Polémica en el fondo buitre Fortress tras laminar a todos los aspirantes a sindicalistas
  1. Empresas
gran negocio con los morosos del santander

Polémica en el fondo buitre Fortress tras laminar a todos los aspirantes a sindicalistas

El fondo oportunista que ha hecho un gran negocio con los morosos del Banco Santander despide a un 10% de la plantilla tras intentar crear un comité de empresa.

placeholder Foto: El director de Fortress Investment Group, Michael Novogratz. Foto: Reuters
El director de Fortress Investment Group, Michael Novogratz. Foto: Reuters

Fortress acaba de hacer uno de los mejores negocios que se recuerdan en el mundo financiero. El fondo estadounidense, que compró carteras de crédito de más de 1.100 millones a Banco Santander, las ha vendido a Lindorff por el doble del precio al que las adquirió. Al mismo tiempo, sin embargo, la entidad dirigida en España por José Manuel Cava (ex-BBVA)ha decidido poner en la calle a nueve empleados, ocho de los cuales habían pedido la constitución de un comité sindical. Esta decisión coincide con la salida de los dos principales directores de la empresa de recobro.

Según han explicado fuentes de los trabajadores, el pasado viernes, Paratus AMC, la empresa de recobro de préstamos fallidosde Fortress, puso en la calle a nueve personas, cerca de un 10% de la plantilla de las oficinas de Barcelona. La justificación fue el fin de los contratos de obra y servicio de los trabajadores, tras el traspaso de la cartera de crédito a Lindorff, otro de los fondos denominados 'buitre' que han obtenidopingües beneficioscon los impagos de particulares.

Sin embargo, algunos de los empleados afectados sostienen que el motivo real es la presentación de una candidatura de Comisiones Obreras para formar un comité de empresa con el objetivo de defender los derechos de toda la plantilla. De los nueve despedidos, ocho iban en las listas para la selección de los potenciales candidatos a representar a los trabajadores, que rondaban los 90. Para acallar las críticas, Fortress ha pagado pequeños bonus de un máximo de 1.000 euros con el fin de evitar reclamaciones en los juzgados.

El call center de Paratus funcionaba con turnos de lunes a viernes, uno que iba de 8 a 15 y un segundo, hasta las 22 horas. Tras varias reclamaciones, el horario se unificó de 10 a 18 horas, mientras que los sábados se modificaron para que sólo tuviesen que trabajar uno al mes, frente a los cuatro iniciales. El sueldo medio de los gestores, que se encargaban de fiscalizar cerca de 80.000 préstamos (de llamar a los clientes para que pagasen), es de 17.000 euros al año.

Lindorff se ha quedado con los préstamos no cobrados de Fortress a un precio que ronda el 3% del valor real, lo que supone el doble de lo que hace dos años abonó la firma estadounidense a Banco Santander. Pero, además, Fortress ha sacado una gran rentabilidad a todos aquellos casos de clientes que, tras alcanzar un acuerdo extrajudicial para modificar las condiciones de pago, continuaban sin hacer frente a las cuotas. A estos ciudadanos, el fondo les subía –lo sigue haciendo– un 10% el tipo de interés cada mes que no cumplían con sus obligaciones.

No es la primera vez que Fortress se ve envuelta en una polémica. A principios de este año, el fondo y Grupo Lar, su socio, comenzaron a vender viviendas procedentes de la Sareb que ya habían sido adquiridas al banco malo del Estado por particulares a un precio un 65% inferior respecto al que las comercializaba el fondo. La publicación del escándalo obligó a suspender las operaciones, aunque finalmente no se detalló cómo arreglaron el entuerto la Sareb y la sociedad inmobiliaria.

Bajas en el equipo directivo

Además de los préstamos del Santander, Paratus también se encargaba del seguimiento de los créditos fallidos de Novagalicia, ahora Abanca. La dirección de la empresa filial de Fortress estaba liderada por Scott Niven y Antonio Rizzo. Según fuentes financieras, ambos han dejado la compañía. Niven era el responsable del rendimiento de las entidades gestoras de cobros afiliadas a Paratus AMC adquiridas en toda Europa y de supervisar las oportunidades de inversión. Por su parte, Rizzo se encargaba de la gestión de carteras, gestión de activos y sistemas informáticos.

Para suplir estas bajas, Fortress ha fichado a José Cadena, un ejecutivo formado en Citigroup que se especializó en gestión de carteras de fallidos en firmas como Galaxy Asset Management y West Asset Management. Cadena ha sido nombrado vicepresidente de préstamos sin garantías. Según los empleados salientes, su remuneración multiplica por diez la media de los gestores que persiguen a los morosos.

Morosos Realia Fortress Paratus AMC Lindorff
El redactor recomienda