Repsol pone en venta su negocio en Asia y sus parques eólicos marinos por 4.500 millones
  1. Empresas
para reducir su abultada deuda

Repsol pone en venta su negocio en Asia y sus parques eólicos marinos por 4.500 millones

La petrolera ha encargado a Goldman Sachs desprenderse de sus yacimientos en Indonesia, Malasia y Vietnam, y a KPMG el traspaso de sus concesiones para construir molinos en el Reino Unido

Foto: Josu Jon Imaz. (Reuters)
Josu Jon Imaz. (Reuters)

Josu Jon Imaz ha decidido acelerar el proceso de desinversiones de Repsol al comprobar cómo el petróleo, lejos de repuntar como se estima en el nuevo plan estratégico 2016-2020, sigue cayendo día tras día. Para afrontar este difícil reto, el consejero delegado del grupo energético español ha encargado la venta de todo el negocio en la región Asía-Pacífico, heredado de la compra de Talisman y valorado en más de 4.000 millones de euros.

Fuentes próximas a Repsol han confirmado la intención de desprenderse de los activos en Indonesia, Malasia y Vietnam. El grupo participado por Caixabank y Sacyr ha empezado a pedir ofertas por los campos de gas y crudo en estos países para decidir si vende todos los negocios de forma conjunta o considera que es mejor trocearlos para obtener un mejor precio. La compañía ha contratado a Goldman Sachs para gestionar el cuaderno de venta.

Según distintas fuentes, y tomando como referencia los más de 1.200 millones de dólares de 'cash flow' que generan estos yacimientos, el importe total de la operación puede ascender a 4.000 millones de euros. Solo el proyecto conocido como Corridor, situado en Indonesia, tiene un valor de mercado próximo a los 2.000 millones. Repsol ha declinado hacer ningún comentario oficial sobre esta información.

Esta venta de los activos en Asia-Pacífico es la clave del plan de desinversiones generalista anunciado por Imaz el pasado mes de octubre, por el que pretende desprenderse de negocios calificados ahora como no estratégicos por 6.200 millones. Un programa muy agresivo, que no especificó en su momento, que tiene como objetivo evitar una rebaja del 'rating' hasta bono basura mediante la disminución de la deuda actual (14.000 millones) y el reparto constante de dividendos a los accionistas (un euro por acción).

Negocio eólico marino

Para llegar a los 6.200 millones, Repsol también ha encargado la venta del negocio eólico marino, una división creada por el propio Imaz cuando antes de ser el consejero delegado -fue nombrado en abril de 2014- se encargaba como director general del área industrial y de nuevas energías. La compañía española había conseguido licencias para la construcción y explotación de los proyectos de molinos de viento en el mar por cerca de 1.000 megawatios de potencia instalada en el Reino Unido, pero ahora tendría que hacer un fuerte desembolso para ponerlas en marcha.

Repsol también quiere desprenderse de sus actividades de GNL en Perú y en Ecuador, según han confirmado fuentes próximas a la compañía

Según distintas fuentes, Repsol debe destinar más de 1.000 millones al desarrollo de las concesiones de Inch Cape y de Beatrice, un gasto que la compañía ha decidido no asumir para reducir el 'capex' de acuerdo al nuevo plan extratégico. Por este motivo, el grupo presidido de forma institucional por Antonio Brufau ha encargado a KPMG la búsqueda de un comprador para estos proyectos. El pasado verano, la española ya llegó a un acuerdo con la portuguesa EDP para intercambiar activos. Gas Natural podría ser uno de los interesados en adquirir estos activos marinos.

Para completar el libro de desinversiones, Repsol también quiere desprenderse de sus actividades de GNL en Perú y en Ecuador, según han confirmado fuentes próximas a la compañía, que no han precisado cuánto podría obtener por el traspaso de estos activos. De momento, el que fuera hombre fuerte del PNV ya ha vendido su 10% de CLH por 325 millones y el negocio de propano en España por 652 millones.

En conclusión, toda una hoja de ruta para afrontar la fuerte caída del precio del crudo -actualmente cotiza a 44 dólares el barril- y digerir la abultada compra de la canadiense Talisman (10.000 millones de dólares), con la que Imaz deberá demostrar por qué fue elegido este año el mejor consejero delegado de Europa del sector del petróleo y el gas.

Repsol Josu Jon Imaz Ecuador KPMG
El redactor recomienda