los dos dirigentes no han coincidido en casi ningún acto electoral

Susana Díaz saca pecho de sus victorias electorales y derrocha frialdad con Sánchez

Los dos dirigentes socialistas han coincidido en un acto electoral en Alcalá de Guadaíra, en Sevilla. Quedan escasos días para las municipales y la tensión entre ambos es más que palpable

Foto: El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), junto a la presidenta andaluza en funciones, Susana Díaz. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez (i), junto a la presidenta andaluza en funciones, Susana Díaz. (EFE)

Ella presumió de victorias en las urnas. Justo de lo que él carece. Pero las fuerzas están muy igualadas. Al menos, sobre el escenario del mitin. Llegaron por separado y se saludaron apenas unos minutos en una sala reservada del teatro de Alcalá de Guadaíra de Sevilla que ha asistido al único encuentro de Pedro Sánchez y Susana Díaz en esta campaña electoral. Las cámaras no pudieron registrar el saludo ni los 1.600 asistentes verlos fundidos en un abrazo. Díaz llevaba esperándolo casi media hora. El secretario general repetía en Andalucía una semana después. Durante su primer tour la andaluza puso tierra de por medio y se fue a Asturias.

El líder federal, antes de bajarse de la furgoneta, hizo una parada en otro bastión andaluz, Dos Hermanas, pero la baronesa no lo acompañó. El PSOE andaluz asegura que no lo sabía. Al dúo socialista lo acompaña el morbo. Por mucho que disimulen, la relación de los dos rostros del ‘nuevo tiempo’ con más peso en el PSOE es tensa. Sus equipos han tenido que dar muchas vueltas para facilitar el encuentro.

Fue el cuarto mitin juntos en Andalucía desde que ambos liderazgos cohabitan en el PSOE. Volvió a ser frío. Loas desmedidas a Susana Díaz de los teloneros, que la denominaron como “el talismán del PSOE”, y cordialidad sosa con Pedro Sánchez. Fue el público el que se encargó de corearle “presidente, presidente” y demostrarle el cariño que no exhibieron los dirigentes del PSOE andaluz, ni siquiera arrastrados por la efusividad del lenguaje mitinero. La secretaria general lo mencionó dos veces en su discurso, casi de trámite. Él fue mucho más halagador y la piropeó mucho más. Ambos centraron sus ataques en Mariano Rajoy y Podemos.

El reencuentro entre Pedro Sánchez y Susana Díaz

Vídeo: El reencuentro entre Pedro Sánchez y Susana Díaz

 

Sus fuerzas están hoy mucho más equiparadas. Incluso su presencia en el escenario está mucho más igualada. Sánchez ha mejorado mucho como mitinero. Es verdad que, como la socialista andaluza se encargó de subrayar, ella ya ha cosechado dos victorias en las urnas. En las pasadas europeas y en las autonómicas el PSOE volvió a ganar en Andalucía rompiendo un ciclo inédito de dos derrotas encadenadas. Él todavía no tiene ninguna. “Hace 18 meses os pedí el apoyo para abrir un nuevo tiempo en Andalucía y os dije que íbamos a ganar elecciones. Ganamos las elecciones europeas, las autonomías y ahora vamos a ganar las elecciones municipales en Andalucía”, defendió la presidenta en funciones de la Junta. Sólo unos minutos más tarde, Sánchez extendió esta victoria del PSOE a toda España. Fue lo más llamativo. “Susana tiene más suerte que yo porque yo con 43 años no podré regenerar España según Albert Rivera”, bromeó Sánchez.

Díaz sigue sin dar por hecho que Sánchez será el candidato socialista en las generales y mucho menos a pronosticar su triunfo. Hace apenas dos meses, en Almería el líder federal le propuso un ya famoso “tú a San Telmo, yo a la Moncloa” y todavía no le ha aceptado el trato. La líder andaluza, ni pidiéndoselo Felipe González, arropa a Sánchez en público ante unas futuras primarias y esgrime la teoría de que debe ser neutral para dar libertad a sus militantes.

Pedro Sánchez anima a los ciudadanos preocupados por el paro a no votar al PP

Vídeo: Pedro Sánchez anima a los ciudadanos a no votar al PP      

 

A pocos kilómetros, en Sevilla capital, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, arropaba al alcalde, Juan Ignacio Zoido. El argumentario del PP ya incluye el enfrentamiento entre Díaz y Sánchez como arma política. Las encuestas publicadas ponen en peligro la mayoría absoluta que el PP logró aquí hace cuatro años. El PSOE quiere recuperar esta plaza y Díaz dio por hecho que van a ganarla.

Sevilla está destinada a ser un símbolo para medir su fortaleza en un trance político duro, tras dos meses bloqueada sin poder formar gobierno y después de haber encajado tres derrotas por el no mayoritario de la oposición. No es desde luego su mejor momento político. La aureola con la que llegó está desapareciendo. De ser la esperanza blanca y la gran tabla de salvación del partido, comienza a ser cuestionada fuera y dentro, y en eso tiene mucho que ver el pulso soterrado que han librado en los últimos meses desde el PSOE andaluz con Pedro Sánchez. Contra eso, los socialistas andaluces sacan a pasear sus resultados.

En las filas socialistas llamó la atención el lugar elegido. Alcalá de Guadaíra es uno de los fortines del PSOE, una de las pocas grandes ciudades, junto a Dos Hermanas, donde los socialistas se han mantenido de forma ininterrumpida en el ayuntamiento. Su alcalde, Antonio Gutiérrez Limones, atraviesa momentos bajos. Un informe policial apunta a su supuesta implicación en un caso de desvío de fondos públicos a través de una empresa de comunicación. Muchos se preguntaron si no era mejor otro lugar donde llevar a Pedro Sánchez para hacerse la foto ante la posible imputación de este histórico regidor. Sobre todo por qué no en Sevilla capital. Tanto Díaz como la secretaria general del PSOE sevillano, Verónica Pérez, y el propio líder federal aprovecharon para cerrar filas con el regidor y defender sin dudas su honradez.

La líder andaluza, ni pidiéndoselo Felipe González, arropa a Sánchez en público ante unas futuras primarias para llegar a La Moncloa

Sánchez nombró a Felipe González, a quien ahora tiene a su favor, y a Alfonso Guerra y cosechó un sonoro ‘ole’ del auditorio. “Hemos abierto una nueva etapa, un nuevo tiempo y en esto nos va a acompañar a los alcaldes y Pedro”, dijo Díaz. En otra ocasión se refirió a él con un “¿verdad, Pedro?”, para poner al Gobierno andaluz como ejemplo. Y ya. El PSOE andaluz se toma el 24 de mayo como una especie de reválida de las andaluzas dos meses después de una victoria insuficiente que no ha permitido todavía a Díaz formar gobierno. Desde Ferraz saben que un resultado aceptable puede terminar de consolidar el liderazgo interno de Sánchez y convertir las primarias de julio en puro trámite.

Hace apenas un año, el PSOE andaluz fue clave para catapultar a Sánchez a la secretaría general. En estos meses, el apoyo incondicional que recibió se ha diluido en cuitas internas y pulsos soterrados por el liderazgo del partido. Todos disimulan, pero las elecciones del domingo y los gobiernos que se obtengan después gracias a los pactos pueden ser definitivos para el futuro inmediato del partido. El PSOE andaluz no oculta que hará valer sus resultados en las urnas y desde Ferraz defienden que Sánchez está reconduciendo la caída que las encuestas pronosticaban para el partido. Desde Andalucía ya han dejado claro que habrá  primarias pase lo que pase en el puñado de comunidades y ayuntamientos que los socialistas aspiran a recuperar para tomar oxígeno ante las próximas generales.

La foto final fue delatadora. Al término del mitin, el escenario se llenó de gente. A Pedro Sánchez lo fueron arrinconando en última fila. Susana Díaz no perdía la primera línea. Pero él se abrió paso y logró situarse bajo el mejor foco de las tablas. Después, cada uno eligió una escalera.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios