ANTE EL 'ENCUENTRO PLANETARIO' CON OBAMA

El lobby del Ibex fleta sus jets privados para jalear a Rajoy en su viaje a Washington

El Consejo de la Competitividad ha organizado una excursión de urgencia a Washington para arropar a Rajoy en su 'encuentro planetario' con Obama

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, posa con los integrantes  del  Consejo Empresarial para la Competitividad. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, posa con los integrantes del Consejo Empresarial para la Competitividad. (EFE)

El Consejo Empresarial de la Competitividad (CEC), identificado de manera más certera como el lobby de los grandes empresarios y que preside el titular de Telefónica, César Alierta, ha enviado una carta a todos sus insignes asociados con el fin de organizar una excursión lo más amplia posible que sirva para dar lustre a la visita que la próxima semana rendirá Mariano Rajoy al presidente de Estados Unidos, Barack Obama. El ‘encuentro planetario’ en la Casa Blanca quiere ser aprovechado por los principales empresarios de postín para hacerse la foto de rigor con el presidente del Gobierno en el prólogo de un año cargado de buenas expectativas económicas.

El director ejecutivo del CEC, Fernando Casado, ha sido el encargado de una convocatoria organizada con carácter de urgencia y en la que se ofrece la posibilidad de coordinar el viaje en aviones particulares con aquellos miembros del colectivo que no hubieran incluido este singular evento en su agenda de trabajo. Se da la circunstancia de que algunos de los componentes del selecto grupo ya habían sido invitados a Washington a instancias de la CEOE y de la Cámara de Comercio de España en Estados Unidos.

El cónclave de los grandes empresarios, constituido durante la anterior etapa de Gobierno socialista, no quiere verse rezagado en la carrera de apoyo institucional al actual jefe del Ejecutivo. Los más poderosos hombres de negocios del Ibex 35 han esgrimido sin ambages su mejor ‘sonrisa profidén’ cuando pintaban bastos en la economía nacional y quieren ser los primeros en pasear la ‘copa de la recuperación’ ahora que las tornas parecen empezar a cambiar verdaderamente en España.

Tras llegar a un acuerdo con el jefe de Gabinete de Moncloa, Jorge Moragas, los servicios técnicos del CEC han cerrado una reunión privada con Rajoy que se celebrará en el hotel Hay Adams de Washington a primera hora de la tarde del próximo martes, día 14. El encuentro tendrá lugar con posterioridad al almuerzo de trabajo con un grupo más amplio y heterogéneo de empresarios que el propio Rajoy anunció en su momento con carácter oficial como telón de fondo de su reunión con Obama.

Mariano Rajoy conversa con  el presidente de Iberdrola, José Ignacio Galán. (EFE)
Mariano Rajoy conversa con el presidente de Iberdrola, José Ignacio Galán. (EFE)
La cita de Washington será la segunda que el Consejo Empresarial de la Competitividad celebra con Rajoy después de que el presidente del Gobierno recibiera a los empresarios en el Palacio de la Moncloa el pasado mes de julio. En aquella ocasión sólo causaron baja, con acreditado parte justificativo, el presidente del Banco Santander, Emilio Botín, y el titular de Acciona, José Manuel Entrecanales.

Apostolado en defensa del Gobierno

La urgencia de la convocatoria impide ahora conocer con suficiente antelación el grado de aceptación, aunque las primeras confirmaciones permiten augurar un número suficiente de primeros espadas. De hecho, aparte de Botín y el citado Alierta ya han garantizado también su viaje a Estados Unidos el presidente de La Caixa, Isidro Fainé, y el de Iberdrola, Ignacio Galán. Uno que lo tiene más complicado para llegar a Washington es Antonio Brufau, que ese mismo día ha sido citado en Caracas por el presidente Nicolás Maduro y el ministro de Energía venezolano, Rafael Ramírez, para firmar una alianza operativa entre Repsol, la italiana ENI y la compañía local PDVSA.

Todos ellos han venido ejerciendo su ‘apostolado’ en defensa de la actual política económica, sobre todo una vez que el equipo económico de Rajoy conminó a los grandes empresarios del país a que depusieran su actitud negativa y abandonaran las presiones con las que algunos reclamaban la petición incesante de un rescate en toda regla a Bruselas. El Consejo de la Competitividad había mostrado sus reticencias ante las complicaciones de España para acceder a los mercados de capitales, pero una vez superada la tormenta del euro y despejadas las inclemencias de financiación, las élites corporativas del país cerraron filas con el Gobierno.

Durante gran parte del año recién acabado, los principales prebostes del mundo corporativo han estado pregonando la ‘buena nueva’ de la economía española en un road show de carácter nacional e internacional donde los deseos de recuperación se mezclaban con la realidad de unas cifras macroeconómicas claramente más favorables.

Ahora ha llegado el momento de sacar pecho al abrigo de la sombra que mejor puede cobijar las relaciones entre los poderes fácticos y el Gobierno establecido. La reunión con Rajoy viene a ser el brindis que todos ellos estaban esperando en el inicio del nuevo año y qué mejor forma de hacerlo que en pleno corazón financiero de Washington, aprovechando la primera entrevista oficial del jefe del Gobierno español con el presidente de Estados Unidos.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios