la mitad son pérdidas

El gigante alemán E.ON se va de España con la venta de activos por 6.000 millones

La multinacional espera ingresar unos 3.000 millones por los cerca de 650.000 clientes y sus ciclos combinados, lo que le supondrá una pérdida por el mismo importe.

Foto: El logotipo de E.ON en su sede en Düsseldorf (Alemania). (EFE)
El logotipo de E.ON en su sede en Düsseldorf (Alemania). (EFE)

E.ON, la que fuera la mayor empresa de energía de Europa, ha decidido poner pies en polvorosa en España. La compañía dirigida en Madrid por Miguel Antoñanzas envió la semana pasada el cuaderno de venta de todos sus principales activos en la Península Ibérica, unas filiales que tenían una valoración preliminar de 6.000 millones y que se venden por la mitad.

Fuentes del sector energético han confirmado la recepción del documento de desinversión de E.ON, que está siendo asesorada por Citi. El banco de inversión estadounidense lo ha distribuido entre fondos de infraestructuras, fondos soberanos y alguna que otra empresa industrial extranjera que puedan estar interesados en entrar en el negocio eléctrico en España a un precio realmente de rebaja. La portuguesa EdP puede ser uno de los candidatos tras la entrada en su capital del Gobierno chino.

Según fuentes que han analizado el cuaderno de venta, los activos que E.ON ha puesto en el mercado pueden alcanzar un valor que oscila entre los 2.800 y los 3.000 millones de euros. Si las ofertas finales se movieran en este rango, la operación supondría una pérdida muy sustancial para la multinacional con sede en Dusseldorf, que en 2008 compró los activos que Endesa tenía en España, Italia y Francia por 8.600 millones de euros, más otros 2.600 de deuda.

En total, invirtió 11.400 millones en adquirir las plantas y los clientes que Enel y Acciona tuvieron que vender por cuestiones de abuso de posición dominante tras la compra de Endesa. La operación se cerró en junio de 2008, pocos meses antes del estallido de la tormenta financiera y del inicio de la mayor crisis económica que se recuerda. Esta coyuntura ha golpeado con dureza los intereses de todo el sector y de E.ON, que desde 2009 viene provisionando la pérdida del valor de sus activos.

Según las cuentas oficiales del grupo alemán, que cuenta con 62.000 empleados en todo el mundo, 1.135 de ellos en España, la compañía ya reconoció un impairment de 3.300 millones en 2009 por los negocios adquiridos a Endesa en los tres países citados con anterioridad. En 2010 tuvo que hacer un sacrificio de 1.500 millones y en 2011, ante el empeoramiento de la economía española e italiana, el agujero ascendió a 1.900 millones.

Aunque E.ON no detalla lo que se dotó contra las cuentas en España del total de las provisiones, fuentes del sector aseguran que al menos le corresponden 3.000 millones, que son las pérdidas que asumirá finalmente si traspasa los activos. La alemana también ha puesto a la venta sus subsidiarias en Italia en una operación paralela cuyo objetivo principal es obtener ingresos extraordinarios para reducir su deuda neta, que asciende a 32.000 millones de euros.

Ampliaciones de capital por las tierras de Cantabria

Los malos resultados operativos en España le han obligado a realizar varias ampliaciones de capital en sus filiales. En febrero de 2012 suscribió una inyección de fondos propios de 800 millones en E.ON España, apoyo que tuvo que incrementar en 100 millones más en marzo de ese año. Al mismo tiempo se hizo otra aportación de dinero –500 millones– a E.ON Iberia Holding y una posterior de 258 en E.ON Argentina.  

La compañía alemana opera en los mercados liberalizados de generación y comercialización y en el mercado regulado de distribución de energía eléctrica. En España cuenta con más de 650.000 clientes en Cantabria, Asturias, norte de Castilla y León y Galicia, heredados de la compra de Eléctrica del Viesgo, con una red de infraestructura de 33.000 kilómetros. Dispone de 4.500 megavatios de energía convencional y renovable en toda la Península Ibérica, en plantas ubicadas en las comunidades de Andalucía, Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla León y Cataluña.

La multinacional es dueña de dos centrales de ciclo combinado en Tarragona y Escatrón (Zaragoza). Además, recientemente ha puesto en operación la planta de Bahía de Algeciras, de 800 MW de potencia, en San Roque (Cádiz).  E.ON ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios