ministro, cabeza de lista y presidente regional

Rajoy sigue la renovación del PP con el ascenso de Alonso a barón autonómico

Ante las elecciones del 20-D y la elaboración de listas, Alfonso Alonso se convierte en el dirigente popular con más poder territorial de los que se sientan en el Consejo de Ministros

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), saluda a Alfonso Alonso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), saluda a Alfonso Alonso. (EFE)

Mariano Rajoy sigue el proceso de renovación del Partido Popular con el ascenso del ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, a la categoría de 'barón' autonómico. Diputado, jefe provincial y cabeza de lista fijo por Álava, desde hoy presidente del PP en el País Vasco, Alonso se convierte en el dirigente popular con más poder 'territorial' de los que se sientan en el Consejo de Ministros. La dimisión de Arantza Quiroga le ha obligado a aceptar la responsabilidad que no quiso en 2013, cuando era portavoz parlamentario en el Congreso y prefirió centrarse en la política nacional.

El relevo de Quiroga por Alonso, acometido en menos de 24 horas y por consenso entre todos los sectores de los populares vascos, ha sorprendido por su rapidez, pero no por el nombre del elegido. El principal foco de contestación interna que tenía la presidenta saliente procedía de Álava, feudo del ministro, y desde la sede de Génova sostenían que si Alonso era quien más influencia mostraba en la organización, lo lógico era que él se pusiera al frente.

En fuentes del PP aseguran que el acuerdo fue así de rápido porque la situación en la organización regional había tocado fondo con el episodio de la ponencia sobre "libertad y convivencia" retirada. Y también porque el nombramiento estaba preparado desde el mismo martes, después de que Quiroga se negara a aplazar su dimisión hasta después de las elecciones generales del 20-D como le pedía la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Alfonso Alonso, nuevo presidente del PP vasco

En medios de la dirección del PP aseguran que entre sus viajes a Nueva York y a Bruselas, Rajoy tuvo que intervenir en la crisis del PP vasco y abordar el asunto a través de Cospedal y del propio Alonso. El ministro de Sanidad fue advertido el mismo martes de que le tocaba asumir responsabilidades y recibió sendas llamadas, de Génova y del presidente del Gobierno. La última de Rajoy fue el miércoles. Alonso hizo esperar a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, para empezar un acto sobre el balance de la legislatura celebrado en el Congreso. El ministro se tuvo que retirar a una sala contigua para atender la llamada del jefe del Ejecutivo.

Las instrucciones para solucionar rápidamente la crisis abierta en el PP vasco fueron cumplidas al pie de la letra ayer mismo y sin que hubiera que esperar a la reunión formal de la junta directiva de los populares vascos. Alonso se pone al frente del partido con el apoyo de todos los sectores provinciales enfrentados hasta ahora. Es la responsabilidad que rechazó hace menos de dos años. Cospedal impuso después el nombramiento de Arantza Quiroga.

Soraya Sáenz de Santamaría y Alfonso Alonso. (EFE)
Soraya Sáenz de Santamaría y Alfonso Alonso. (EFE)

El ministro de Sanidad, ascendido de portavoz parlamentario a ministro en diciembre de 2014 para cubrir la baja de Ana Mato, se inscribe así en el proceso de renovación de dirigentes autonómicos, los barones, impulsado por Rajoy en varias organizaciones regionales como Madrid (Cristina Cifuentes), Comunidad Valenciana (Isabel Bonig) o Cataluña (Xavier García Albiol). En el caso de Alonso, ni siquiera se espera a los congresos regionales previstos para 2016 y directamente la junta directiva le nombra presidente.

Además, el exportavoz parlamentario será en lo que queda de legislatura ministro con escaño y mando sobre una organización regional del PP. Son condiciones que solo suma en el Consejo de Ministros el titular de Industria, José Manuel Soria, presidente de los populares en Canarias. Son bazas fundamentales ante las elecciones. Soraya Sáenz de Santamaría, por ejemplo, es vicepresidenta, número dos de Rajoy en el Gobierno, pero carece de influencia directa en estructura alguna del partido, aspecto clave para la elaboración de las listas. Y tener ese peso en la organización del partido es decisivo ante lo que pueda ocurrir en el PP después de los comicios, tanto en caso de victoria clara como si Rajoy no consigue seguir en La Moncloa.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios