COMO OPOSICIÓN RUPTURISTA AL gobierno del PP

Rodea el Congreso: primera prueba de fuego de una legislatura en la calle de Podemos

Lo que ocurra este sábado en la protesta convocada contra el nuevo Gobierno del PP será el preludio de una legislatura en la que Unidos Podemos pretende ejercer como principal fuerza de la oposición

Foto: Los diputados de Podemos sostienen una pancarta de la ley de emergencia social durante la pasada legislatura a las puertas del Congreso. (EFE)
Los diputados de Podemos sostienen una pancarta de la ley de emergencia social durante la pasada legislatura a las puertas del Congreso. (EFE)

Un año y tres días después de la publicación del real decreto de disolución de las Cortes y de convocatoria de elecciones generales, Mariano Rajoy será reelegido como presidente del Gobierno. Será este sábado a partir de las 18:30 horas en la segunda votación del pleno de investidura, pero las miradas se dirigirán tanto hacia dentro del Congreso como hacia fuera, pues a la misma hora y a solo 200 metros de la Cámara Baja está convocada una manifestación con el lema 'Ante el golpe de la mafia, democracia'. Un 'rodea el Congreso' que se coló en los debates de la segunda jornada del pleno de investidura como arma arrojadiza entre Pablo Iglesias, que ha mostrado sus simpatías por esta protesta, y candidato Mariano Rajoy.

El Ministerio de Interior ha movilizado a medio millar de agentes antidisturbios, todos los agentes de las Unidades de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional que tiene disponibles en Madrid, pero la gran incógnita reside en el número de manifestantes que acudirán a la protesta. Tras varios años de desmovilización en las calles, en comparación con los picos derivados del movimiento 15-M, y una progresiva desactivación del tejido social en favor de la construcción de Podemos como herramienta política, pocas son las organizaciones sociales adheridas a la convocatoria que se atreven a realizar un pronóstico optimista. A excepción de la coordinadora 25-S, los organizadores de la manifestación. Si bien, es impredecible y la difusión mediática no ha sido menor.

En la comunicación remitida a la Delegación del Gobierno en Madrid, los organizadores estiman que acudirán “cerca de 10.000 personas”. La cifra de manifestantes que acudió al Rodea el Congreso del 25 de septiembre de 2012, cuando la calle todavía estaba en plena ebullición y en la organización se implicaron desde el 15-M a la PAH, fue de 6.000 personas según la Delegación del Gobierno, aunque otras fuentes llegaron a triplicar esta estimación. La guerra de cifras es una constante en las manifestaciones con el objeto de legitimar o no el motivo de la reivindicación.

Foto de archivo de la anterior concentración de 'Rodea el Congreso'. (EFE)
Foto de archivo de la anterior concentración de 'Rodea el Congreso'. (EFE)

En este caso, y según se expresa en la propia comunicación, dicta así: “El proceso, tal como se está llevando a cabo en esta ocasión, de elección de Presidente del Gobierno español, es precisamente el objeto de esta movilización ciudadana. Las y los organizadores estamos convencidos, así lo confirman diversas encuestas de opinión, que un amplísimo sector de la sociedad rechaza el proceso actual de elección de Presidente por todas las circunstancias de escándalos de corrupción, imposiciones de cambio de líderes en algunos partidos de los que van a participar en esa elección...”.

Este rechazo del “amplísimo sector de la sociedad” en el que se sustenta la convocatoria quedará más o menos refrendado en función de la asistencia. También la capacidad de convocatoria de algunos de los partidos integrados en Unidos Podemos que figuran entre las organizaciones políticas adheridas a la convocatoria, como es el caso de Izquierda Unida, Izquierda Castellana o el PCE. Todo ello siempre y cuando no se produzcan incidentes que desdibujen las reivindicaciones. Precisamente, evitar la amenaza de que hipotéticos disturbios se asocien al partido morado -máxime después de que ya se estableciese una relación entre Podemos y los convocantes durante el debate de investidura, ha sido una de las principales razones por las que han evitado adherirse.

Podemos estará en todas las movilizaciones que se consideren justas, según afirmó el líder de la formaciónPablo Iglesias ya reiteró a lo largo de esta semana, y coincidiendo con la nueva hoja de ruta que defiende para el partido, que Podemos estará en todas las movilizaciones que considere justas. Respecto al 'rodea el Congreso' de este sábado, explicó que era favorable a la convocatoria y valoró como algo "saludable que en democracia la ciudadanía ejerza sus derechos". Sin embargo, recalcó que "el protagonismo le corresponde a la gente", y a pesar de que si tiene ocasión acudirá "a saludar", su papel durante el desarrollo de la manifestación será el de defender la posición de Unidos Podemos durante la votación.

Otros representantes del partido ven en la movilización más riesgos que beneficios, principalmente si se produjesen disturbios. El sábado es el momento para fijar sus mensajes como líderes “reales” de la oposición ante una inédita investidura de Rajoy que contará con el apoyo tanto del PSOE como de Ciudadanos. Lo contrario podría obligarlos a replegarse teniendo que dar explicaciones por unas acciones que se escapan a su control y de ahí los argumentos para mantener una cierta equidistancia. Con todo, entre los 74 colectivos que se han adherido a la convocatoria figuran, además de los partidos antes mencionados integrados en Podemos, otros que también han dado su apoyo a la formación, como el Frente Cívico impulsado por Julio Anguita, Ganemos, una de las corrientes integradas en Ahora Madrid, varias de las asambleas de barrio del 15-M o el círculo Podemos Pueblo Nuevo.

La corriente Anticapitalistas —integrada en Podemos y aliada con los pablistas en el proceso de primarias internas en la Comunidad de Madrid, y que tiene como principales caras visibles al europarlamentario Miguel Urbán y a la secretaria general andaluza Teresa Rodríguez— concluye en un comunicado de apoyo: "Queremos visibilizar que no nos rendimos, que no nos resignamos, que apostamos por seguir ocupando el espacio público, que no concebimos la política como algo que solo se pueda hacer en los parlamentos, sino que apostamos por el despliegue de la lucha por la transformación social en todos los ámbitos posibles. Porque la mayoría parlamentaria del PP, PSOE y Ciudadanos va a gobernar contra la mayoría social, es el momento de construir poder popular para conquistar la democracia”.

Julio Anguita (c), lberto Garzón (d) y Rafael Mayoral durante una charla-coloquio del Frente Cívico. (EFE)
Julio Anguita (c), lberto Garzón (d) y Rafael Mayoral durante una charla-coloquio del Frente Cívico. (EFE)

Lo que ocurra este sábado en la protesta convocada contra el nuevo Gobierno del PP, y que tendrá réplicas en otras once grandes ciudades, será el preludio de una legislatura en la que Unidos Podemos pretende ejercer como principal fuerza de la oposición tanto desde las instituciones como desde las calles, como una fuerza 'anfibia' según la terminología utilizada por el sector errejonista.  

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios