LA DECISIÓN GENERA DIVISIONES INTERNAS

La nueva cúpula de Podemos Euskadi se desmarca de las consultas independentistas

La nueva dirección territorial de la formación se ha desmarcado de la plataforma Gure Esku Dago, que apoyó en sus inicios, tras sacar las urnas a la calle siguiendo el modelo catalán

Foto: El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, en un acto electoral junto a la secretaria general de Podemos Euskadi, Nagua Alba, y el secretario político, Eduardo Maura. (EFE)
El número dos de Podemos, Íñigo Errejón, en un acto electoral junto a la secretaria general de Podemos Euskadi, Nagua Alba, y el secretario político, Eduardo Maura. (EFE)

La nueva dirección de Podemos Euskadi ha decidido soltar amarras con la plataforma Gure Esku Dago (en castellano, 'está en nuestras manos') ante la primera 'oleada' de consultas sobre la independencia que ha organizado en diferentes localidades vascas, siguiendo el modelo catalán iniciado por la ANC (Asamblea Nacional Catalana). La formación emergente, que sigue reivindicando el derecho a decidir pero no la independencia, sí había apoyado las iniciativas con las que se dio a conocer esta plataforma cívica, especialmente la cadena humana que hace dos años unió Durango y Pamplona para simbolizar la unidad del pueblo vasco y reclamar la autodeterminación.

El contexto preelectoral en el que se ha producido la primera oleada de consultas, de carácter no oficial y organizadas desde la sociedad civil, y las diferencias respecto a las formas y el fondo han llevado a la dirección a desmarcarse oficialmente y pedir a los suyos que no acudiesen a votar. Como explica el responsable del área de discurso y política vasca, Sergio Campos, los motivos que han motivado esta decisión son varios, pero entre ellos destaca la proximidad de la campaña, el carácter unilateral de la consulta y su único propósito de preguntar por la cuestión territorial dejando al margen los temas sociales.

“Nos merece el mayor de los respetos una parte de la sociedad civil que pone todos sus esfuerzos en promover la participación ciudadana y el empoderamiento, pero eso no quiere decir que necesariamente estemos de acuerdo, más aún a una semana de la campaña”, argumenta el dirigente vasco. Campos marca distancias porque “no compartimos las medidas unilaterales, apostamos por la bilateralidad e incluso la multilaterilad”, y porque se obvia toda cuestión social. “El derecho a decidir no es solo un tema territorial. No tenemos inconveniente en entrar a debatirlo pero hay muchas más cuestiones que se deben consultar, como las ayudas sociales o las grandes infraestructuras que necesitamos”, añade.

La ejecutiva del partido en esta comunidad, resultante de unas primarias celebradas recientemente en las que se impuso la lista liderada por la candidata oficialista Nagua Alba, ha tratado de sortear el clásico debate sobre si la prioridad es la construcción nacional o la social, situándolas a un mismo nivel: ambas deben ir de la mano. Se sigue así la lógica marxista de que los derechos (ya sean nacionales o sociales) no son subsidiarios. Como afirmó la secretaria general, Nagua Alba, en su discurso del Aberri Eguna: “No tiene sentido celebrar tu patria si no cuidas el empleo y si no estás a la altura de tu deuda histórica con la Margen Izquierda”. Sin embargo, no se ha logrado zanjar el debate, manteniendo vivas las tensiones internas sobre esta cuestión clave en la política vasca.

“Nos merece el mayor de los respetos que la sociedad civil promueva la participación, pero eso no quiere decir que necesariamente estemos de acuerdo"

El posicionamiento ante este tipo de iniciativas y la relación con la izquierda 'abertzale' siguen generando divisiones internas, como ya ocurrió el pasado mes de octubre con la manifestación a favor de la libertad de Arnaldo Otegi. La recomendación de no participar en las consultas que hizo llegar a los suyos en una breve nota el secretario político y diputado durante la pasada legislatura en el Congreso, Eduardo Maura, se ha topado con el rechazo de la corriente Zurekin ahal dugu (contigo podemos).

Este sector, vinculado a Anticapitalistas y cuya candidata en las primarias fue la portavoz del Grupo Juntero de Podemos en Vizcaya, Neskutz Rodríguez, ha criticado la falta de debate y transparencia en la toma de esta decisión “de una manera absolutamente vertical y alejada de las bases”. En un comunicado, afirman: “No tenemos constancia de que la cuestión del derecho a decidir se haya puesto sobre la mesa en ningún foro ni se ha dado opción a la militancia de dar su opinión”. Desde la corriente apoyada por las secretarias generales de Andalucía y Navarra, Teresa Rodríguez y Laura Pérez, respectivamente, o el eurodiputado Miguel Urbán, han manifestado su oposición a la “prohibición unilateral de participar en la consulta, ya que no existen contradicciones claras entre lo que Gure Esku Dago y Podemos Euskadi defienden”.

Los cargos públicos y militantes de esta corriente participaron en la primera oleada de consultas realizadas el pasado fin de semana en 34 municipios, al entender que el apoyo a “movimientos sociales con reivindicaciones legítimas es una opción personal que se materializa a título individual y debería ser una de las virtudes de este partido”. En la localidad de Arrasate, los concejales de Podemos realizaron una comparecencia conjunta con los de PNV y EH Bildu llamando a la ciudadanía a participar en la consulta, cuya pregunta era: “¿Quieres ser ciudadana/o de un Estado vasco independiente?”. Por otro lado, han lanzado una recogida de firmas entre los militantes para reivindicar “el derecho como miembros de Ahal Dugu-Podemos Euskadi a opinar y debatir”.

Desde la corriente crítica Zurekin, afirman que "no existen contradicciones claras entre lo que Gure Esku Dago y Podemos Euskadi defienden"

Las diferencias en el seno de Podemos Euskadi sobre el posicionamiento ante el movimiento independentista se vienen arrastrando desde los inicios de la formación. Una de las mayores polémicas la protagonizaron cerca de una treintena de cargos del partido, incluidos diputados navarros, que dieron un paso al frente para apoyar una movilización de la plataforma Otegi askatu-Free Otegi-Libertad para Otegi, contradiciendo la posición oficial.

Los responsables de la nueva dirección del partido aseguran que la formación mantiene el apoyo al derecho a decidir “sin ningún tipo de fisuras ni peros, al mismo tiempo que se respeta cualquier iniciativa que lo defienda”. Sin embargo, según matiza el responsable del área de política vasca, en esta ocasión se ha decidido “no entrar al juego de restringir el derecho a decidir al tema territorial para conseguir el apoyo de determinados partidos políticos dejando al margen lo social”. En esta caso, dice, se observa “un cierto hiperclasismo”, y afirma que “obviar los social no es casual”.

El Podemos del Aberri Eguna

Celebración de Podemos en el Aberri Eguna. (EFE)
Celebración de Podemos en el Aberri Eguna. (EFE)

La polémica nunca ha sido ajena al área que dirige Campos, que junto a la secretaría política lanzó la propuesta de celebrar el Aberri Eguna en un intento de abrirse a todas las sensibilidades, “salirse de los marcos en los que estamos cómodos y ocupar espacios diferentes, nuevos, y por tanto más exigentes”. La estrategia para evitar un repliegue identitario y tratar de mostrar que Podemos cuenta con un proyecto de país abierto, inclusivo y social, se visibilizó en el discurso de la secretaria general durante el acto de celebración del día de la patria vasca de Podemos en Donosti.

Alba basó su intervención en la convivencia y combatió la guerra identitaria, afirmando que “se equivocan quienes monopolizan la patria y los símbolos que son de todas y todos", así como “quienes pretendan reprendernos por nuestra 'osadía' al convocar este acto. No es osadía, sino afán de convivencia”. Bajo la premisa de que “nuestra patria es la gente”, siguiendo la lucha de significantes emprendida por Íñigo Errejón, la secretaria general defendió que “no hay un solo ideal de patria, ni tampoco una sola patria ideal. Defendamos la patria de la vida cotidiana haciendo nuestras esas injusticias y las luchas sociales de las personas que se resisten a no ser meras espectadoras de su futuro”. A pesar de los esfuerzos por mover los marcos discursivos y llenar con nueva savia el significante de patria, las tensiones internas en Podemos Euskadi sobre esta cuestión siguen latentes.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios