LA OPV SERÁ DE LAS PRIMERAS DE 2015

Isolux se fija en el ‘modelo Abengoa’ para salir a bolsa con acciones limitadas de voto

El grupo que preside Luis Delso desdoblará su capital en acciones de tipo A y B para preservar el control accionarial después de la salida a bolsa.

Foto: Sede de Isolux Corsán
Sede de Isolux Corsán

Isolux Corsán quiere inaugurar la nueva etapa de salidas a bolsa en 2015. El grupo de infraestructuras que preside Luis Delso tiene ya muy avanzado el diseño de su estreno en el parqué, que será materializado a partir de un split o división del capital en acciones de tipo A y B. Isolux sigue así el modelo patentado hace más de dos años por la familia Benjumea en Abengoa con el fin de preservar el control accionarial en manos de los accionistas de referencia. El importe de la operación podría alcanzar una cifra cercana a los 1.000 millones de euros.

Con la única excepción de Endesa, que acaba de aprobar una oferta pública de hasta el 22% del capital, todas las flamantes OPV que estaban previstas para el último trimestre de 2014 han tenido que ser aplazadas ante la imponderable volatilidad de los mercados. Caso aparte ha sido lo ocurrido con Aena, donde los insondables motivos políticos han provocado el enésimo fiasco de una fiebre bursátil que la mayor parte de emisores, todos ellos inasequibles al desaliento, pretenden trasladar ahora los primeros meses del próximo año 2015. En la primera fila de esta nueva oportunidad se ha colado por derecho propio Isolux.

La constructora española lleva tiempo configurando un proyecto que resulte atractivo a los inversores internacionales y para ello ha concentrado sus principales esfuerzos comerciales en el sector exterior. De hecho, Isolux intentó a mediados de 2012 una incursión en la Bolsa de Brasil a través de su filial de Infraestructuras, que integra los negocios de concesiones de autopistas, líneas de transmisión y energía solar. La operación fue descartada meses después, cuando la empresa española llegó a un acuerdo con el fondo canadiense Public Sector Pension Investment (PSP) para capitalizar la citada subsidiaria con 500 millones de euros, a los que Isolux añadió otros 100 millones adicionales.

Luis Delso, presidente de Isolux Corsán.
Luis Delso, presidente de Isolux Corsán.

Desde entonces Isolux ha estado explorando distintas alternativas que contemplaban la posibilidad de cotizar en Estados Unidos, como también hizo en su día Abengoa o como ha anunciado recientemente Acciona de cara a la puesta en valor de su joint venture con KKR en el negocio de las energías renovables. El equipo directivo que encabeza Antonio Portela en su calidad de consejero delegado ha deshojado finalmente la margarita decantando el proyecto de salida a bolsa en España. En la decisión ha pesado de manera decisiva las emisiones de bonos por valor de 850 millones efectuadas en el segundo trimestre del año.

Acciones de un voto y acciones de 100 votos

Isolux ha testado de manera realmente efectiva el interés de los mercados de capitales, con un resultado positivo que permite ahora encarar con mayores expectativas la refinanciación de todo su pasivo bancario, estimado en 1.100 millones de euros. En este contexto se inscribe la oferta pública de venta (OPV), que será complementada con una oferta pública de suscripción (OPS), ambas destinadas de manera específica al mercado institucional. El objetivo de la empresa consiste en alcanzar al término de la doble operación un free float en bolsa de alrededor del 25% del capital.

Isolux intentó a mediados de 2012 una incursión en la Bolsa de Brasil a través de su filial de Infraestructuras, que integra los negocios de concesiones de autopistas, líneas de transmisión y energía solar. La operación fue descartada meses después

Antes de la puesta de largo en los mercados, Isolux Corsán efectuará un split en su capital que será repartido en dos categorías diferenciadas de acciones A y B, a las que se asignarán muy distintos derechos de voto. El planteamiento es similar al de Abengoa, cuyas acciones B quintuplican en el capital a las del tipo A, disponiendo ambas de los mismos derechos económicos a efectos de dividendo. La clave de la operación reside, sin embargo, en los derechos políticos, ya que las acciones cotizadas de tipo B sólo representan un voto cada una por los 100 que contiene cada título de la clase A.

El diseño de la operación, que cuenta con el respaldo jurídico de Uría Menéndez junto al despacho neoyorquino Davis Polk, pretende ampliar la base social de Isolux, garantizando en todo caso el control mayoritario en manos de los actuales accionistas de referencia. La peculiaridad de este tipo de salidas a bolsa requiere una especial vigilancia por parte de los organismos reguladores, como puso de manifiesto Abengoa cuando hace unos meses planteó infructuosamente ante la CNMV la posibilidad de que sus célebres y múltiples acciones B cotizasen solamente en el Nasdaq de Nueva York. La ‘expatriación bursátil’ es una amenaza latente para la imagen de España que deberá despejar claramente Isolux cuando verifique su folleto ante la CNMV.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios