el grupo inglés no cumplió su palabra

Másmóvil ofrece 550 millones por Yoigo tras la espantada de última hora de Zegona

El operador de telefonía móvil se coló a última hora en el proceso de venta de la compañía propiedad de TeliaSonera ante la falta de definición del fondo inglés, que la daba por cerrada

Foto: Una tienda de Yoigo en Madrid. (Reuters)
Una tienda de Yoigo en Madrid. (Reuters)

Cambios en los indicios de mercado. Cuando todo parecía encaminado para que Zegona, dueña de Telecable, cerrase el pasado viernes la compra de Yoigo, la empresa inglesa no presentó oferta cuando vencía el plazo. En cambio, sí lo hizo Másmóvil, que aparentemente se había retirado del proceso hace semanas al no poder llegar a la cifra esperada por TeliaSonera, el propietario del 75% del capital del cuarto operador español de telecomunicaciones.

Según han confirmado fuentes próximas a la operación, Zegona, que había asegurado que llegaría a pagar 630 millones por Yoigo, finalmente no puso encima de la mesa su oferta cuando expiró el plazo oficial. Los problemas con la financiación le hicieron imposible cumplir con su palabra, tras superar a Másmóvil durante el periodo de propuestas no vinculantes. Al comunicar a TeliaSonera que pagaría más que su rival, la compañía escandinava inició las negociaciones en exclusiva con el grupo británico, al que se le daba por vencedor de la subasta después de quedarse sin rivales.

Sin embargo, Másmóvil aguardó su momento y pocas horas antes de que venciese el plazo se presentó con una oferta definitiva por cerca de 550 millones de euros. Ahora será TeliaSonera quien decida si acepta la propuesta concreta y final del operador virtual español o si le da más tiempo a Zegona, cuya falta de definición ha dejado un mal sabor de boca en Deutsche Bank, banco asesor de Yoigo. La oferta sellada de Másmóvil es inferior a la virtual de la compañía británica, que no llegó a rubricar su declaración de intenciones.

Meinrad Spenger, fundador de Másmóvil.
Meinrad Spenger, fundador de Másmóvil.

Yoigo es muy importante tanto para uno como para otro. En el caso de Másmóvil, el operador español necesita sus activos para poder tener una oferta de telecomunicaciones convergente, de fijo y móvil, si bien aún le faltaría la fibra, ya que solo dispone de la que compró a Jazztel. En el caso de Zegona, tras comprar el pasado año Telecable por 640 millones, cogería músculo para posteriormente jugar un papel importante en el proceso de consolidación del mercado español de telecomunicaciones, hoy en día controlado por Movistar, Vodafone y Orange.

Pérdidas para ACS

Aunque TeliaSonera aceptase la oferta de Másmóvil, el grupo participado por el fondo de capital riesgo Gala Capital aún debería negociar con ACS, FCC y Abengoa, dueños del 25% restante del capital. La constructora dirigida por Florentino Pérez tiene el 17% de las acciones, pero con una valoración de 198,4 millones, por lo que tasa Yoigo en 1.166 millones, casi el doble de lo que ofrece el operador de móviles. En consecuencia, debería hacer una provisión de casi 100 millones. La otra constructora, en manos de Carlos Slim, sí tiene provisionada la pérdida, ya que su 3,44% apenas lo tiene contabilizado en libros en 11,2 millones, por lo que la totalidad de la compañía valdría 329 millones.

Yoigo contaba, a finales de 2015, con 3,3 millones de clientes y una facturación de 854 millones de euros, un 5% más que en el ejercicio anterior

Según distintas fuentes, en las conversaciones preliminares, tanto Zegona como Másmóvil propusieron darle a ACS una opción de venta 'a posteriori' por un precio superior al ofertado a TeliaSonera en el caso de que la compañía fusionada alcanzase determinados objetivos financieros y operativos. De esta manera, Florentino Pérez permanecería en el capital, pero evitaría hacer la provisión, al disponer de un derivado con el que negociar con su auditor para no tener que dotar la pérdida. Las dos constructoras llevan en Yoigo, anterior Xfera Móviles, más de 16 años. Las dos confiaban en dar un gran pelotazo, ya que cuando fue lanzada se llegó a valorar en entre 3.500 y 5.000 millones.

Yoigo contaba, a finales de 2015, con 3,3 millones de clientes y una facturación de 854 millones de euros, un 5% más que en el ejercicio anterior. El margen bruto de explotación (ebitda), de 77 millones de euros, creció un 12%, mientras que, por primera vez desde su nacimiento en 2006, logró un resultado neto positivo de dos millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios