LOS CEO, EXULTANTES POR EL CAMBIO DE RUMBO

La banca resucita: la mora baja por primera vez desde los "brotes verdes" de Salgado

El BdE dio ayer carta de naturaleza al optimismo de la banca española con la primera caída real de la morosidad desde los brotes verdes de abril de 2011.

Foto: El gobernador del BdE, Luis María Linde (d) y el presidente del Banco Santander, Emilio Botín. (EFE)
El gobernador del BdE, Luis María Linde (d) y el presidente del Banco Santander, Emilio Botín. (EFE)

El Banco de España dio ayer carta de naturaleza al optimismo de que han hecho gala últimamente las principales entidades españolas con la primera caída real de la morosidad del sector desde los famosos "brotes verdes" de Elena Salgado en marzo de 2011. En febrero de este año, la tasa bajó desde el 13,53% de enero hasta el 13,42%, esta vez sin cambios contables ni traspaso del crédito promotor a Sareb. Los consejeros delegados de los principales bancos hace semanas que anuncian que la morosidad ha tocado techo y que se reducirá notablemente en 2014.

Es cierto que la tasa oficial de morosidad ya había bajado en enero, pero esta caída obedeció a un cambio contable: el supervisor incluyó en el volumen total de crédito –que es el denominador de la tasa de mora– los préstamos concedidos por la banca a los establecimientos financieros de crédito, es decir, las empresas de préstamos fáciles; esto incrementa el crédito en 26.000 millones y reduce la tasa, aunque los préstamos morosos no bajen. Sin este efecto, la mora no se habría reducido al 13,53%, sino que habría batido un nuevo récord histórico en el 13,78%.

También hubo dos caídas de la tasa en diciembre de 2012 y febrero de 2013, pero fueron del mismo modo artificiales porque obedecieron al traspaso a Sareb del crédito promotor de las ocho entidades rescatadas (Bankia, NCG Banco, Catalunya Caixa y Banco de Valencia en diciembre, y BMN, Ceiss, Liberbank y Caja3 en febrero). El crédito promotor es el que tiene mayor tasa de mora, por lo que su salida del sistema supuso una notable reducción. Sareb no ofrece datos de mora dentro de su falta de transparencia, pero se puede estimar que la tasa total incluyendo estos traspasos habría alcanzado el 16% al cierre de 2013.

Sin embargo, en febrero de 2014 se produjo la primera caída real de los activos dudosos (el numerador de esta ratio) desde marzo de 2011, cuando se redujo la morosidad del 6,19% al 6,11%. Eran los tiempos del amago de recuperación de la economía española, cuando la entonces vicepresidenta económica de Zapatero, Elena Salgado, anunció los famosos "brotes verdes". Como es sabido, fue un espejismo porque entonces se hundió la deuda española en los mercados, se disparó la prima de riesgo y llegó la segunda recesión. En cuanto a la mora bancaria, lo de ese mes también fue un espejismo: en abril de ese año, volvió a subir hasta el 6,35%.

¿Esta vez va en serio?

¿Será ahora flor de un día también o es la recuperación buena? En aquel entonces, muchos responsables de las entidades aseguraban que habíamos alcanzado el techo de la morosidad o que este estaba muy cerca. Desde entonces, la tasa ha crecido en 10 puntos si incluimos la de Sareb, así que los banqueros se han cuidado muy mucho durante todo este período de arriesgarse a volver a meter la pata de esa manera, y llevan años sin atreverse a anunciar el fin de la morosidad. Este silencio empezó a romperse en la presentación de los resultados de 2013, cuando algunos insinuaron que la tasa tocaría techo en 2014. Pero con los datos de los primeros meses del año, algunos se han lanzado ya al optimismo sin reservas.

El consejero delegado del BBVA, Ángel Cano (i), y el presidente de la entidad, Francisco González. (EFE)
El consejero delegado del BBVA, Ángel Cano (i), y el presidente de la entidad, Francisco González. (EFE)

Es el caso de Ángel Cano, consejero delegado de BBVA, que a principios de mes aseguró en los Encuentros Financieros de Deloitte que el nivel de dudosos de su entidad se redujo un 3% en enero y febrero, lo que supone 1.000 millones menos que el año pasado. Asimismo, asegura que BBVA acumula cinco meses de reducción continuada de este saldo (no obstante, la tasa de mora seguía subiendo porque la reducción del crédito total era mayor que la del crédito moroso). Su homólogo del PopularFrancisco Gómez, se sumaba a la euforia en las mismas jornadas: "Los dos primeros meses del año han sido los mejores en términos de morosidad desde que se inició la crisis". A su juicio, estamos siguiendo el patrón clásico de la mora, cuya reducción tiene cierto desfase con la recuperación del PIB.

Más prudente se mostró José Sevilla, director general de Bankia, quien sólo se atrevió a pronosticar que en 2014 se reducirá la tasa de mora y que "cerraremos por debajo de los niveles de 2013". Otras entidades importantes también prefieren guardar la cautela porque creen que la recuperación económica está cogida con alfileres y existe un alto riego de que vuelva a descarrilar; además, aunque la morosidad en general se está reduciendo, la de pymes sigue aumentando. De ahí que el sector todavía no va a liberar las provisiones que ya no tiene que dotar con el cambio de normativa de las refinanciaciones.

La reducción de la morosidad es vital para las maltrechas cuentas de la banca española, aprisionadas por unos márgenes mínimos –aunque se están ensanchando por la caída de la remuneración de los depósitos– y por la necesidad de seguir dotando provisiones por la escalada de la mora y por la reclasificación de los préstamos refinanciados. Si la morosidad baja, no sólo se reduce esa dotación, sino que podrá empezar a liberar provisiones que podrán utilizar para mejorar su beneficio y reforzar su capital. No obstante, será un proceso lento y gradual, y el sector no espera que alcance su cénit hasta 2016.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios