SE PODRÁ VOTAR HASTA EL VIERNES A LAS 14:00

Locura por el 28-A: más de una hora de cola para poder votar por correo

Correos ha ampliado su horario estos días abriendo media hora antes por la mañana y cerrando media hora después por la tarde

Foto: Las colas se han repetido por todas las oficinas de Correos. (Efe)
Las colas se han repetido por todas las oficinas de Correos. (Efe)

Más de 1.300.000 personas han solicitado votar por correo en las elecciones generales del próximo domingo 28 de abril. Es casi un 9 por ciento menos que en los últimos comicios celebrados en 2016, pero eso no ha sido óbice para que Correos haya tenido que duplicar sus esfuerzos para poder acaparar tanta carga de trabajo.

Aunque la Junta Electoral Central ha ampliado el plazo y se podrá votar por correo hasta este viernes a las 14:00 horas, lo cierto es que las colas en las oficinas de Correos son multitudinarias y es habitual que lleguen hasta el exterior de las instalaciones, formándose filas en el exterior de las oficinas en plena calle.

Los dos últimos días están siendo agotadores, confiesa una trabajadora de la oficina que Correos tiene en la Avenida de América de Madrid: “No paramos en todo el día, desde que abrimos hay cola y cuando cerramos las puertas por la tarde aún quedan personas dentro muchos minutos más hasta que pueden enviar su voto”.

En provincias baja la espera

Las colas que se forman en ésta y en otras oficinas de la capital de España se repiten por todo el país y es habitual que haya personas que tarden más de 1 hora en poder votar después de recoger las papeletas que solicitaron días atrás. Un tiempo que muchos no tienen y que tienen que pedir en sus puestos de trabajo ante la imposibilidad de votar ‘in situ’ el domingo 28.

Aunque hay colas en toda España, lo cierto es que no en todas partes son de la misma manera. En Ourense, por ejemplo, la oficina central de Correos en la Rúa do Progreso estuvo desierta prácticamente una hora, entre las 14:30 y las 15:30, por lo que las personas que acudieron en ese momento a votar apenas tuvieron que esperar.

Es el caso de Nuria, que no estará el domingo 28 en Ourense y que estaba sorprendida de no encontrar a nadie por delante: “Me dijeron que a mediodía bajaba la cola, pero no esperaba que no hubiese nadie por delante. Mucho mejor así, ya pensaba que iba a tener que quedarme aquí media hora esperando”.

La oficina de Ourense estaba desierta a las 3 de la tarde, pero se llenó como por arte de magia a las 3:30

Los trabajadores de la oficina ourensana reconocen que pueden descansar a la hora de comer, ya que el ritmo baja, pero en cuanto llegan las tres y media de la tarde, la oficina se llena como por arte de magia: “A partir de esa hora ya no paramos hasta que cerramos y la gente tiene que esperar un buen rato porque no damos abasto”. Todo sea por votar.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios