo de decisión”, al ser las que financian el sistema en buena parte a través de una cotización de la cuota de formación profesional (0,6%). Los trabajadores aportan un 0,1%. “Deberán ser las empresas las que decidan los cursos a realizar en función de sus necesidades estratégicas, con total libertad en la elección de los centros y en un mercado que no se encuentre intervenido”, sostiene la CEOE.

Las empresas pagan una cuota del 0,6% destinada a la formación. Los trabajadores aportan el 0,1%. (EFE)
Las empresas pagan una cuota del 0,6% destinada a la formación. Los trabajadores aportan el 0,1%. (EFE)

Fuentes cercanas al proceso lamentan que hoy nadie tenga claros los objetivos de los cursos y pocos sepan con certeza a dónde van a parar los 1.800 millones de euros que aportan compañías y empleados a la formación vía cotizaciones. Según un informe interno que se presentó en la reunión de la semana pasada, el 60% de los recursos va a cursos para desempleados, una medida muy criticada desde el sector de la empresa. 

Las empresas y los trabajadores aportan 1.800 millones vía cotizaciones. El 60% del importe está destinado a cursos para desempleados

“Las cosas se han hecho mal. Los acuerdos en este ámbito no se renuevan desde la época de Zapatero y el sistema ha ido degenerando desde los últimos cinco o seis años”. Por si fuera poco, la formación en España sufre una parálisis que ya dura meses, a la espera de que salga un Gobierno de las urnas. Las academias ya denunciaron un "bloqueo" de la subvención en noviembre ante una convocatoria de 2015 que no llegaba ni nunca llegó. Los 250 millones presupuestados para ese año se sumarán a la convocatoria de 2016, cumpliendo así los peores augurios de los centros del sector.

Al menos un tercio de las empresas de formación son tan pequeñas que dependen de financiación pública para sobrevivir. Por eso temen las consecuencias de un nuevo sistema de reparto que penaliza sobre todo a las pymes sin fondos para adelantar el coste de los cursos. "Hace falta tener un buen pulmón financiero para aguantar", zanjó la CEOE en su día, en referencia a un retraso en la convocatoria que ya dura demasiado tiempo. 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios