las múltiples caras de peDRO BAUTISTA MARTIN

El bodeguero y compadre de Bigote Arrocet que dirige la liquidación de Banco Madrid

Pedro Bautista Martín gestiona 175 suspensiones de pagos y tiene tiempo libre para llevar una cadena de restaurantes y servir como secretario de la Asociación del Humorismo Español

Foto: La entrada a la sede principal de Banco Madrid. (Pablo López Learte)
La entrada a la sede principal de Banco Madrid. (Pablo López Learte)

La crisis ha empezado a remitir y al decir del Gobierno puede que incluso haya pasado a la historia. Pero las secuelas perdurarán por mucho tiempo y con ellas, aunque resulte un sarcasmo, siempre habrá algunos que harán extraordinarios negocios. Entre los beneficiarios indirectos de las enormes desgracias que ha padecido la economía nacional nadie más aventajado que el administrador concursal, una figura emergente en el panorama empresarial español que ha hecho de la necesidad virtud hasta convertir su actividad profesional en un nicho de mercado con alto valor añadido y exquisitas posibilidades de enriquecimiento personal.

Hasta hace poco la celebridad por excelencia de los especialistas en suspensiones de pagos estaba encarnada en la persona de Antonia Magadaleno, la dama concursal que abandonó la firma valenciana de Broseta Abogados para montárselo por su cuenta aprovechando su designación como administradora judicial de Martinsa. La letrada levantina y profesora en Derecho Procesal anda todavía metida en pleitos con su antiguo bufete, pero no está decidida a soltar la pieza que le tocó en suerte cuando el juez mercantil de La Coruña tuvo a bien designarla como responsable de la mayor quiebra de la historia corporativa en España.

Pedro Bautista Martín Molina.
Pedro Bautista Martín Molina.

La leyenda urbana asegura que Madgaleno se ha forrado con Martinsa y que Broseta no ceja en su empeño de reclamar por lo civil o lo criminal la parte que le pertenece del negocio; al cambio, cerca de diez millones de euros. El ejemplo demuestra cómo el reparto de los despojos empresariales ofrece minutas de vértigo, que van creciendo en progresión geométrica a medida que se va incrementando la deuda del procedimiento concursal. Cuanto mayor es el agujero, más grande es la recompensa, de modo que sólo hace falta estar tocado por el dedo divino del juzgado de turno para convertir en un 'business' multimillonario lo que se suponía que sólo era una buena carrera profesional.

El mejor botón de muestra y nuevo ‘rey Midas’ de las suspensiones de pagos en nuestro país es ahora Pedro Bautista Martín Molina, administrador concursal de Banco Madrid por obra y gracia del Juzgado Mercantil número 1 de la capital de España. Hay quien asegura que la elección fue realizada a propuesta del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), pero lo cierto es que la entidad presidida por Fernando Restoy se limitó a trasladar una lista amplia de profesionales válidos para que el magistrado decidiera a su antojo quién debía ser el afortunado.

Copas y chistes

Dicen que algo tiene el agua cuando la bendicen, y lo mismo debe ocurrir con el apoderado que dirige el proceso de liquidación de la filial española del andorrano BPA. No en balde, Martín Molina lidera los rankings de administradores concursales por delante de las grandes firmas de auditoría y entidades financieras cotizadas. Tanto a nivel particular como a través de su propio despacho, Legal y Económico SLP, el hombre fuerte de Banco Madrid lleva actualmente la batuta de casi 175 suspensiones de pagos procedentes de varias decenas de juzgados repartidos por toda la geografía nacional.

Pero, además de agua, el delegado judicial ha empezado a acreditar una bien ganada fama como bodeguero de alto standing en calidad de propietario de la cadena de restaurantes y tiendas online En Copa de Balón. Se trata de una fórmula que está cosechando importantes éxitos de crítica y público en algunas de las localidades más adineradas de Madrid, como puede ser la zona de Aravaca-Pozuelo y también en la selecta urbanización de La Moraleja. El secreto del negocio reside principalmente en una buena carta de vinos que se ofrecen a precio casi de coste gracias a que uno de los socios de la empresa es también distribuidor mayorista.

En Copa de Balón o, cuando menos en su página web, se subraya con especial énfasis comercial la pasión por el vino y, al parecer, no es la única que define el singular perfil de Pedro Bautista Martín Molina. El abogado y economista que ahora discute a cara de perro con el Banco de España y la CNMV los aspectos técnicos más controvertidos de la quiebra forzada del Banco Madrid es también, se supone que en sus ratos libres, socio y secretario de la Asociación del Humorismo Español (Ashumes).

El síndico judicial aporta así su granito de arena como compadre del grupo fundado por Bigote Arrocet, Toni Antonio y Félix el Gato entre otros ilustres artistas del mundo de la comedia. Una asociación que nació en 2006 con objeto de fomentar la ‘risoterapia’ y promover el sentido del humor en la España atribulada de estos últimos años. Está claro que la actividad principal del hombre que dirige la liquidación del Banco Madrid no da para hacer chistes precisamente, pero en la floreciente industria de los administradores concursales, como ocurre en la vida misma, es mucho más importante caer en gracia que ser gracioso. Martín Molina puede dar fe de ello.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios