HOY SE FIJA EL PRECIO FINAL DE LA OPS, QUE SERÁ EL MÁS BAJO POSIBLE

Santander, La Caixa y Mapfre acuden al rescate de Bankia del que reniega BBVA

Llegó el día D para la Oferta Pública de Suscripción (OPS) de Bankia. La entidad, sin apenas demanda institucional extranjera, confía en completar la colocación con

Foto: Santander, La Caixa y Mapfre acuden al rescate de Bankia del que reniega BBVA
Santander, La Caixa y Mapfre acuden al rescate de Bankia del que reniega BBVA

Llegó el día D para la Oferta Pública de Suscripción (OPS) de Bankia. La entidad, sin apenas demanda institucional extranjera, confía en completar la colocación con las aportaciones involuntarias de los principales bancos y aseguradoras nacionales. Santander  se ha visto obligado a comprar acciones por 150 millones, mientras que BBVA ha rechazado la invitación del Ministerio de Economía. Elena Salgado ha pedido a  La Caixa, Mapfre y Mutua Madrileña aportaciones de 100 millones.

La operación, planteada en clave de riesgo sistémico, apenas ha convencido a los inversores internacionales pese a los esfuerzos de Rodrigo Rato por levantar cerca de 1.100 millones de entre gestores extranjeros. Ese era el objetivo inicial de Bankia y lo que se habían comprometido a captar Bank of America Merrill Lynch, Deutsche Bank, JP Morgan y UBS, los cuatro coordinadores globales junto a Lazard, asesor del emisor.

Fuentes próximas a la OPS aseguran que hasta el pasado viernes el libro de órdenes apenas contaba con 150 millones procedentes del exterior. Una cifra poco relevante que los responsables de la colocación esperan aumentar entre esta tarde y mañana cuando se fije el precio definitivo de las acciones y una vez conocidos los resultados de los test de estrés.

La calificación de Bankia no es muy alentadora porque solo los aprueba si contabiliza los más de 3.000 millones que espera ingresar con la OPS. Sin ese dinero, sería la sexta entidad española suspendida. “Eso es lo de menos. El problema de Bankia y del resto es que los extranjeros no quieren exponerse a banca nacional. No se fían de lo que hay detrás”, explica un administrador de cartera.

“Hay muy poco apetito por entrar en Bankia”, resume el responsable de una entidad estadounidense que asistió a la presentación de Rodrigo Rato en Nueva York. “En Estados Unidos no se quiere saber nada de lo que está pasando en Europa y menos en bancos españoles. Las cajas tienen muy mala fama: la mayoría de los gestores ni nos hemos mirado los números”, añade.

Precio mínimo y riesgo de intervención

Pese a ese rechazo allende nuestras fronteras, en Bankia confían en que esta noche haya al menos demanda por 3.600 millones de euros. Eso es lo que espera conseguir vendiendo las acciones a 4,40 euros, el precio más bajo de la horquilla no vinculante. Fuentes de la cúpula directiva del grupo fusionado por Caja Madrid, Bancaja y otras cinco cajas más dan por hecho que ese es el único precio posible, sin descartar que finalmente se sitúe por debajo de la banda orientativa.

Gran parte de esa confianza radica en los compromisos adquiridos por sus principales competidores de comprar acciones para salvar la OPS a petición de Economía y del Banco de España, como adelantó El Confidencial el 29 de junio. A BBVA y Santander, Elena Salgado les ha pedido que suscriban órdenes por 150 millones. Pero el primero ha dicho que no. Francisco González se ha negado a acudir al rescate. Fuentes financieras dan por hecho que Santander si lo hará tras las declaraciones de Emilio Botín hace una semana en las que aseguraba que la operación sería un éxito. No obstante, el presidente investigado por Hacienda no cedió su red de sucursales para vender acciones pese a su compromiso inicial.

A La Caixa, Mapfre y Mutua Madrileña les han pedido 100. A Popular y Sabadell, entre los 50 y los 70 millones. La mayoría han dado su visto bueno, aunque más de uno con reticencias, por considerar que si Bankia no sale a bolsa las consecuencias para todo el sector serán demoledoras.

“Si Bankia no culmina la OPS, la única solución es la nacionalización. Y eso es muy duro”, asevera con temor un alto directivo de una de las entidades que van a acudir a la llamada de rescate. “Se cerrarían aún más los mercados y las acciones del resto se vendrían abajo”, agrega. En efecto, si Bankia no cierra la colocación, el FROB tendrá que inyectarle 5.600 millones, lo que supone que el Estado sería el mayor accionista, con cerca del 70% del capital.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios